La injusticia defensiva que sufrió Kobe Bryant

Tras más de 75 años de historia de la NBA, se puede afirmar que la gran mayoría de los mejores jugadores de la historia de la competición, se han distinguido por ser grandes jugadores ofensivos, pero también… grandes jugadores defensivos. No se puede llegar a ser el mejor, o en su defecto, uno de los mejores, si no se es determinante en ambos lados de la cancha. Este fue sin lugar a duda el caso de Kobe Bryant, pero antes de analizar su caso y la injusticia defensiva que se realizó con él, hay que explicar varios factores.

En la NBA se conceden, básicamente, dos Premios que reconocen la relevancia defensiva de los jugadores. Por un lado, el Premio a Mejor Jugador defensivo del año desde 1982 y, por otro, el ser nombrado como miembro del Primer o del Mejor equipo defensivo de la Liga desde 1968.

Obviamente, el Premio al líder en robos o en tapones de cada temporada también son reconocimientos defensivos y suelen tener un impacto directo en los dos Premios citados previamente.

La cuestión es que la historia de la NBA en este tipo de análisis de situaciones respecto a Premios concedidos a los jugadores, suele tener paradojas realmente significativas. El origen de estas suele provenir de los diferentes electores de cada Premio.

Por ejemplo, es sustancialmente curioso el hecho de que Bill Russell en 3 de sus 5 MVP, no fue miembro del Mejor Quinteto de la Liga. La explicación es tan sencilla como que los Quintetos los elegían los Periodistas y el MVP los jugadores, lo cual no deja de ser realmente insólito que el mejor jugador de la Liga, no sea parte del mejor quinteto.

Kobe defendiendo a Michael Jordan

Con estos antecedentes, es más fácil comprender la injusticia defensiva que sufrió Kobe Bryant en su carrera en la NBA, ya que fue 9 veces miembro del mejor equipo defensivo de la liga, pero nunca fue Mejor Jugador defensivo de la competición.

Este dato toma mayor relevancia cuando se pone en valor el hecho de que Kobe, junto con Kevin Garnett, Gary Payton o Michael Jordan son los jugadores que más veces ha sido miembros del mejor equipo defensivo de la liga.

La diferencia con ellos, es que tanto Garnett, como Payton y Jordan, sí que fueron elegidos en una ocasión como Mejores jugadores defensivos del año, pero en el caso de la Mamba Negra eso nunca llegó a ocurrir.

En esos años se eligió por delante de Kobea a hombres como Alonzo Mourning, Ben Wallace, Ron Artest, Marcus Camby, el propio Garnett o Dwight Howard. Ciertamente todos fueron grandes jugadores defensivos, pero ninguno de ellos salvo Garnett, llegó al nivel de continuidad de excelencia defensiva que alcanzó Kobe.

La explicación de este fenómeno es tan sencilla como que el reconocimiento del nombramiento en los Mejores equipos defensivos viene de la elección de los Entrenadores de la NBA y, la elección del Mejor jugador defensivo de cada temporada, proviene de periodistas especializados.

Kevin Garnett con el Premio a Mejor Jugador defensivo de 2008

El hecho de que haya dos tipos de electores en dos Premios tan relacionados, ha llevado a este tipo de discrepancias históricas que, como en el caso de Kobe, muestran una injusticia de valoración defensiva a lo largo de su carrera.

Es muy difícil de explicar que un jugador que tiene el record de presencias en el Primer Mejor equipo defensivo de la liga con 9 elecciones y es el segundo de la historia en elecciones globales del primer y segundo Mejor equipo con un total de 12, nunca haya sido el Mejor Jugador defensivo de la Liga, lo cual es posible, pero que se torna es más difícil de entender cuando los otros jugadores que están en la misma situación de Bryant, sí que obtuvieron ese reconocimiento concedido por Periodistas.

Quizás también sería interesante ponderar si en los años de mejor desempeño defensivo de Kobe, la prensa especializada, le valoraba con el mismo nivel de reconocimiento como le valoró a partir de 2009, es decir, del año del primer Título sin el sambenito de sólo haber sido Campeón junto a Shaquille O’Neal y de ser un compañero complicado de vestuario… pero eso sería elucubrar.

Por el contrario, también ha habido casos como el de Alvin Robertson en 1986, Dikembe Mutombo en 1995, Tyson Chandler en 2012 o Marc Gasol en 2013, que sufrieron el efecto contrario de Kobe, ya que que fueron elegidos como Mejores Jugadores defensivos del año por los periodistas, pero relegados al segundo Mejor equipo defensivo de la Competición por los entrenadores.

Sea como sea, la NBA,  que es muy cuidadosa del «parecer» y a veces no tanto del «ser», debería contemplar la armonización de este tipo de Premios para que no puedan surgir este tipo de especulaciones, que podrán ser ciertas o no, pero que generan dudas… muchas dudas.

Si quieres leer más historias como estas, te recomendamos «Curiosidades e Historias de las 1000 y una noches de la NBA».

 

 

Comenta el artículo!! Dinos lo que piensas! Cancelar respuesta