La exitosa reinvención de Andre Iguodala

Los Philadephia 76ers eligieron con el pick 9 del Draft de 2004 a un joven escolta de la Universidad de Arizona de nombre Andre Iguodala. El objetivo de aquella elección era seguir construyendo un equipo competitivo alrededor de Allen Iverson pero también elegir jugadores que en un momento dado pudieran dar un paso adelante y convertirse en jugadores estratégicos o incluso franquicia en caso de que The Answer decidiera abandonar el proyecto de los 76ers.

Los Sixers no levantaban cabeza desde las Finales que perdieron contra los Lakers de Kobe y Shaq en la temporada 2000-2001.

Iggy fue un aire fresco para aquel equipo y en su primera temporada en la liga consiguió ser miembro del Mejor equipo Rookie de la temporada.

La temporada siguiente Andre Iguodala consiguió hacerse con el MVP en el partido Rookie Challenge del All Star y se convirtió en uno de los jugadores con más proyección de la liga. Los 76ers veían en él una alternativa de futuro a Allen Iverson.

El 19 de diciembre de 2006 se consumó el traspaso de Iverson a los Nuggets e Iguodala tomó el relevo como jugador franquicia. 

A partir de ahí llegaron los mejores años de Iguodala en Philadelphia llegando a promediar varias temporadas casi 20 puntos por partido y sobre todo haciendo llegar a los 76ers a Playoffs pero siempre cayendo en primera ronda.

En su última temporada en Philadelphia (2011-12), Iggy consiguió ser All Star por primera y única vez en su carrera pero al final de aquella campaña fue traspasado a Denver en una macro operación que llevó entre otros a Dwight Howard a los Lakers, Andrew Bynum a Philadelphia y a Nikola Vucevic a Orlando. Aunque no lo pareciera el equipo que salió ganando con aquella operación fueron los Magic.

Allen Iverson y Andre Iguodala

Sigue leyendo

El primer quinteto inicial Rookie de la NBA

Las posibilidades de que un jugador rookie pase a formar parte del quinteto inicial de un equipo pasan directamente tanto por la calidad de ese jugador como por la necesidad de ese equipo de ese jugador. Por estos motivos lo normal es que un jugador elegido en las primeras posiciones del draft vaya a un destino donde tanto por talento del jugador como por la necesidad del equipo, pueda tener un lugar en el quinteto inicial. Ahora bien, que ese equipo ponga en un juego un quinteto inicial rookie ya es otro cantar.

Lo normal es que los equipos dispongan de 3 o 4 rookies a lo sumo en su plantilla pero llegar a alcanzar los 5 o más rookies es una situación muy poco frecuente.

Sólo en el caso de la primera temporada de franquicias de nueva creación en la NBA se han dado situaciones de un gran número de rookies en esos equipos pero siempre ha habido algún jugador veterano en sus quintetos.

Esto es debido a que mediante los Draft de la expansión, los otros equipos más antiguos de la liga debían dejar disponibles jugadores de sus plantillas a los nuevos equipos.

Por esta vía las nuevas franquicias también obtenían jugadores con experiencia en la liga.

Más allá de este caso, un cinco inicial con jugadores de primer año en la liga parece algo casi imposible… pero no lo fue para el equipo que hace casi todo posible y que estaba dirigido por Mark Jackson en aquel momento.

Mark Jackson

Sigue leyendo

El ídolo de Chris Mullin en la NBA

La historia de la NBA recuerda habitualmente a sus grandes estrellas poniendo en valor sus mejores características o aptitudes en el juego. En el apartado de grandes tiradores varios son los elegidos pero entre todos ellos siempre está el nombre del hombre que llevó a su máxima expresión el concepto de “raza blanca tirador“. Hablamos como no de Chris Mullin.

El alero zurdo de Nueva York desde su etapa universitaria en St. John’s hasta el final de su carrera en la NBA hizo gala de ser un extraordinario tirador.

Sus porcentajes de tiro muestran su gran mecánica de tiro desde todas las situaciones del juego.

Terminó su carrera con un 50,9% en tiro de campo, un 38,4% en tiro de tres puntos y un 86,5% desde la línea de tiros libres.

Mullin fue 5 veces All Star y se retiró sin ganar ningún anillo tras pasar la mayor parte de su carrera en los Golden State Warriors.

Toda su carrera en la NBA lució el número de camiseta de su jugador más admirado.

HavlicekMullin Sigue leyendo

El peor partido individual de la historia NBA

Un día malo en cualquier deporte lo puede tener cualquiera, hasta los más grandes. Somos humanos y la existencia del error es consustancial a la del acierto. Es así de simple, siempre puede haber una mala actuación por muchos factores pero entre todas esas malas actuaciones sólo puede haber un peor partido individual de la historia de la NBA.

La liga donde se han mostrado algunas de las mejores actuaciones de la historia del deporte de la canasta también ha regalado actuaciones horribles.

El fallo puede llegar por muchos motivos como por ejemplo una buena defensa o quizás una mala elección de tiro.

Hay que presuponer que cualquier jugador que haya llegado a jugar en la NBA tiene calidad suficiente como para tener unos porcentajes de tiro relativamente buenos.

Al final siempre hay una buena posición de tiro o un lanzamiento más afortunado que hace que los jugadores puedan volver a coger confianza en el lanzamiento.

La actuación de la que vamos a hablar es histórica por muchos motivos.

Cuando se repasan los datos estadísticos de aquel partido parece casi increíble lo que pasó ya que incluso haciéndolo adrede tengo dudas de que el resultado fuera tan bueno (o tan malo) y máxime cuando el autor del desastre supremo era un jugador de bastante calidad que llegó a ser 5 veces All Star y miembro del Team USA.

De hecho para mayor paradoja esa misma temporada fue All Star

Tim Hardaway

Sigue leyendo

El hombre que hizo olvidar a Stephen Curry

En ocasiones cuando hacemos una cierta retrospectiva en la historia de la NBA nos encontramos con situaciones sorprendentes. Esos hechos del pasado se ponen en valor en el futuro ya que cuando realmente suceden no pensamos que van a tener otra repercusión. Uno de esos momentos es el del hombre que hizo olvidar a Stephen Curry.

El Draft del 2009 trajo una calidad de talento a la NBA como otros pocos draft en la historia.

La característica de aquella camada es que su talento previo era grande pero se ha hecho aun más grande todavía en la liga. Han crecido exponencialmente en la NBA con el paso de los años aunque ese sera otro tema a tratar en otra entrada de la web.

Aquel Draft de las super estrellas actuales Blake Griffin, James Harden, Curry o DeRozan pasó a ser el año de un hombre que vivió su mejor temporada en la liga precisamente aquel año.

Alcanzó cotas sólo reservadas a jugadores como Oscar Robertson, Michael Jordan o Lebron James como fue superar los 20 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias en su primer año en la liga.

Con el paso del tiempo ese jugador ha quedado muy por detrás de otros jugadores de aquel draft como es el caso de base de los Golden State Warriors.

Tyreke Evans

Sigue leyendo