El mejor último año de un jugador en la NBA

La grandeza y la calidad de las grandes estrellas de la historia de la NBA está por encima de su longevidad deportiva. En general y salvo que alarguen en exceso sus carreras los más grandes de la liga han firmado temporadas de gran nivel a pesar de ser su último año en la liga.

Evidentemente el rendimiento no puede ser como en sus años de máximo esplendor físico pero muchos jugadores en activo firmarían las temporadas de algunos de las grandes estrellas de la liga en su temporada de despedida de la competición.

En los primeros años de la NBA los jugadores tenían vidas deportivas más cortas debido a la ausencia de profesionalismo y por tanto a un peor mantenimiento físico.

Todavía no existían las técnicas de entrenamiento y mantenimiento físico que han hecho que a día de hoy muchos jugadores se permitan llegar en gran forma a la barrera de los 40 años.

Quizás por ese motivo para encontrar la mejor temporada individual de un jugador en su año de retirada tengamos que trasladarnos hasta la temporada 1964-1965.

Bob Pettit

Sigue leyendo

El MVP más difícil de la historia de la NBA

Llegar a ser MVP de temporada de la NBA no está reservado a jugadores que no sean auténticas estrellas de la Liga. De hecho el listado de los ganadores a lo largo de la historia es una clara referencia del nivel histórico que tiene el premio. Sólo están los mejores entre los mejores, lo cual revela lo complicado que es llegar a serlo como especialmente fue en 1962 en el que es considerado por muchos el MVP más difícil de la historia de la NBA.

Aquella temporada 1961-1962 pasaron muchas cosas históricas en la NBA.

Sin ir más lejos Wilt Chamberlain anotó los míticos 100 puntos y Oscar Robertson logró completar la primera temporada de la historia promediando un triple doble pero todo ello no tuvo reflejo en la elección del MVP de aquella temporada.

Por aquel entonces y hasta la temporada 1979-1980 el MVP de cada temporada era elegido por votación entre los propios jugadores de la liga.

Esto hizo que se produjeran realmente hechos paradójicos como por ejemplo en ese mismo año 1961-1962 que el MVP de temporada no estuviera en el primer equipo del año.

Es muy difícil de comprender que el MVP de la temporada no sea miembro del mejor quinteto de la misma salvo si observamos que los electores de ambos reconocimientos son diferentes ya que como decíamos el MVP se otorgaba por el voto de los jugadores y la elección de los miembros del mejor equipo por la selección entre periodistas especializados.

Otro dato muy revelador de lo competido que estuvo aquella temporada en términos estadísticos es que hubo hasta 6 jugadores que superaron los 30 puntos por partido y tan sólo en 15 ocasiones el MVP de temporada de la NBA ha superado esa barrera al ser elegido.

Sea como sea estos últimos datos sólo muestran lo especialmente complicado que fue ser nombrado MVP de aquella temporada. 

Para comprender el valor de aquel MVP vamos a analizar la temporada que hicieron algunos de los jugadores y compararla con la que logró finalmente Bill Russell.

El vencedor del MVP más difícil de la historia promedió 18.9 puntos, 23.6 rebotes y 4.5 asistencias.

BILL RUSSELL

Los datos de Russell fueron realmente muy buenos pero no mejores que los de otros jugadores aquella temporada.

Lo que realmente decantó la balanza a su favor en la elección del MVP no fueron sus números sino que el resto de los jugadores de la liga conocían su importancia defensiva y liderazgo en aquellos legendarios Celtics.

Russell era el hombre que hacía realmente especial a aquellos Boston Celtics que siguen siendo a día de hoy la dinastía con mayor impacto en la historia de la NBA.

Sus 11 Títulos en 13 años entre 1957 a 1969 asó lo atestiguan.

Comenzamos a comparar la temporada del mítico pivot de los Celtics con la de otros jugadores que estadísticamente  podrían haber sido MVP de aquella temporada o de prácticamente cualquier otra.

 

WALT BELLAMY

 (31.6 puntos, 19 rebotes y 2.7 asistencias)

VS

BILL RUSSELL

(18.9 puntos, 23.6 rebotes y 4.5 asistencias)

Walt Bellamy

Comenzamos por el mítico pivot que en aquel año militó en los Chicago Packers aunque realmente no recibió ni un sólo voto en la carrera por el MVP de aquella temporada.

Walt Bellamy fue nombrado Rookie del año tras hacer la segunda mejor temporada de la historia para un Rookie sólo superado por Wilt Chamberlain.

Así fue aquella temporada… un rookie del año promediando más de 30 puntos y 19 rebotes por partido y no obtuvo ni un sólo voto para el MVP.

 

(Continúa en la siguiente página)

Los MVP del All Star que perdieron el partido de las estrellas

En la historia del All Star Game también ha habido sorpresas en cuanto a la elección del MVP del partido. Sorpresas no por que fuera inmerecida la elección sino por romper la regla no escrita de que el jugador nombrado debía ser del equipo ganador del partido. De todos modos el Club de los MVP del All Star que perdieron el partido de las estrellas es muy reducido.

Ser el mejor habiendo perdido el partido es posible pero es una elección muy poco habitual.

El jugador que lo recibe debe haber alcanzado un nivel extraordinario y con superioridad respecto a los jugadores del equipo vencedor.

Esto por ejemplo en el MVP de las Finales de la NBA sólo ha pasado un vez y fue en la primera vez que se otorgó.

El ganador Jerry West dejó un espectacular promedio de 37.9 puntos, 4.7 rebotes y 7.4 asistencias en esas series.

Los casos en el All Star son algo más numerosos pero se pueden contar con los dedos de la mano.

También hay que tener en cuenta que la competición es muy diferente ya que el All Star es un espectáculo con fines meramente de entretenimiento y las Finales NBA es el momento donde los jugadores se juegan la gloria de convertirse en Campeones de la mejor liga del mundo.

Comenzamos en la siguiente pagina con los MVP del All Star que perdieron el partido de las estrellas

El Ranking de los 10 jugadores que más tiros de campo han hecho por partido en su carrera en la historia de la NBA

En la NBA siempre ha habido jugadores con fama de ser muy proclives al lanzamiento a canasta bajo cualquier circunstancia. Dicho así probablemente no sea tan comprensible como decir que en la NBA siempre ha habido jugadores con fama de tirarse hasta las zapatillas, o lo que es lo mismo, de ser bastante chupones.En algunos casos esa fama era cierta porque siempre ha habido jugadores que han cargado en exceso el juego sobre si mismos sin repartir mucho juego porque al fin y al cabo eran la única y mejor opción ofensiva de sus equipos.

En otros casos esa tendencia excesiva al tiro ha sido una necesidad colectiva porque el resto de componentes del equipo carecían de gran calidad y porque determinados jugadores han tenido que cargar en exceso el juego sobre si mismos para hacer que su equipo alcanzara el triunfo en múltiples ocasiones.

Por lo que comentamos ya bien sea porque el jugador era muy bueno y el equipo sea como fuere necesitaba sus puntos y su porcentaje de acierto, como en el caso de que el jugador no era tan bueno y el equipo necesitaba su capacidad de anotación o incluso que el jugador simplemente se las tiraba cada vez que le llegaba el balón, vamos a establecer el ranking de los 10 jugadores que a lo largo de sus carreras han lanzado más veces de media por partido.

Este ranking va a acabar con mucho mitos de jugador chupón y nos va a descubrir a algún tapado que fue muy proclive al lanzamiento pero al que no se le tuvo tanto en cuanta.

Comenzamos en la siguiente pagina con el Ranking de los 10 jugadores que más tiros de campo han hecho por partido en su carrera en la historia de la NBA

El reducido Club del 20-20 en la historia de la NBA

La NBA lleva cambiando en su estilo y forma de juego desde que se creo en 1946.

Los datos de anotación, rebotes y asistencias también han ido fluctuando dependiendo de las normas del juego de cada momento e incluso del tipo de jugador que ha ido existiendo.

A principios de la historia de liga los niveles de anotación, asistencias o rebotes eran similares a los de ahora pero hubo una época en la que curva media de rebotes y de anotación se incrementó en gran medida, seguramente por la aparición desde principios de los 60’s de grandes jugadores como Wilt Chamberlain, Nate Thurmond o Bill Russell que ejercieron un dominio físico incontestable bajo los tableros de la liga.

Pasa algo parecido en los tapones y en los robos aunque realmente ahí las diferencias han sido bastante menores en su evolución en el tiempo desde que se computan desde mediados de los 70’s. Probablemente si se hubieran contabilizado en la época de Russell, Chamberlain, Pettit o Bellamy estaríamos hablando igualmente de grandes cifras de tapones comparadas con las actuales.

En aquellos momentos como resultado de aquella superioridad física tan evidente de unos jugadores sobre otros se obtuvieron grandes cifras de anotación y de rebotes que siguen en nuestra memoria como records inalcanzables de la historia del baloncesto.

En aquellos años se forjó el Club del 20-20 (Más de 20 puntos y 20 rebotes de media en toda la temporada) del que sólo han existido por el momento 4 miembros y que desde 1969 no incorpora nuevos socios.

El más cercano a llegar a esas cifras en la época de la televisión en color ha sido Dennis Rodman pero siempre quedándose muy lejos de los 20 de media en anotación.
Es probable que nunca vuelva a haber un nuevo componente de este club.

Comenzamos en la siguiente pagina con el selecto Club del 20-20