El Factor X que tiene Stephen Curry

Antes de comenzar a explicar lo que creo que es el Factor X de Stephen Curry he de comentar que no soy precisamente un fan de la estrella de los Golden State Warriors. Es un grandísimo jugador  con unas habilidades excepcionales pero no está entre mis favoritos.

Con este antecedente aclarado previamente, podemos empezar a esbozar la figura de Curry sin que se piense que este artículo es una Oda a Don Stephen.

Es evidente porque ya es historia de la NBA que Stephen Curry ha sido uno de los precursores de un cambio de estilo de juego en la liga. El base de los Warriors se ha convertido en el triplista por antonomasia destinado a volatilizar todos los records establecidos hasta la fecha desde la linea de tres puntos.

Esa increíble habilidad para anotar desde el triple como mayor elemento diferencial hizo que, junto a un conjunto de grandes jugadores y un entrenador en el banquillo que hizo hacer sonar la correcta melodía,  los Warriors se convirtieran en un equipo legendario que ha marcado una era en la NBA.

Yo siempre he defendido la idea que también había que felicitar a los entrenadores de tiro del equipo de la Bahía porque lo de los Splash Brothers tiene un alto componente de entrenamiento, disciplina.

De cualquier forma Stephen Curry no es sólo tiro, ya que posee y trabaja unas grandes habilidades en el dribbling que le hacen tener la capacidad de crearse espacios de tiro donde para muchos no lo hay pero para mí Curry tiene algo más… algo que no se entrena y que le hace realmente especial.

Stephen Curry

Sigue leyendo

Máximos anotadores NCAA… de Pete Maravich a Stephen Curry

Hasta que la NBA empezó a abrirse al resto del mundo a mediados de los 80’s (de forma tímida) importando talento internacional, hasta la actualidad donde los jugadores internacionales representan cada vez un mayor porcentaje en las plantillas NBA, la cuna del talento de la liga profesional norteamericana estaba en la liga universitaria americana. Algunos de esos jóvenes talentos fueron directamente los máximos anotadores NCAA.

Aunque ese hecho quizás no sea tan significativo como pueda parecer en cuanto a la calidad de la NCAA pero si en cuanto a la evolución de esa liga.

En los primeros años de creación de la NBA la liga se nutría basicamente de los jugadores de la NCAA.

El jugador que triunfaba en la NCAA I normalmente triunfaba en la NBA aunque también ha habido casos de lo contrario como ha encargado de mostrarlo el draft.

Sea como sea, el jugador que tenía pólvora en su tiro y tenía una gran capacidad anotadora solía exportar esa cualidad a la NBA.

La tendencia en los últimos años es muy diferente.

Esto da mucho que pensar sobre el juego y la calidad de determinados equipos en la NCAA.

Como dato hacía casi 40 años que un jugador que había logrado ser máximo anotador en la NCAA no lo era de la NBA.

Pete Maravich

Sigue leyendo

El hombre que hizo olvidar a Stephen Curry

En ocasiones cuando hacemos una cierta retrospectiva en la historia de la NBA nos encontramos con situaciones sorprendentes. Esos hechos del pasado se ponen en valor en el futuro ya que cuando realmente suceden no pensamos que van a tener otra repercusión. Uno de esos momentos es el del hombre que hizo olvidar a Stephen Curry.

El Draft del 2009 trajo una calidad de talento a la NBA como otros pocos draft en la historia.

La característica de aquella camada es que su talento previo era grande pero se ha hecho aun más grande todavía en la liga. Han crecido exponencialmente en la NBA con el paso de los años aunque ese sera otro tema a tratar en otra entrada de la web.

Aquel Draft de las super estrellas actuales Blake Griffin, James Harden, Curry o DeRozan pasó a ser el año de un hombre que vivió su mejor temporada en la liga precisamente aquel año.

Alcanzó cotas sólo reservadas a jugadores como Oscar Robertson, Michael Jordan o Lebron James como fue superar los 20 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias en su primer año en la liga.

Con el paso del tiempo ese jugador ha quedado muy por detrás de otros jugadores de aquel draft como es el caso de base de los Golden State Warriors.

Tyreke Evans

Sigue leyendo

El idilio entre el triple y Stephen Curry

Una noche más nos despertábamos hace poco con la nueva (o no tan nueva) noticia de que Stephen Curry había vuelto a reventar un record de la NBA.
Don Stephen (para los amigos) había conseguido finalmente tener un record en propiedad individual que ya compartía en solitario. Hasta su última hazaña compartía honores con Donyell Marshall y Kobe Bryant como los jugadores que más triples habían anotado en un partido de temporada regular en la historia de la NBA.
El record compartido estaba en 12 dianas desde más allá de la linea de tres puntos.
Curry colocó el nuevo horizonte en 13, tras lograr un muy meritorio 13 de 17 lanzamientos tras venir precisamente de un pésimo partido anterior donde logró 0 triples de 10 lanzamientos.
El idilio de Curry con el triple viene ya desde hace tiempo ya que para él esa suerte del juego se ha convertido simplemente en el arte de hacer lo difícil en algo extremadamente sencillo.
En 2016 llegó a anotar la friolera de 402 triples el sólo… también es cierto que lanzó 886 en 79 partidos los que da una media de más de 10 tiros de tres por partido lo cual es una cantidad que muestra claramente que no es precisamente un tipo de lanzamiento al que le tenga mucho respeto.

Del Big Four de los Angeles Lakers al Big Four de los Golden State Warriors

Hace unos días se anunciaba la marcha de Kevin Durant de Oklahoma City Thunder a los Goplden State Warriors para conformar una plantilla simplemente terrorífica en cuanto a calidad y potencial de sus jugadores.
Kevin Durant que ya de por si es uno de los mejores aleros de la historia de la NBA se suma a Klay Thompson probablemente uno de los mejores (por no decir el mejor) escoltas de la NBA actual, Draymond Green el jugador más polivalente de la liga y que decir de Stephen Curry, simplemente recordar (aunque no haga falta) que es el MVP.
Dicho y contado así creo que nadie podría poner en duda la victoria abrumadora sobre el papel de un equipo construido sobre el mejor equipo de la historia (73-9) con uno de los mejores aditivos que podría existir ya que de nuevo en el escenario imaginario Kevin Durant podría conjugar perfectamente con el juego del Small Ball de los Warriors.
Ahora bien, la realidad siempre suele ser otra.
Cuando me enteré de la noticia realmente no recordé a los Heat de Bosh, Lebron y Wade o a los Celtics de Pierce, Allen y Garnett… recordé a los Lakers del Big Four.

Recordé al equipo que reunió al mejor escolta de la liga con infinita diferencia, al pivot más dominador desde los Chamberlain, Russell y Kareem, al power forward más anotador de todos los tiempos y a uno de los mejores bases defensivos de la historia.Aquel equipo fracasó porque no llegaron a su objetivo… y el único objetivo posible era ganar el anillo. Ese fracaso supuso la salida de O’Neal, la retirada de Karl Malone, la marcha de Payton y el abandono de Phil Jackson.

Big Four Lakers