La carta de Shaq a Hakeem Olajuwon

Las Finales de la NBA de 1995 nos regalaron uno de los mejores duelos interiores de la historia de la NBA. Shaquille O’Neal y Hakeem Olajuwon fueron los protagonistas de un duelo que se llegó a comparar con los Russell-Chamberlain de los 60’s pero con una gran diferencia generacional ya que se enfrentaron dos generaciones de pivots… el Rey y el aspirante. Aquel duelo además dio origen a un acto muy significativo del nivel de competitividad que allí se vivió… la retadora carta de Shaq a Olajuwon.

O’Neal llegaba a sus primeras finales de la NBA con tan sólo 22 años mientras que Hakeem Olajuwon con diez años más era el MVP y campeón de la competición de la temporada anterior.

Los Magic de la mano de Penny Hardaway y de Shaquille O’Neal llegaban a sus primeras Finales de la NBA con el cartel de haber eliminado previamente a los Chicago Bulls de un recién reincorporado Michael Jordan a la NBA y a los Indiana Pacers de un Reggie Miller en su mejor momento profesional.

Por la conferencia Oeste se presentaban los Rockets como vigentes campeones de la NBA con Olajuwon a la cabeza y con la incorporación de Clyde Drexler. Aquellos Rockets se habían clasificado para los Playoffs como sexto equipo del Oeste y tras pasar serias dificultades en superar a los Suns de Barkley y a los Spurs de David Robinson.

Todo apuntaba a que los Magic darían buena cuenta de los Houston Rockets y de que Shaq tomaría el testigo del dominio de Hakeem Olkajuwon como mejor pivot de la NBA… pero aquello no fue así.

Los Rockets barrieron a los Magic por un inapelable 4-0 y aquella derrota quedó marcada a fuego en la mente de Shaquille O’Neal, ya que nunca consideró que Olajuwon había jugado mejor que él en aquellas Finales. Para Shaq la serie se decidió por la actuación estelar del equipo de los Rockets… Drexler… Cassell…Horry… Elie…

 

carta de shaq a olajuwon

Sigue leyendo

El año en que Hakeem the Dream se hizo realidad

Desde su llegada a la liga en 1984 tras el histórico Draft en el que postergó al mismísimo Michael Jordan a la tercera posición de aquella selección de jugadores, todo el mundo del baloncesto profesional fue consciente que se estaba ante un jugador que podría ser uno de los más grandes, de hecho, el resultado ha sido que Hakeem The Dream Olajuwon se convirtió por méritos propios en uno de los mejores pivots de la historia de la NBA.

En ese proceso evolutivo desde sus comienzos Hakeem (o el Akeem de la época) empezó a a destacar como Rookie llegando a promediar un imponente doble doble de 20.6 puntos  y 11.9 rebotes por partido lo que le sirvió para entrar rápidamente en la élite de la Liga,

Lo más importante de aquel primer año fue que Olajuwon fue capaz de destacar y hacer grandes números conformando pareja con otro gran pivot y poniendo de moda las Torres Gemelas de la NBA.

Juntos llegaron a disputar las Finales de la NBA de 1986 donde cayeron contra los Celtics de Larry Bird por 4 a 2.

 A partir de ahí Olajuwon siguió produciendo al más alto nivel en la liga pero su equipo no le acompañó para alcanzar el éxito y superó la barrera de los 30 años con grandes cifras en lo individual pero sin ningún gran éxito deportivo.

Cuando parecía que la carrera de Hakeem The Dream Olajuwon entraba en una fase de plantearse un cambio de aires de Houston llegó el año clave… 1994.

HAKEEM olajuwon

Sigue leyendo

Los 6 jugadores que anotaron más de 30 puntos en todos los partidos de las Finales de la NBA

En la historia de la NBA las finales de cada una de las temporadas que se han disputado hasta el momento siempre han deparado alguna historia que contar ya que los mejores jugadores del mundo se dan cita para que a lo largo de hasta 7 posibles partidos se disputen el Trono del equipo que reinará en el mundo del baloncesto durante el año siguiente.
 
Si conjugamos algunos de los mejores jugadores del planeta con la inmensa ambición de hacerse con el Trofeo Larry O’Brien de cada uno de los 12 jugadores de cada equipo esto hace que el resultado suela ser habitualmente de primera calidad, aunque también ha habido algunas finales que han dejado algo que desear siendo absolutamente sinceros.
 
De cualquier manera los ingredientes para el espectáculo son normalmente muy buenos y esto hace que el plato a degustar que nos ofrece la NBA siempre suele acabar con un alto grado de éxito.
 
El sistema de finales a 7 partidos para el aficionado es un gran acierto ya que puede llegar a disfrutar hasta en 7 ocasiones de partidos de altísimo nivel de calidad, emoción e intensidad. Ahora bien para los jugadores no lo es tanto ya que la exigencia física y mental en una serie a 7 partidos suele ser tremenda y sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de viajes que pueden llegar a tener que hacer si la serie se disputa a los 7 partidos.
 
A pesar de estas dificultades ha habido jugadores que han coseguido hacer unas series finales simplemente brutales ya que en todos los partidos superaron la barrera de los más que destacados 30 puntos por partido.
 
Estos son los hombres que han alcanzado la excelencia en las Finales de la NBA.

Comenzamos en la siguiente pagina con los 6 jugadores que anotaron más de 30 puntos en todos los partidos de las Finales de la NBA

 

ELGIN BAYLOR

ELGIN BAYLOR
 
Elgin Baylor fue el primero en conseguirlo en la temporada 1962 cuando los Lakers cayeron por 4 a 3 frente a los Celtics.
 
En los 7 partidos de la serie Baylor anotó 40.6 puntos por partido, la tercera marca de la historia y logró la máxima anotación en un partido de las finales de los Playoffs con 61 puntos.

Algo pasa con la Final Four de la NCAA

Tras finalizar el famoso March Madness los equipos que ganan sus respectivas finales regionales pasan a disputar la famosa Final Four de la NCAA. De hecho el concepto de Final Four tiene su origen en este tipo de competición
Este año las universidades de Villanova, Oklahoma, North Carolina y Syracuse se disputaran el campeonato en la ciudad tejana de Houston en el NRG Stadium los días 2 (semifinales) y 4 (Final) de Abril.

 

Los equipos finalistas han tenido que pasar las 4 rondas y prevalecer en el Top Sixteen para llegar a tener esa condición de aspirantes al Título de la competición. Un auténtico ejercicio de supervivencia en partidos a vida o muerte… no hay margen de error.
De la famosa y originaria Final Four cada año se nombra a un mejor jugador de la competición, es decir, lo que vendría a ser un premio de MVP pero sólo de las finales.
Desde hace más de 30 años siempre se ha elegido como jugador más valioso de esa final a un jugador del equipo ganador de la final aunque realmente no tiene porque serlo.
El último jugador en conseguir tal distinción y que su equipo no fue campeón de la NCAA fue Hakeem Olajuwon en 1983 con los Cougars de la Universidad de Houston.
Ese dato del pivot de origen nigeriano es sin duda muy relevante pero también es el origen de otro dato que muestra que algo está pasando en la NCAA desde hace ya más de 30 años.

El Draft de 1984… la historia de la NBA a un lanzamiento de moneda

El 19 de junio de 1984 en el Madison Square Garden de Nueva York una de las páginas más importantes de la historia de la NBA fue escrita por los diferentes General Managers que tuvieron la oportunidad de elegir a un grupo de jugadores destinados a dominar la competición en los siguientes 15 años.

Es parte ya de la historia que aquel Draft fue el primero de un nuevo maestro de ceremonias de la competición… un hombre no especialmente alto, con gafas y con un poblado bigote… David Stern dirigía su primer Draft como comisionado de la NBA… probablemente uno de los 3 mejores Drafts de todos los tiempos, sino el mejor.

También es parte de la historia que el número 1 de aquel Draft fue Hakeem Olajuwon elegido por los Houston Rockets y Sam Bowie el número dos elegido por los Portland Trail Blazers por delante de el número 3 de aquel Draft… un joven escolta de la Universidad de North Carolina llamado Michael Jeffrey Jordan.

Esas tres elecciones cambiaron el rumbo de la historia de la NBA ya que dependiendo de lo que hubiera elegido el equipo de turno, su resultado histórico como ahora podemos analizar con cierta perspectiva habría sido en teoría muy diferente.

 Hasta aquí todo lo que nos han contado.,. pero la historia pudo ser muy diferente aquel 19 de junio de 1984 si el azar hubiera dispuesto otra cosa.

David Stern

La decisión de quien elegía en primera posición del Draft se decidía a través de un lanzamiento de moneda… simplemente a cara o cruz entre los dos peores equipos de las dos conferencias del año anterior.

El sorteo se celebró entre Houston Rockets (peor equipo del Oeste) e Indiana Pacers (peor equipo del Este) pero Indiana había cedido sus derechos a Portland por una transacción anterior.

La jugada era que dependiendo de quien sacara la cara o cruz elegiría primero y la historia hubiera cambiado mucho si los Rockets no hubieran ganado el lanzamiento.