Lo que sólo han hecho Michael Jordan y Lebron James

En los últimos años la comparación más recurrente para designar al mejor jugador de todos los tiempos ha sido la de Michael Jordan y Lebron James. Ambos dos han acumulado logros estadísticos que les permiten optar al Trono del Rey de la historia de la NBA si bien todavía Lebron tiene posibilidades de continuar logrando nuevos hitos en su carrera que le sigan acercando a esa sombra que él siempre ha perseguido.

Entre ambos suman múltiples anillos, MVP, records de anotación, Premios de temporada, Mejores quintetos y un largo etcétera de reconocimientos de lo más variopintos que los encumbran en un plano superior al resto de la gran mayoría de los jugadores de la historia.

Más allá de la NBA ambos jugadores también han acumulado éxitos a nivel internacional con el todopoderoso Team USA.

En la combinación de sus logros en la NBA y en los citados con la selección estadounidense de baloncesto radica uno de los curiosos datos que los diferencia a ambos jugadores del resto del común de los mortales.

Michael Jordan y Lebron James

Sigue leyendo

El alter ego de Michael Jordan que le ayudó a forjar su Leyenda

Llegar a ser el mejor de todos los tiempos en un deporte como el baloncesto, no es un camino sencillo de recorrer para el común de los mortales. Jordan lo consiguió en base al esfuerzo, la entrega absoluta y la superación máxima día tras día, pero no siempre fue así. Uno de los principales puntos de inflexión de su carrera llegó cuando descubrió al que se convertiría años más tarde en el alter ego de Michael Jordan…. Leroy Smith.

Todo comenzó en el Instituto Laney, aquel lugar donde el pequeño Michael Jordan aspiraba a ser la mitad de bueno que su hermano Larry.

Con tan sólo 15 años y 1.80 m de altura Michael Jordan anhelaba formar parte del primer equipo de baloncesto del Laney High School. Se presentó a las pruebas de selección como otros 50 chicos más del Instituto pero el entrenador de la época Clifton Herring (más conocido como Pop Herring) decidió que Michael no debía formar parte del primer equipo del Instituto.

Según cuentan las crónicas de la época, allá por noviembre de 1978, el equipo de Laney carecía de jugadores de altura y el entrenador Pop Herring decidió incluir a tan sólo un sophomore en el primer equipo. Ese jugador no era Michael Jordan, era Leroy Smith otro joven chaval que estaba en los 2.00 m.

Leroy Smith y Michael Jordan eran de la misma edad pero les diferenciaban 20 cm y la inclusión del primero fue un auténtico golpe para la moral del joven Michael.

Aquel año Jordan jugó con el segundo equipo de Laney pero el descarte de Herring le sirvió para encontrar la motivación para entrenar más duro y fuerte que nunca.

Durante ese año Michael Jordan se dedicó a llegar todos los días a las 6:00 a.m. al gimnasio de Laney para empezar a trabajar su juego antes que nadie, lo cual recordó el mismísimo Jordan en el United Center en la ceremonia de su primera retirada en 1994 delante del propio Pop Herring.

Al año siguiente Jordan subió ya como Junior al primer equipo de Laney High y a partir de aquí su crecimiento deportivo fue imparable pero no olvidó la afrenta de ver el nombre de Leroy Smith en vez del suyo en la puerta de aquel gimnasio de Laney en 1978.

leroy smith alter ego de Michael Jordan

Sigue leyendo

El compañero de equipo que batió a Michael Jordan

Desde que Michael Jordan se convirtiera en el Jesús Negro de la NBA cada cierto tiempo se han ido nombrando posibles sucesores del todopoderoso escolta de los Chicago Bulls. Esos nominados para el trono del Rey de Reyes de la NBA han ido corriendo distintas suertes quedándose casi siempre muy lejos de las expectativas creadas en torno a ellos. Uno de esos hombres fue Jerry Stackhouse.

Formado en los Tar Heels de North Carolina todo parecía de nuevo indicar que podría ser el nuevo Michael Jordan.

De juego atlético y de innegable capacidad anotadora, Stackhouse brilló en la NBA llegando a ser dos veces All Star pero como tantos otros (Vince Carter, Tracy McGrady, Grant Hill, Dwyane Wade…) no llegó ni a acercarse a la sombra de Michael Jordan.

Ahora bien, Stackhouse logró lo que ningún otro consiguió jugando al lado de Michael Jordan, consiguió batirle en una faceta en la que ningún compañero de equipo le pudo superar a lo largo de su carrera.

Michael Jordan y Jerry Stackhouse 2Jerry Stackhouse es el único compañero  de equipo que pudo superar en media de  anotación a Michael Jordan en una    temporada regular.

La temporada 2002-2003 fue la última temporada de Michael Jordan en activo como profesional en la NBA.

Aquel último curso de His Airness promedió 20 puntos por partido mientras que Jerry Stackhouse se fue hasta los 21.5 por cada encuentro disputado.

Michael Jordan contaba con 39 años aquella temporada mientras que Jerry Stackhouse tenía tan sólo 28 pero a pesar de ello quedaron muy cerca en su promedio anotador.

Sea como sea y muy probablemente de forma inconsciente, Stackhouse consiguió hacer lo que nunca había podido lograr ningún otro compañero de Michael Jordan en la NBA.

Superar al más grande, aunque sea con casi 40 años y en algo anecdótico, es algo muy importante para la carrera de cualquier jugador en la NBA y máxime cuando siempre has vivido con el sambenito de ser un aspirante a ser el nuevo Michael Jordan.

Chicago… la ciudad con más equipos de la NBA

Asociar la ciudad de Chicago a los Chicago Bulls y los Chicago Bulls a Michael Jordan, eleva de forma automática a la ciudad del viento como una de las ciudades más representativas del baloncesto mundial. De hecho, los Bulls son uno de los equipos más conocidos del baloncesto mundial gracias al paso del todopoderoso GOAT por la ciudad del viento pero curiosamente no es el único mérito para que Chicago ocupe un lugar especial en el mapa de la NBA.

Antes de los Chicago Bulls hubo otros equipos que pasaron sin gran éxito por la liga pero que fueron parte del gran circo de la NBA.

La NBA siempre ha intentado extenderse a grandes ciudades por el hecho de poder contar con un potencial mayor nivel de desarrollo tanto a nivel deportivo como comercial.

El baloncesto es un deporte pero la NBA es mucho más que un simple deporte, y como parte esencial de ese todo que representa la liga norteamericana, está su desarrollo comercial… los Business son Business.

Chicago siempre estuvo entre las grandes ciudades en las que la NBA quiso tener presencia y a lo largo de estos años varios han sido los equipos que han jugado en la ciudad del estado de Illinois.

Sigue leyendo

Cómo Michael Jordan se convirtió en Air Jordan

Cuando Michael Jordan llegó a la NBA, Nike era ya una marca con mucha presencia en las canchas. Demasiada presencia, según el departamento financiero de Nike. 120 jugadores NBA cobraban por llevar zapatillas Nike, casi la mitad de la liga, aunque el mejor quinteto estaba formado por cuatro Converse y una adidas; Magic Johnson, Larry Bird, Bernard King y Isiah Thomas y Kareem. Ninguno de los 120 jugadores Nike estaba entre los mejores.  

Nike debía cambiar de estrategia, buscar nuevos jugadores que funcionaran como verdaderas estrellas y en esa discusión aparecieron los nombres de Patrick Ewing, Charles Barkley…y Michael Jordan. Nike tenía una conexión con Michael, George Raveling, un entrenador universitario asociado a la marca que formó parte del staff de la selección estadounidense de baloncesto de Los Angeles 1984.

Muy respetado tanto por su trabajo como por su lucha por los derechos civiles, Raveling tenía gran ascendencia en los jóvenes universitarios. Cuando treinta años después preguntaron a Michael Jordan quién era el verdadero responsable de su fichaje por Nike solo dio el nombre de George Raveling. En realidad, Michael estaba respondiendo a Sonny Vaccaro, un agente deportivo considerado el padre de los contratos de zapatillas que se había propuesto como único responsable del fichaje. Vaccaro, después de muchos años trabajando para Nike cambió de bando y ya en adidas fichó para la marca a Tracy McGrady y Kobe Bryant.

No era habitual ver a Michael Jordan con Nike. Aunque en el instituto había jugado con Nike en alguna ocasión, en la universidad de North Carolina le obligaban a jugar con Converse y él en realidad prefería adidas.

Esa era su primera opción, pero adidas ya tenía a Kareem Abdul-Jabbar como primera opción publicitaria. Estaba dispuesta a apostar por Michael, pero no podía ofrecerle a un novato un status más alto del que ya tenía Kareem.

Converse era la segunda opción; la estrategia de la marca de la estrella era crear un grupo con los mejores jugadores. Michael Jordan podría asociar su nombre con Magic, Larry Bird, Bernard King, Aguirre, McHale o Isiah Thomas, pero no sería más que el recién llegado a la banda de las superestrellas. La marca que más dinero ofrecía era Spot-Bilt, la división de baloncesto de Saucony, que le ofrecía dinero a cambio de llevar una zapatilla genérica.

Air Jordan primer logo

Sigue leyendo