El record de asistencias en un partido de playoffs en la historia NBA

Repartir asistencias es distribuir pases que finalizan en acción continuada en una canasta. En muchas ocasiones, anotar depende de estar en una buena posición para conseguirlo y hay jugadores que son auténticos especialistas en encontrar a esos jugadores en la posición idónea.
 
Más allá de que los jugadores se creen sus propios tiros, y sus jugadas que producen canastas y puntos para sus equipos la función del base, del playmaker, es hacer que el resto de los jugadores estén en situaciones de ventaja para anotar canastas de una forma más sencilla.
 
Hay auténticos especialistas de generar jugadas y pases que acaban en canastas fáciles, haciendo que el baloncesto sea un deporte más sencillo para sus compañeros… todos jugador quiere a su lado un buen pasador, que te encuentre en el mejor momento para anotar.
 
Las asistencias cada vez están más caras en la NBA ya que las defensas se ajustan cada vez más al hombre y conseguir que de un pase nazca una acción continuada de anotación cada vez es menos sencillo.
 
Si a esto le añadimos que el récord de hoy es en los Playoffs de la NBA… los jugadores que lo ostentan empatados no podían ser otros.
 
Son dos de los mejores pasadores de la historia sin lugar a duda 
 
MAGIC JOHNSONJohn stockton 

Sigue leyendo

Más robos en un partido en la historia de la NBA

En Baloncesto la acción del robo de balón suele ocurrir por anticipación defensiva o bien por la práctica de una buena defensa directa sobre el balón.
 
El buen ladrón de balones suele ser un jugador instintivo, rápido, de brazos largos y con un gran conocimiento del timing del juego ya que en múltiples ocasiones el robo se produce al anticipar el movimiento defensivo.
 
Quizás sea el robo de balón valor estadístico más complicado de lograr incluso más que los tapones.
 
Como muestra de esa dificultad muy pocos hombres en la historia han llegado a conseguir alcanzar el doble dígito en los robos.
 
De hecho de los cuatro cuádruples dobles que se han conseguido en la historia de la NBA tres han sido conseguidos con puntos, rebotes, asistencias y tapones y sólo uno de ellos con robos en vez de con tapones.
 
Uno de los grandes especialistas en activo es el base de Los Angeles Clippers, Chris Paul, que ha sido el máximo ladrón de balones en la NBA en 6 ocasiones pero el record de balones interceptados en un sólo partido lo tienen otros hombres.
 
Digo hombres porque en este caso el tope histórico lo mantienen dos jugadores empatados:

El record de rebotes en un partido en la historia de la NBA

Este es uno de los records que algún día será también batido pero no parece ser que vaya a ocurrir a corto plazo, porque el dato del que vamos a hablar es un hito de otro tiempo de otro baloncesto… de cuando los grandes dinosaurios dominaban las canchas de la NBA con mano de hierro.
 
El dato de hoy los rebotes en un sólo partido, implican lo primero que se tire a canasta previamente. Esto puede parecer una tontería, un dato obvio pero por ejemplo,a día de hoy un equipo en la NBA suele lanzar de 80 a 100 tiros por partido y anota una media del 40 al 50 % de los mismos. 
 
Esto implica que como mucho se pueden generar 40-50 rebotes por equipo, en total de 80 a 100 por partido igualmente.
 
Para que veáis la dimensión del récord de hoy su autor capturó más de la mitad de todos los rebotes de un partido.
 
Eso ocurrió el 24 de noviembre de 1960 en el partido que enfrentó a los Philadelphia Warriors contra los Boston Celtics. Ese autor es un mito de la NBA. 
 
El hombre que dijo que se había acostado con 20.000 mujeres antes de los 40… (no quiero hacer las cuentas pero sale a una media más impresionante que los rebotes)

El record de minutos jugados en un partido de la historia NBA

Los partidos de la NBA tienen una duración de 48 minutos por partido dividido en 4 cuartos de 12 minutos aunque ha habido alguna excepción como los olvidados partidos de 10 minutos jugados por cuarto.
 
La única forma a día de hoy de poder jugar más minutos que los 48 reglamentarios es que el partido llegué a la prorroga porque ambos equipos hayan empatado a puntos al finalizar ese lapso de tiempo.
 
Cuando sucede tal situación se juega un tiempo complementario de 5 minutos para ver si al finalizar ese periodo extra hay un equipo que gane por los puntos anotados.
 
En caso de seguir empatados ese tiempo se repetirá cuantas veces sea necesario para poder conseguir que haya un único vencedor.

 El jugador que batió ese récord, necesito disputar un partido en el que hubo 5 prorrogas, es decir, los equipos llegaron al tiempo reglamentario 4 veces empatados luego fueron necesarios 5 periodos extras de 5 minutos para conocer al vencedor del partido.

Aquel partido se disputó entre los Seattle Supersonics y los Milwaukee Bucks el 9 de noviembre de 1989.
 
Hubo un jugador que disputó casi todo el encuentro y se quedó muy cerca de los 73 (48+25) potenciales  máximos minutos que se pudieron haber llegado a jugar aquel día.
 
Dale Ellis

Mayor número de tapones en un partido en la historia de la NBA

Como en otros récords que ya hemos visto las grandes estrellas que han destacado e incluso dominado en un factor estadístico a lo largo de la historia de la NBA no son los que tienen el récord histórico puntual de ese dato.
En este caso estamos en la misma situación, cuando pensamos en tapones, nos vienen a la cabeza los grandes de esta disciplina  Mark Eaton, Manute Bol, Ben Wallace, Kareem Abdul Jabbar, Olajuwon… o en tiempos más cercanos Dwight Howard, Serge Ibaka o DeAndre Jordan…
Pero ninguno de estos grandes pivots consiguió batir el récord de un jugador mucho menos conocido que jugó entre otros equipos en los Buffalo Braves, Los Angeles Lakers, Milwaukee Bucks y los Cleveland Cavaliers.
Es posible que como los tapones al igual que los robos se empezaron a contabilizar en 1973 que haya habido jugadores que hayan superado esa cifra pero de la cual no tengamos una constancia clara en algún box score.
Los Chamberlain, Russell, Mikan, Bellamy o Thurmond probablemente alcanzaran cifras muy elevadas de tapones por su superioridad física que también se reflejó en los rebotes pero no existe una constancia de ese dato real.
Hay que esperar a la temporada 1973-1974 para que los factores defensivos empiecen a ser contabilizados.
Elmore Smith