Las curiosidades del primer Mundial de baloncesto

Corría la mitad de siglo XX cuando la FIBA organizó el primer mundial de baloncesto. Aquella primera cita tuvo lugar en 1950 y la sede del torneo fue Buenos Aires, Argentina. El principal motivo de aquella elección fue que Europa seguía en plena reconstrucción tras el final de la Segunda Guerra Mundial.

Argentina disponía de buenas instalaciones y utilizó el estadio Luna Park como sede principal y única del Campeonato.

Era la primera vez que se enfrentaban en un torneo equipos de varios continentes para dilucidar cual era el que tendría el honor de ser denominado durante los cuatro siguientes años como Campeón del mundo de baloncesto.

Aquel torneo tuvo muy poco que ver con lo que a día de hoy se considera un mundial al uso.

De hecho, la cita tiene múltiples curiosidades que no dejaran de sorprender a los aficionados del baloncesto.

Vamos a recordar algunas de esas situaciones especiales que se dieron en un Campeonato diferente que congregó a 10 selecciones que provenían clasificadas desde los Juegos Olímpicos de Londres 1948, el Campeonato de Europa de 1949, del Torneo de calificación europeo de Niza y del Campeonato Sudamericano de 1949.

Para empezar a comentar algunas de las curiosidades del Campeonato del mundo de Argentina 1950 hay que recordar quien representó a Europa como selección campeona de Europa de 1949.

Aquella selección no era España, ni Italia, ni Francia… aquel “campeón europeo” era Egipto que se proclamó Campeón en 1949 en un torneo donde participaron países como Libano o Siria… aquel concepto europeo post Segunda Guerra Mundial era un tanto sui generis.

Con el paso del tiempo esos países formaron parte del torneo africano y no del europeo donde evidentemente no estaba su geolocalización.

Nebojsa Popovic

Sigue leyendo