La tragedia del Team USA en los Juegos Olímpicos de Atenas

La selección de baloncesto de los Estados Unidos es el equipo que ha cosechado más éxitos deportivos en la historia de las olimpiadas. La superioridad histórica del Team USA en los Juegos Olímpicos es tal que nunca se ha bajado del podio en las citas olímpicas en las que ha participado.

De hecho, esas subidas al podio prácticamente siempre se han traducido en medallas de oro. Tan sólo en tres ocasiones hasta el momento, los Estados Unidos no se han subido a lo más alto del podio a recoger la presea dorada.

Hasta la cita olímpica de Munich 1972 el conjunto norteamericano no conoció la derrota. Sumaron un total de 62 partidos invictos sin conocer la derrota hasta que cayeron en una polémica final frente a la URSS de los Belov.

Aquello fue tomado como una confabulación política más allá de lo deportivo y por ese motivo y en plena guerra fría no se activaron las alarmas de lo que realmente estaba pasando… el baloncesto ya no sólo era propiedad norteamericana.

Los éxitos continuaron llegando al Team USA pero la superioridad ya no era tan evidente. En los Juegos Olímpicos de Montreal 1976 Estados Unidos ganó de nuevo el oro con 7 victorias sin mácula pero Puerto Rico y Checoslovaquia pusieron contra las cuerdas al gigante americano.

En Seúl 1988 llegó la segunda derrota del Team USA en los Juegos Olímpicos y el auténtico origen del cambio de ciclo en las participaciones internacionales de los Estados Unidos

URSS vs USA Seul 1988
Celebración de la victoria de la URSS frente al Team USA en semifinales

A partir de aquellas Olimpiadas donde los americanos cayeron sin paliativos frente a la URSS de Sabonis en semifinales se tomó la decisión de emepzar a llevar a las competiciones a jugadores profesionales. Concretamente en 1989 se cambió la norma que permitía llevar al Team USA a jugadores profesionales, es decir, a jugadores de la NBA.

Estados Unidos empezó a desplegar su arsenal para recuperar el dominio del baloncesto mundial y formó la mayor suma de talento deportivo de la historia del baloncesto. 

En 1992 el Dream Team con jugadores de la talla de Michael Jordan, Magic Johnson o Larry Bird arrasaron en los Juegos Olímpicos de Barcelona.

El mundo del baloncesto volvía a mirar con respeto y admiración al basket norteamericano ya que aquella pléyade de estrellas de la NBA volvió a hacer que vencer a los Estados Unidos fuera un sueño imposible.

En aquel momento se pensó que se sentaban las bases para otra era interminable de dominio del baloncesto norteamericano pero nuevamente el destino nos guardaba una sorpresa.

En las citas de Atlanta y Sidney el guión no fue muy diferente al de Barcelona pero todo cambió en Atenas 2004.

La vigésimo octava cita olímpica de la era moderna se presentaba como otra marcha militar del Team USA en pos de una sencilla y rápida victoria pero algo en aquel equipo no funcionó.

Team USA Atenas 2004
Team USA 2004

El talento que presentó el equipo norteamericano fue de la talla de jugadores ya consagrados como Tim Duncan, Allen Iverson o Stephon Marbury y estrellas emergentes como Lebron James, Carmelo Anthony y Dwayne Wade.

Como maestros de ceremonias desde el banquillo de aquel equipo Estados Unidos contó con Larry Brown como entrenador principal y con hombres como Gregg Popovich como entrenadores asistentes.

Todos los elementos parecían que sumaban suficiente para alcanzar el éxito pero la X de aquella formula escondía una incognita que a la postre desencadenaría la peor actuación histórica del equipo norteamericano como ahora veremos en la siguiente página.

El día que Drazen Petrovic cambió la historia del Team USA

A lo largo de la historia, todos los grandes imperios han sufrido derrotas que cambiaron su destino, y en la gran mayoría de ocasiones, marcaron el comienzo de su declive. Llevado a lo deportivo el todopoderoso Team USA también sufrió algo parecido aunque en su caso no marcó el comienzo de su declive sino el inicio de una segunda etapa donde desplegó a las mayores estrellas de su baloncesto.

Tradicionalmente el Team USA acudía a la cistas internacionales con equipos amateurs. Para ello llevaba a jóvenes jugadores que estaban todavía jugando en la NCAA, la gran cuna del baloncesto norteamericano.  

La superioridad del Imperio baloncestistico norteamericano era tal que para ganar con facilidad no tenían ni que llevar a jugadores profesionales a eventos de la importancia como Juegos Olímpicos o Mundiales.

Estados Unidos reinó con gran autoridad en el mundo del baloncesto hasta primeros de los 80’s aunque ya hubo algún episodio previo de debacle como la famosa final de los Juegos Olímpicos de Munich 1972.

En la década de los 80’s los jugadores internacionales comenzaron a mejorar su juego ostensiblemente y algunos de ellos incluso empezaron a ser objeto de deseo de la mismísima NBA. Algo estaba cambiando en el baloncesto y los Juegos Olímpicos de Seúl de 1988 certificaron que la hegemonía mundial del baloncesto norteamericano estaba llegando a su fin, al menos, en cuanto a los jugadores NCAA.

La URSS de Sabonis, Volkov o Kurtinaitis venció en semifinales de los Juegos a un Team USA compuesto por hombres de la clase de David Robinson, Danny Manningo Dan Majerle. Aquel golpe al gigante norteamericano hizo tambalear su histórico dominio en el baloncesto mundial al llevarse tan sólo la medalla de bronce pero ese hecho tan sólo fue la antesala del punto de inflexión definitivo.

Team USA 1990

Sigue leyendo

El verdadero origen del Jumpman de Michael Jordan

Uno de los iconos más importantes y significativos de la historia del baloncesto es sin lugar a duda el Jumpman de Michael Jordan. La importancia de dicha imagen convertida en marca tanto a nivel comercial, como a nivel social, podría colocarla incluso por encima del mítico logo de la NBA, ese logo del que todo sabemos que es Jerry West, salvo la propia NBA… o eso dicen.

Cuestión de dinero como podéis imaginar.

En el caso del Jumpman también ha habido controversia con su origen y con los derechos de imagen generados.

Curiosamente el origen del Jumpman es totalmente fortuito ya que está basado en una acción totalmente fuera del juego en un partido del baloncesto.

En 1984 la revista LIFE encargó un reportaje del Team USA para los Juegos Olímpicos que se celebrarían en Los Angeles y en aquel equipo había un joven jugador de los Tar Heels con unas excepcionales condiciones atléticas.

El fotógrafo de aquel artículo era el holandés Jacobus Rentmeester y le propuso a Jordan que efectuara un salto de ballet sujentado el balón con el brazo izquierdo en extensión. La idea era hacer un grand jete para simular un mate en máxima extensión.

Michael Jordan tan sólo interpretó lo que le propuso Rentmeester y saltó en esa posición… realmente no había en frente una canasta, ni como consecuencia pretendía hacer un mate y menos con la mano izquierda siendo Jordan diestro.

La foto fue superpuesta sobre un fondo donde parecía un paisaje y una canasta de baloncesto y apareció en aquella edición de LIFE sin que nadie supera que en un futuro sería una imagen que sería historia del baloncesto.

Sigue leyendo

Jason Kidd el invicto del Team USA

Sin duda ninguna Jason Kidd es uno de los mejores bases de la historia de la NBA. Su fama de jugador polivalente se la ha ganado a pulso logrando noche tras noche números importantes tanto en anotación, como en asistencias y en rebotes.

De hecho antes de la eclosión de esta última etapa de los Triples Dobles donde parece que es fácil lograr dichas cifras, Jason Kidd era uno de los pocos jugadores capaz de coquetear con esas cifras del doble dígito en los tres parámetros estadísticos principales.

Tras casi 1400 partidos en la NBA logró terminar su carrera con unos promedios simplemente de super estrella de la historia de la liga.

Sus 12.6 puntos, 6.3 rebotes y 8.7 rebotes por partido lo dicen todo.

En 2008 llegó a promediar 11.3 puntos, 8.1 rebotes y 10.4 asistencias en lo que fue la actuación más cercana al triple doble desde Oscar Robertson aunque como ya es historia Russell Westbrook es el hombre que ha logrado igualar el hito de The Big O.

La grandeza de Jason Kidd en la NBA también se puede resumir en ser el segundo jugador de la historia que más asistencias y robos totales ha realizado tan sólo por detrás de John Stockton.

Más allá de todos estos logros el polivalente base posee otro curioso record.

Jason Kidd

Sigue leyendo

El otro Team USA de 1984

Cuando todavía los jugadores profesionales de la NBA no tenían que defender el orgullo patrio del baloncesto norteamericano, los jugadores de la NCAA eran los que iban a competir por Estados Unidos a las competiciones del baloncesto FIBA. El Team USA de 1984 probablemente fue el último gran equipo universitario de la historia ya que el de 1988 fracasó al sólo cosechar el bronce en Seúl 1988.

Aquel equipo de 1984 tenía la particularidad de contar con Bobby Knight de entrenador principal y con importantes y prometedoras figuras del baloncesto norteamericano.

De hecho, el Draft de 1984 de la NBA es considerado como uno de los mejores de la reciente historia de la liga junto el de 1996 y el de 2003.

Ser miembro de aquel Team USA de 1984 no fue para nada sencillo.

Algunos de los integrantes de aquel equipo han pasado a la historia del baloncesto pero sorprendentemente aquel equipo probablemente fue mucho peor de lo que podía haber sido.

Antes de entrar en materia y de hablar de quien pudo haber estado hablemos de los que estuvieron.

Team USA 1984

Sigue leyendo