El histórico error de traspaso de los Utah Jazz

En la historia de la NBA ha habido decisiones estratégicas de traspaso de jugadores que han marcado el devenir de la competición. En este sentido y sin lugar a duda en 1982, los Utah Jazz cometieron uno de los mayores errores en un traspaso de un jugador de la historia de la liga.

Por aquel entonces acababa de llegar a la franquicia de Salt Lake City el mítico entrenador Frank Layden para intentar redirigir un banco a la deriva que hasta aquel entonces estaba en las manos de Tom Nissalke.

Los Jazz contaban por aquel entonces con un Adrian Dantley que estaba en pleno apogeo anotador siendo de hecho uno de los máximos anotadores de la liga año tras año y con un joven Darrell Griffith que también rozaba la veintena de puntos por partido.

El equipo de Utah contaba en aquel momento con grandes anotadores pero la defensa brillaba por su ausencia ya que eran el segundo equipo de la NBA que más puntos recibía por partido con un total de 116.6.

Derivado de su mal balance en la temporada 1981-1982 (25-57), contaban con la tercera elección del Draft de 1982 y decidieron apostar por un joven alero de perfil atlético y anotador de la universidad de Georgia.

Dominique Wilkins Hawks

Sigue leyendo

Karl Malone… ¿el mayor error en la historia del Draft?

Cuando se habla del mayor error en la historia del Draft siempre se suele citar de forma recurrente la elección en tercer lugar del Draft de 1984 de Michael Jordan, pero realmente aquella decisión no fue un error como tal ya que más allá de valorar al jugador, se valoró la posición de juego de Jordan ya que tanto los Rockets como los Blazers querían un jugador interior. El caso de Karl Malone fue totalmente distinto.

En mi opinión la elección de Karl Malone en el puesto número 13 del Draft de 1985 si que puede ser el mayor error de la historia del Draft, muy por encima del caso de Michael Jordan.

El 18 de junio de 1985 se consumó por varios equipos el mayor error de valoración de un jugador en la historia del Draft, ya que el que iba a ser el segundo máximo anotador de la historia de la NBA, no fue elegido por varios equipos que seleccionaron antes a otros jugadores.

Lo grave del caso de El Cartero fue que directamente los equipos equipos que buscaban jugadores interiores priorizaron a otros antes que a él.

Karl Malone Lousiana Tech

Sigue leyendo

La NO maldición del número 13 del Draft de la NBA

La historia y el mito de que el número 13 es un símbolo de mala suerte suele ser fácilmente refutable. La historia del número 13 del Draft de la NBA es una de las mejores pruebas de que el número maldito no tiene porque ser sinónimo de mala fortuna, sino de todo lo contrario.

La cuestión de la elección número 13 en el Draft parte de que las posibilidades de obtener una buena elección de un gran jugador son inferiores en teoría las 12 elecciones anteriores.

Cada año el Draft pone en sorteo a los mejores talentos jóvenes del mundo del baloncesto, y según van pasando las elecciones y los equipos van eligiendo jugadores, cada vez es menos probable elegir un jugador de gran proyección en la liga, lo cual es lógico.

El Draft está rediseñado para redistribuir el talento deportivo para los equipos que peores resultados tienen en la liga. Es un sistema indirecto de elevar el nivel de la competeción.

Cada Draft tiene un gran trabajo previo por los equipos de la NBA. Se estudian a los jugadores elegibles y se analizan las demandas deportivas de cada equipo elector para que de esta forma se elija el mejor jugador posible para el equipo que tiene la posibilidad de elegir en un buen turno del draft.

Por todo esto es muy difícil que grandes jugadores caigan más allá de las 10 primeras posiciones del Draft, salvo que ese Draft reparta mucho más talento de los normal en una sola temporada.

De hecho, las posiciones posteriores a las 10 primeras, se pueden considerar abiertamente ya como robos del Draft ya que equipos con peores turnos de selección se llevan a jugadores que dan mucho mejor resultado que sus antecesores.

dRAFT 1996

Sigue leyendo

Michael Jordan… la gran bestia negra de los 90’s

Llegar a ser una leyenda de la NBA siempre pasa por un mismo camino… alcanzar la gloria a través de la victoria. No se llega a ser el mejor de un deporte sin tener que vencer a todos los rivales, de hecho, la grandeza de las grandes leyendas de la NBA también se ha forjado sobre los rivales a los que han vencido. En el caso de Michael Jordan construyó su carrera legendaria en base a vencer a grandes estrellas de la liga, convirtiéndose en la gran bestia negra de la NBA en los 90’s.

Año tras año el jugador de los Chicago Bulls fue saldando viejas cuentas que tenía con equipos que en los inicios de su carrera le habían vencido y también fue incrementando los equipos y jugadores para los que se convirtió en su ángel exterminador.

Lo que está claro es que no se llega a ser considerado el mejor jugador de todos los tiempos sin ser temido por todos sus rivales.

Jordan simplemente estuvo intratable en la década de los 90’s y tan sólo dejó de dominar la liga tras su decisión de retirarse de la liga. 

La temporada 1994-1995 que fue la del regreso de su primera retirada fue una temporada atípica ya que llegó a la competición muy avanzada la temporada y por tanto con escaso nivel competitivo.

En el resto de temporadas hasta su segunda retirada en 1998, su dominio fue simplemente abrumador y ejerció con mano de hierro su insultante superioridad.

Michael Jordan fue especialmente la bestia negra de los siguientes jugadores:

Sigue leyendo

Los MVP que no fueron jugadores del mes de la NBA

Puede parecer una contradicción pero llegar a ser el mejor jugador de la temporada regular sin haber sido nombrado ningún mes mejor jugador de la liga de la conferencia este u oeste es posible. De hecho son varios los MVP que no fueron jugadores del mes tanto de la liga como de sus respectivas conferencias.

Hago esta distinción porque desde la creación del Premio a mejor jugador del mes en la temporada 1979-1980 hasta la temporada 2001-2002 el reconocimiento se hacia a un jugador de toda la liga, y a partir de ese año, el Premio ya se fue concediendo al mejor jugador del mes de ambas conferencias.

La cuestión es que ha habido casos en ambos sistemas aunque realmente han sido casos aislados.

No es excluyente poder ser el mejor jugador de la liga sin haber sido mejor jugador de al menos un mes ya que el premio a MVP de temporada realmente es un premio a la regularidad durante todo el curso deportivo.

Se puede ser el mejor jugador de la liga sin llegar a ser nunca el mejor de un mes al estar siempre a un gran nivel durante toda la campaña aunque realmente no es lo habitual y menos en el sistema actual que se eligen dos jugadores del mes, uno por conferencia.

Comenzamos con los MVP que no fueron jugadores del Mes de temporada regular en el año que ganaron el premio

Sigue leyendo