El alter ego de Michael Jordan que le ayudó a forjar su Leyenda

Llegar a ser el mejor de todos los tiempos en un deporte como el baloncesto, no es un camino sencillo de recorrer para el común de los mortales. Jordan lo consiguió en base al esfuerzo, la entrega absoluta y la superación máxima día tras día, pero no siempre fue así. Uno de los principales puntos de inflexión de su carrera llegó cuando descubrió al que se convertiría años más tarde en el alter ego de Michael Jordan…. Leroy Smith.

Todo comenzó en el Instituto Laney, aquel lugar donde el pequeño Michael Jordan aspiraba a ser la mitad de bueno que su hermano Larry.

Con tan sólo 15 años y 1.80 m de altura Michael Jordan anhelaba formar parte del primer equipo de baloncesto del Laney High School. Se presentó a las pruebas de selección como otros 50 chicos más del Instituto pero el entrenador de la época Clifton Herring (más conocido como Pop Herring) decidió que Michael no debía formar parte del primer equipo del Instituto.

Según cuentan las crónicas de la época, allá por noviembre de 1978, el equipo de Laney carecía de jugadores de altura y el entrenador Pop Herring decidió incluir a tan sólo un sophomore en el primer equipo. Ese jugador no era Michael Jordan, era Leroy Smith otro joven chaval que estaba en los 2.00 m.

Leroy Smith y Michael Jordan eran de la misma edad pero les diferenciaban 20 cm y la inclusión del primero fue un auténtico golpe para la moral del joven Michael.

Aquel año Jordan jugó con el segundo equipo de Laney pero el descarte de Herring le sirvió para encontrar la motivación para entrenar más duro y fuerte que nunca.

Durante ese año Michael Jordan se dedicó a llegar todos los días a las 6:00 a.m. al gimnasio de Laney para empezar a trabajar su juego antes que nadie, lo cual recordó el mismísimo Jordan en el United Center en la ceremonia de su primera retirada en 1994 delante del propio Pop Herring.

Al año siguiente Jordan subió ya como Junior al primer equipo de Laney High y a partir de aquí su crecimiento deportivo fue imparable pero no olvidó la afrenta de ver el nombre de Leroy Smith en vez del suyo en la puerta de aquel gimnasio de Laney en 1978.

leroy smith alter ego de Michael Jordan

Sigue leyendo

El compañero de equipo que batió a Michael Jordan

Desde que Michael Jordan se convirtiera en el Jesús Negro de la NBA cada cierto tiempo se han ido nombrando posibles sucesores del todopoderoso escolta de los Chicago Bulls. Esos nominados para el trono del Rey de Reyes de la NBA han ido corriendo distintas suertes quedándose casi siempre muy lejos de las expectativas creadas en torno a ellos. Uno de esos hombres fue Jerry Stackhouse.

Formado en los Tar Heels de North Carolina todo parecía de nuevo indicar que podría ser el nuevo Michael Jordan.

De juego atlético y de innegable capacidad anotadora, Stackhouse brilló en la NBA llegando a ser dos veces All Star pero como tantos otros (Vince Carter, Tracy McGrady, Grant Hill, Dwyane Wade…) no llegó ni a acercarse a la sombra de Michael Jordan.

Ahora bien, Stackhouse logró lo que ningún otro consiguió jugando al lado de Michael Jordan, consiguió batirle en una faceta en la que ningún compañero de equipo le pudo superar a lo largo de su carrera.

Michael Jordan y Jerry Stackhouse 2Jerry Stackhouse es el único compañero  de equipo que pudo superar en media de  anotación a Michael Jordan en una    temporada regular.

La temporada 2002-2003 fue la última temporada de Michael Jordan en activo como profesional en la NBA.

Aquel último curso de His Airness promedió 20 puntos por partido mientras que Jerry Stackhouse se fue hasta los 21.5 por cada encuentro disputado.

Michael Jordan contaba con 39 años aquella temporada mientras que Jerry Stackhouse tenía tan sólo 28 pero a pesar de ello quedaron muy cerca en su promedio anotador.

Sea como sea y muy probablemente de forma inconsciente, Stackhouse consiguió hacer lo que nunca había podido lograr ningún otro compañero de Michael Jordan en la NBA.

Superar al más grande, aunque sea con casi 40 años y en algo anecdótico, es algo muy importante para la carrera de cualquier jugador en la NBA y máxime cuando siempre has vivido con el sambenito de ser un aspirante a ser el nuevo Michael Jordan.

La promesa cumplida de Tim Duncan

Tim Duncan es una de las estrellas más respetadas de la historia de la NBA. Ese respeto se lo ha ganado durante las dos decadas que ha rendido a extraordinario nivel en la NBA.

Más allá de su gran nivel de juego pleno de fundamentos ofensivos y de compromiso e implicación defensiva, su comportamiento dentro y fuera de las canchas de baloncesto siempre fue ejemplar y por este motivo se convirtió en el auténtico icono del profesionalismo del mundo del baloncesto.

Este breve retrato de la figura de la super estrella de los San Antonio Spurs muestra de forma inequívoca una personalidad responsable y consecuente, tal y como mostró con tan sólo 18 años cuando tuvo que dar cumplimiento a la promesa que hizo a su madre en su lecho de muerte.

La madre de Duncan falleció por un cancer de pecho el 24 de abril de 1990, justo un día antes de que el joven Tim cumpliera 14 años dejándole un compromiso que cumplir… no debía abandonar la Universidad hasta que hubiera obtenido una licenciatura. 

Tim Duncan Wake Forest
Tim Duncan en Wake Forest

En la época en la que los jugadores daban el salto a la NBA desde el Instituto, Tim Duncan permaneció 4 años en la Universidad de Wake Forest hasta el Draft de 1997.

De esta forma Tim Duncan cumplió con la promesa realizada a su madre y tan sólo dio el salto a la NBA cuando completó su licenciatura en Psicología.

Aquella decisión no fue ni mucho menos sencilla ya que en aquella época se estaba produciendo precisamente el efecto contrario.

Muchos jugadores como Kobe Bryant, Kevin Garnett o Jermaine O’Neal estaban dando el salto a la NBA directamente desde el Instituto sin pasar ni un sólo año en la Universidad.

Duncan fue el objeto de anhelo de varios equipos de la NBA que tenían el número 1 del Draft durante varias temporadas pero el jugador de las Islas Vírgenes no decidió ser drafteable hasta 1997 con 21 años.

El mítico ala pivot de la NBA cumplió la promesa realizada a su madre y finalizó sus estudios universitarios antes de convertirse en uno de los mejores jugadores de la historia de la liga norteamericana.

Otro hecho sólo a la altura de alguien tan grande como The Big Fundamental

La tragedia del Team USA en los Juegos Olímpicos de Atenas

La selección de baloncesto de los Estados Unidos es el equipo que ha cosechado más éxitos deportivos en la historia de las olimpiadas. La superioridad histórica del Team USA en los Juegos Olímpicos es tal que nunca se ha bajado del podio en las citas olímpicas en las que ha participado.

De hecho, esas subidas al podio prácticamente siempre se han traducido en medallas de oro. Tan sólo en tres ocasiones hasta el momento, los Estados Unidos no se han subido a lo más alto del podio a recoger la presea dorada.

Hasta la cita olímpica de Munich 1972 el conjunto norteamericano no conoció la derrota. Sumaron un total de 62 partidos invictos sin conocer la derrota hasta que cayeron en una polémica final frente a la URSS de los Belov.

Aquello fue tomado como una confabulación política más allá de lo deportivo y por ese motivo y en plena guerra fría no se activaron las alarmas de lo que realmente estaba pasando… el baloncesto ya no sólo era propiedad norteamericana.

Los éxitos continuaron llegando al Team USA pero la superioridad ya no era tan evidente. En los Juegos Olímpicos de Montreal 1976 Estados Unidos ganó de nuevo el oro con 7 victorias sin mácula pero Puerto Rico y Checoslovaquia pusieron contra las cuerdas al gigante americano.

En Seúl 1988 llegó la segunda derrota del Team USA en los Juegos Olímpicos y el auténtico origen del cambio de ciclo en las participaciones internacionales de los Estados Unidos

URSS vs USA Seul 1988
Celebración de la victoria de la URSS frente al Team USA en semifinales

A partir de aquellas Olimpiadas donde los americanos cayeron sin paliativos frente a la URSS de Sabonis en semifinales se tomó la decisión de emepzar a llevar a las competiciones a jugadores profesionales. Concretamente en 1989 se cambió la norma que permitía llevar al Team USA a jugadores profesionales, es decir, a jugadores de la NBA.

Estados Unidos empezó a desplegar su arsenal para recuperar el dominio del baloncesto mundial y formó la mayor suma de talento deportivo de la historia del baloncesto. 

En 1992 el Dream Team con jugadores de la talla de Michael Jordan, Magic Johnson o Larry Bird arrasaron en los Juegos Olímpicos de Barcelona.

El mundo del baloncesto volvía a mirar con respeto y admiración al basket norteamericano ya que aquella pléyade de estrellas de la NBA volvió a hacer que vencer a los Estados Unidos fuera un sueño imposible.

En aquel momento se pensó que se sentaban las bases para otra era interminable de dominio del baloncesto norteamericano pero nuevamente el destino nos guardaba una sorpresa.

En las citas de Atlanta y Sidney el guión no fue muy diferente al de Barcelona pero todo cambió en Atenas 2004.

La vigésimo octava cita olímpica de la era moderna se presentaba como otra marcha militar del Team USA en pos de una sencilla y rápida victoria pero algo en aquel equipo no funcionó.

Team USA Atenas 2004
Team USA 2004

El talento que presentó el equipo norteamericano fue de la talla de jugadores ya consagrados como Tim Duncan, Allen Iverson o Stephon Marbury y estrellas emergentes como Lebron James, Carmelo Anthony y Dwayne Wade.

Como maestros de ceremonias desde el banquillo de aquel equipo Estados Unidos contó con Larry Brown como entrenador principal y con hombres como Gregg Popovich como entrenadores asistentes.

Todos los elementos parecían que sumaban suficiente para alcanzar el éxito pero la X de aquella formula escondía una incognita que a la postre desencadenaría la peor actuación histórica del equipo norteamericano como ahora veremos en la siguiente página.

El día que Drazen Petrovic cambió la historia del Team USA

A lo largo de la historia, todos los grandes imperios han sufrido derrotas que cambiaron su destino, y en la gran mayoría de ocasiones, marcaron el comienzo de su declive. Llevado a lo deportivo el todopoderoso Team USA también sufrió algo parecido aunque en su caso no marcó el comienzo de su declive sino el inicio de una segunda etapa donde desplegó a las mayores estrellas de su baloncesto.

Tradicionalmente el Team USA acudía a la cistas internacionales con equipos amateurs. Para ello llevaba a jóvenes jugadores que estaban todavía jugando en la NCAA, la gran cuna del baloncesto norteamericano.  

La superioridad del Imperio baloncestistico norteamericano era tal que para ganar con facilidad no tenían ni que llevar a jugadores profesionales a eventos de la importancia como Juegos Olímpicos o Mundiales.

Estados Unidos reinó con gran autoridad en el mundo del baloncesto hasta primeros de los 80’s aunque ya hubo algún episodio previo de debacle como la famosa final de los Juegos Olímpicos de Munich 1972.

En la década de los 80’s los jugadores internacionales comenzaron a mejorar su juego ostensiblemente y algunos de ellos incluso empezaron a ser objeto de deseo de la mismísima NBA. Algo estaba cambiando en el baloncesto y los Juegos Olímpicos de Seúl de 1988 certificaron que la hegemonía mundial del baloncesto norteamericano estaba llegando a su fin, al menos, en cuanto a los jugadores NCAA.

La URSS de Sabonis, Volkov o Kurtinaitis venció en semifinales de los Juegos a un Team USA compuesto por hombres de la clase de David Robinson, Danny Manningo Dan Majerle. Aquel golpe al gigante norteamericano hizo tambalear su histórico dominio en el baloncesto mundial al llevarse tan sólo la medalla de bronce pero ese hecho tan sólo fue la antesala del punto de inflexión definitivo.

Team USA 1990

Sigue leyendo