El peor equipo defensivo de la historia de la NBA

Uno de los grandes mitos que siempre ha acompañado a la NBA ha sido la idea de que en temporada regular las defensas son laxas, es decir, que se defiende con muy poca intensidad. Esta teoría daría respuesta a los marcadores tan elevados de algunos partidos y al hecho de que algunos jugadores consigan cifras estadísticas tan espectaculares en anotación. Sea como sea es muy difícil sostener que esa falta de intensidad sea cierta salvo en el caso del que es considerado como el peor equipo defensivo de la historia de la liga.

Para ganarse ese poco honroso “Título” el equipo merecedor de esa consideración sí que realmente defendió poco y mal. Los fríos datos estadísticos delatan que en ese equipo se defendía poco… muy poco.

Defender es una cuestión de intensidad y actitud y el equipo que ha recibido más puntos por partido en una temporada completa en la historia de la NBA careció de ambas virtudes.

Michael Adams y Bailr Rasemussen

Sigue leyendo

Lo que sólo han hecho Michael Jordan y Lebron James

En los últimos años la comparación más recurrente para designar al mejor jugador de todos los tiempos ha sido la de Michael Jordan y Lebron James. Ambos dos han acumulado logros estadísticos que les permiten optar al Trono del Rey de la historia de la NBA si bien todavía Lebron tiene posibilidades de continuar logrando nuevos hitos en su carrera que le sigan acercando a esa sombra que él siempre ha perseguido.

Entre ambos suman múltiples anillos, MVP, records de anotación, Premios de temporada, Mejores quintetos y un largo etcétera de reconocimientos de lo más variopintos que los encumbran en un plano superior al resto de la gran mayoría de los jugadores de la historia.

Más allá de la NBA ambos jugadores también han acumulado éxitos a nivel internacional con el todopoderoso Team USA.

En la combinación de sus logros en la NBA y en los citados con la selección estadounidense de baloncesto radica uno de los curiosos datos que los diferencia a ambos jugadores del resto del común de los mortales.

Michael Jordan y Lebron James

Sigue leyendo

El alter ego de Michael Jordan que le ayudó a forjar su Leyenda

Llegar a ser el mejor de todos los tiempos en un deporte como el baloncesto, no es un camino sencillo de recorrer para el común de los mortales. Jordan lo consiguió en base al esfuerzo, la entrega absoluta y la superación máxima día tras día, pero no siempre fue así. Uno de los principales puntos de inflexión de su carrera llegó cuando descubrió al que se convertiría años más tarde en el alter ego de Michael Jordan…. Leroy Smith.

Todo comenzó en el Instituto Laney, aquel lugar donde el pequeño Michael Jordan aspiraba a ser la mitad de bueno que su hermano Larry.

Con tan sólo 15 años y 1.80 m de altura Michael Jordan anhelaba formar parte del primer equipo de baloncesto del Laney High School. Se presentó a las pruebas de selección como otros 50 chicos más del Instituto pero el entrenador de la época Clifton Herring (más conocido como Pop Herring) decidió que Michael no debía formar parte del primer equipo del Instituto.

Según cuentan las crónicas de la época, allá por noviembre de 1978, el equipo de Laney carecía de jugadores de altura y el entrenador Pop Herring decidió incluir a tan sólo un sophomore en el primer equipo. Ese jugador no era Michael Jordan, era Leroy Smith otro joven chaval que estaba en los 2.00 m.

Leroy Smith y Michael Jordan eran de la misma edad pero les diferenciaban 20 cm y la inclusión del primero fue un auténtico golpe para la moral del joven Michael.

Aquel año Jordan jugó con el segundo equipo de Laney pero el descarte de Herring le sirvió para encontrar la motivación para entrenar más duro y fuerte que nunca.

Durante ese año Michael Jordan se dedicó a llegar todos los días a las 6:00 a.m. al gimnasio de Laney para empezar a trabajar su juego antes que nadie, lo cual recordó el mismísimo Jordan en el United Center en la ceremonia de su primera retirada en 1994 delante del propio Pop Herring.

Al año siguiente Jordan subió ya como Junior al primer equipo de Laney High y a partir de aquí su crecimiento deportivo fue imparable pero no olvidó la afrenta de ver el nombre de Leroy Smith en vez del suyo en la puerta de aquel gimnasio de Laney en 1978.

leroy smith alter ego de Michael Jordan

Sigue leyendo

El compañero de equipo que batió a Michael Jordan

Desde que Michael Jordan se convirtiera en el Jesús Negro de la NBA cada cierto tiempo se han ido nombrando posibles sucesores del todopoderoso escolta de los Chicago Bulls. Esos nominados para el trono del Rey de Reyes de la NBA han ido corriendo distintas suertes quedándose casi siempre muy lejos de las expectativas creadas en torno a ellos. Uno de esos hombres fue Jerry Stackhouse.

Formado en los Tar Heels de North Carolina todo parecía de nuevo indicar que podría ser el nuevo Michael Jordan.

De juego atlético y de innegable capacidad anotadora, Stackhouse brilló en la NBA llegando a ser dos veces All Star pero como tantos otros (Vince Carter, Tracy McGrady, Grant Hill, Dwyane Wade…) no llegó ni a acercarse a la sombra de Michael Jordan.

Ahora bien, Stackhouse logró lo que ningún otro consiguió jugando al lado de Michael Jordan, consiguió batirle en una faceta en la que ningún compañero de equipo le pudo superar a lo largo de su carrera.

Michael Jordan y Jerry Stackhouse 2Jerry Stackhouse es el único compañero  de equipo que pudo superar en media de  anotación a Michael Jordan en una    temporada regular.

La temporada 2002-2003 fue la última temporada de Michael Jordan en activo como profesional en la NBA.

Aquel último curso de His Airness promedió 20 puntos por partido mientras que Jerry Stackhouse se fue hasta los 21.5 por cada encuentro disputado.

Michael Jordan contaba con 39 años aquella temporada mientras que Jerry Stackhouse tenía tan sólo 28 pero a pesar de ello quedaron muy cerca en su promedio anotador.

Sea como sea y muy probablemente de forma inconsciente, Stackhouse consiguió hacer lo que nunca había podido lograr ningún otro compañero de Michael Jordan en la NBA.

Superar al más grande, aunque sea con casi 40 años y en algo anecdótico, es algo muy importante para la carrera de cualquier jugador en la NBA y máxime cuando siempre has vivido con el sambenito de ser un aspirante a ser el nuevo Michael Jordan.

La promesa cumplida de Tim Duncan

Tim Duncan es una de las estrellas más respetadas de la historia de la NBA. Ese respeto se lo ha ganado durante las dos decadas que ha rendido a extraordinario nivel en la NBA.

Más allá de su gran nivel de juego pleno de fundamentos ofensivos y de compromiso e implicación defensiva, su comportamiento dentro y fuera de las canchas de baloncesto siempre fue ejemplar y por este motivo se convirtió en el auténtico icono del profesionalismo del mundo del baloncesto.

Este breve retrato de la figura de la super estrella de los San Antonio Spurs muestra de forma inequívoca una personalidad responsable y consecuente, tal y como mostró con tan sólo 18 años cuando tuvo que dar cumplimiento a la promesa que hizo a su madre en su lecho de muerte.

La madre de Duncan falleció por un cancer de pecho el 24 de abril de 1990, justo un día antes de que el joven Tim cumpliera 14 años dejándole un compromiso que cumplir… no debía abandonar la Universidad hasta que hubiera obtenido una licenciatura. 

Tim Duncan Wake Forest
Tim Duncan en Wake Forest

En la época en la que los jugadores daban el salto a la NBA desde el Instituto, Tim Duncan permaneció 4 años en la Universidad de Wake Forest hasta el Draft de 1997.

De esta forma Tim Duncan cumplió con la promesa realizada a su madre y tan sólo dio el salto a la NBA cuando completó su licenciatura en Psicología.

Aquella decisión no fue ni mucho menos sencilla ya que en aquella época se estaba produciendo precisamente el efecto contrario.

Muchos jugadores como Kobe Bryant, Kevin Garnett o Jermaine O’Neal estaban dando el salto a la NBA directamente desde el Instituto sin pasar ni un sólo año en la Universidad.

Duncan fue el objeto de anhelo de varios equipos de la NBA que tenían el número 1 del Draft durante varias temporadas pero el jugador de las Islas Vírgenes no decidió ser drafteable hasta 1997 con 21 años.

El mítico ala pivot de la NBA cumplió la promesa realizada a su madre y finalizó sus estudios universitarios antes de convertirse en uno de los mejores jugadores de la historia de la liga norteamericana.

Otro hecho sólo a la altura de alguien tan grande como The Big Fundamental