Connie Hawkins… la estrella “casi” desterrada de la NBA

El caso de Connie Hawkins es el de un jugador proscrito al que tan sólo su calidad le salvó del ostracismo deportivo. Es una de esas situaciones de las que a día de hoy no daríamos crédito que sucediesen pero que realmente ha sucedido en la historia de la NBA, por una mera cuestión de autoprotección preventiva de la liga.

Hawkins fue una estrella social antes de ser una estrella profesional.

Nacido en las calles de Brooklyn fue uno de esos jugadores que crecieron en el baloncesto callejero apadrinado por Holcombe Rucker.

Las calles de Nueva York le permitieron crecer en el baloncesto diferente de Rucker Park, y donde o eras el mejor, o tenías que abandonar la cancha.

Esto optimizó su juego y le dio la oportunidad de llevar su baloncesto más allá de Brooklyn ya que se le concedió un beca en la Universidad de Iowa, desde donde probablemente daría un salto casi seguro a la deseada NBA.

Hasta aquí la historia de Connie Hawkins suena a final de feliz ya que logró crecer y salir de las calles de Brooklyn y llegar a la Universidad pero el destino le guardaba una mala pasada.

En 1961 antes de comenzar su temporada de freshman en Iowa cometió el error de pedir a un viejo conocido de Nueva York 200 dolares para cubrir algunos gastos escolares iniciales.

El problema fue que ese viejo conocido era nuestro viejo conocido Jack Molinas que había estado involucrado en diversas situaciones de amaño de partidos universitarios y profesionales.

Sigue leyendo

El hombre que siempre confió en Stephen Curry

Stephen Curry no ha sido siempre una de las super estrellas de la liga. Su rol de jugador estelar se lo ha ganado a pulso, mejorando y trabajando temporada tras temporada en la NBA. Muy pocos imaginaron que el base de tercer año de la Universidad de Davidson elegido en la séptima posición del Draft de 2009 podría llegar al nivel que ha llegado en la liga, pero hubo un hombre que confió en Stephen Curry desde el inicio de su carrera en la NBA.

De hecho, las primeras temporadas de Curry en la liga fueron las de un gran jugador, pero no el de un jugador capaz de llevar a su equipos a varios Títulos de la NBA y hacerse hasta con 2 MVP de temporada regular.

Como ejemplos de ello el premio del Rookie del año en 2010 se lo llevó Tyreke Evans y Stephen Curry no llegó a ser All Star hasta 2014 en su quinta temporada en la NBA. Incluso en varios momentos de los primeros años de su carrera se le llegó a comparar en negativo con su compañero Monta Ellis.

Ni mucho menos el camino hacia el éxito de Stephen Curry, es el itinerario habitual de los jugadores que han alcanzado unos logros equiparables a los de Curry en la NBA, pero hubo un hombre que siempre se fijó en Don Stephen de una forma especial desde su llegada a la liga y luego además le llevó a elevar al nivel máximo su carrera.

steve Kerr y Stephen Curry

Sigue leyendo

Las tres horas que Charles Barkley fue de los Lakers

En la temporada 1991-1992 los Angeles Lakers intentaban buscar un rumbo tras la devastadora noticia de la retirada de Magic Johnson de la NBA por ser portador del VIH. Prácticamente sin tiempo de reacción, ya que todo aconteció a principios de temporada, los Lakers pasaron la temporada con un equipo hecho a la medida de Magic Johnson pero sin Magic.

Aún así se llegaron a clasificar para los Playoffs donde cayeron en primera ronda frente a los Portland Trail Blazers.

La directiva de los Lakers empezó a moverse en pos de hacer un movimiento que devolviera la ilusión a los aficionados de un equipo que había sido arrasado por un auténtico Tsunami extradeportivo.

De esta forma se lanzaron a por el traspaso de una gran estrella de la liga que pudiera levantar la moral de un equipo en base a su liderazgo y carisma.

El hombre elegido fue Charles Barkley, el jugador de los 76ers que había pedido una salida al no alcanzar el éxito con los de Philadelphia en las temporadas que llevaba como profesional en la NBA.

En aquel momento Sir Charles contaba con 28 años y estaba en el mejor momento de madurez deportiva de su carrera.

charles barkley 76ers Sigue leyendo

El internacional más bajo de la historia de la NBA

Si ya de por sí llegar a jugar en la NBA no está a la altura de la inmensa mayoría de jugadores de baloncesto, llegar a jugar en la NBA encima con el handicap de ser “bajito” es todavía incluso más complicado.  Este es el caso del jugador internacional más bajo de la historia de la NBA.

En el baloncesto, queramos o no, la altura influye.

Es cierto que también ha habido grandes jugadores de escasa altura como Calvin Murphy (1.75 cm), Allen Iverson (1.83 cm) o en la actualidad Isaiah Thomas (1.75.cm) pero no es lo habitual ya que enfrentarte a un jugador del tamaño y movilidad de Antetokoumpo o Porzingis a día de hoy con una altura muy inferior puede ser una sentencia de muerte deportiva.

De cualquier forma tampoco suele haber emparejamientos tan dispares en la NBA pero cuando te enfrentas a jugadores tan polivalentes como Antetokounmpo o Ben Simmons cuantos más centímetros tengas a tu favor siempre ayudará.

 Para encontrar al jugador no nacido en Estados Unidos más bajo de la historia hay que viajar hasta 2004 y recordar a un jugador de origen exótico.

Yuta Tabuse

Sigue leyendo

El mejor jugador en unas Finales de la NBA

Año tras año el momento culmen de la temporada en la NBA llega cuando los equipos campeones de la Conferencia Este y de la Conferencia Oeste se enfrentan por dominar el mundo del baloncesto en las series Finales de la NBA. La única alternativa válida es ganar y entrar en la historia. Todo resultado que no sea ese sólo puede ser considerado un fracaso. Eso le pasó a los Phoenix Suns en 1993 cuando se enfrentaron al mejor jugador en unas finales de la historia de la NBA.

Lamentablemente sólo puede haber un ganador y en las finales de la NBA cada balón cuenta.

Por ese motivo los jugadores estrella de cada equipo protagonizan de una forma todavía más estelar el juego de sus equipos que en el resto de la temporada.

Las defensas se cierran y no ganar un centímetro para conseguir un tiro cómodo se torna una misión prácticamente imposible.

Ante esa máxima dificultad sólo los mejores prevalecen y entre los mejores el mejor fue el que para muchos es el jugador más dominante de la historia.

Michael Jordan 1993

Sigue leyendo