El mejor jugador en unas Finales de la NBA

Año tras año el momento culmen de la temporada en la NBA llega cuando los equipos campeones de la Conferencia Este y de la Conferencia Oeste se enfrentan por dominar el mundo del baloncesto en las series Finales de la NBA. La única alternativa válida es ganar y entrar en la historia. Todo resultado que no sea ese sólo puede ser considerado un fracaso. Eso le pasó a los Phoenix Suns en 1993 cuando se enfrentaron al mejor jugador en unas finales de la historia de la NBA.

Lamentablemente sólo puede haber un ganador y en las finales de la NBA cada balón cuenta.

Por ese motivo los jugadores estrella de cada equipo protagonizan de una forma todavía más estelar el juego de sus equipos que en el resto de la temporada.

Las defensas se cierran y no ganar un centímetro para conseguir un tiro cómodo se torna una misión prácticamente imposible.

Ante esa máxima dificultad sólo los mejores prevalecen y entre los mejores el mejor fue el que para muchos es el jugador más dominante de la historia.

Michael Jordan 1993

Sigue leyendo

El máximo anotador total de las finales NBA

 Jerry West es una de las grandes estrellas de la historia de la NBA a todos los niveles. Hoy es comúnmente conocido por ser el hombre que inspiró esa silueta del logo de la NBA, aunque la NBA nunca ha terminado de reconocerlo seguramente por el miedo a un conflicto económico de primer nivel, aunque West siempre ha manifestado su no disposición a emprender acciones legales contra la NBA.
A parte de este relevante dato, cuando hablamos de Jerry West estamos hablando de uno de los mayores talentos ofensivos de la historia de la NBA. El Base escolta de los Angeles Lakers fue siempre All Star, sus 14 temporadas estuvo siempre en el partido de las estrellas de la NBA de las que sin lugar a duda formaba parte.
Estuvo 10 veces en el primer equipo de la NBA y fue uno de los grandes anotadores de la liga acabando su carrera con un promedio de 27 puntos por partido, 5.8 rebotes y 6.7 asistencias
Como en el caso de Elgin Baylor todo apuntaba a que se iba a terminar retirando sin conseguir el anillo de Campeón de la NBA pero finalmente en 1972 se hizo con el ansiado y merecido anillo.
Habían pasado 8 finales de la NBA y al año siguiente jugó la novena aunque también la perdio en este ocasión frente a los Knikcs de Willis Reed.
Aquellas 9 finales dejaron a Jerry West con un amargo sabor de boca ya que sólo consiguió un anillo pero también le dejaron varios records en la historia de la NBA… uno de ellos el de maximo anotador de la historia de las Finales de la NBA.
Jerry West

El mejor tirador de tiros libres en unas finales de la NBA

Las Finales de la NBA es el momento más importante de la temporada en la competición.
Es el momento en que el los Campeones de la Conferencia Oeste y los Campeones de la Conferencia Este se enfrentan en una serie final al mejor de 7 partidos donde se definirá el Campéon de la NBA.
Las Finales de la NBA congregan a todo el planeta para ver que equipo de la NBA se convierte en ganador del Trofeo Larry O’Brien y se convierte en consecuencia en el mejor equipo del año de la liga y por tanto del mundo.
En la ronda final sólo puede haber un equipo ganador y cada partido que se juega es esencial para el éxito o el fracaso final, de hecho cada jugada es vital, cada pase perdido puede ser  irreparable, cada lanzamiento debe ser anotado y desde la linea de tiros libres no se puede fallar porque cada punto que se consigue durante el partido puede ser el punto de la victoria.
El tiro libre es una oportunidad de anotar un lanzamiento sin oposición que debe ser aprovechado por el jugador que se encuentra sólo en la linea y que tiene como único rival la presión psicológica, el público (en caso de jugar fuera de casa) y el cansancio.
A lo largo de la historia de las Finales de la NBA ha habido grandes actuaciones desde la linea como la de Vlade Divac en las finales de 1991 donde anotó un 13 de 13, la de Steve Kuberski en 1976 que anotó un 11 de 11, Bill Laimbeer en 1988 con un 10 de 10 o la de Dennis Scott en 1995 con un 9 de 9, pero hay una actuación todavía mejor que aunque no obtuvo el 100% hizo una serie simplemente casi perfecta.
Reggie Miller

La mayor media de anotación en unas Finales NBA

A lo largo de la historia las Finales de la NBA han deparado actuaciones míticas y legendarias que han contribuido a que la leyenda de la liga norteamericana siguiera creciendo a la par que su condición como la mejor liga del planeta de Baloncesto.
Esas grandes actuaciones en la Finales de la NBA además casi siempre han tenido el colofón final de acabar con algún Título debajo del brazo así que el premio que han recibido los autores de esas noches mágicas habitualmente ha sido doble.
Hacer historia en la series finales no está al alcance de cualquier tanto por la propria dificultad de llegar a disputar esos partidos definitivos en la lucha por el Título como por el propio hecho de tomar el protagonismo cuando el balón más quema en las manos y pueden tanto elevar a los altares a ese jugador que toma esa responsabilidad, como hundir en los infiernos al jugador que falla en esos momentos decisivos.
De igual manera las Finales de la NBA suelen tener como particularidad que a veces el juego de los propios equipos sigue su curso y mantienen su estructura de juego y en otras ocasiones los sistemas defensivos atan tanto el juego colectivo que sólo las individualidades marcan la diferencia entre la victoria y la derrota.
Una de esas actuaciones es la que hizo que nuestro protagonista se convirtiera… mejor dicho que hiciera que su leyenda siguiera creciendo hasta convertirlo en la leyenda del baloncesto que es… hablamos de His Airness.

¿Es Magic Johnson el mejor base de la historia de los Playoffs?

Cuando hablamos de la figura deportiva del base de Los Angeles Lakers en ocasiones nos nubla el recuerdo de su juego el final abrupto que tuvo su carrera por la enfermedad que hizo en 1991 que abandonara su carrera deportiva al máximo nivel.
Todo quedó un tanto mediatizado por aquella noticia pero el recuerdo de la figura de Magic Johnson y la valoración de su potencial en el juego debemos hacerlo con la vista puesta en sus datos, en sus números y como no en sus resultados.
Más allá del pase mágico y del showtime que interpretaba con la maestría propia de su talento innato para el baloncesto hay que recordar como decíamos sus datos que nos van a hace dimensionar rápidamente su perfil como base y sobre todo su impacto en el juego tanto de los Lakers como sobre sus rivales.
Si partimos de que ya de por sí defender a un base de 2.06 cm para la inmensa mayoría de bases de todos los tiempos sería una labor hato complicada imaginaros las situaciones de superioridad que creaba en el poste bajo cuando se emparejaba con su homólogo en la cancha y máxime cuando los bases de la época rondaban una altura ente 1.85 cm a .1.95 cm.
Desde su llegada a la NBA en la temporada 1979-1980 empezó a marcar las diferencias siendo el primer rookie en ser nombrado MVP de unas finales de la NBA.