Los primos más y menos conocidos de la NBA

Por la historia de la NBA han pasado muchos tipos de familiares. Desde el caso típico de las sagas de padres e hijos hasta el caso de los interminables Barry que cuentan con de momento hasta tres generaciones en la NBA las relaciones familiares en la NBA son de toda naturaleza. Padres, hijos, abuelos, tios, sobrinos, primos… en general de todo.

En esta ocasión vamos a poner el foco en los primos ya que hay algunos casos curiosos que os sorprenderán.

La particularidad de los primos es que obviamente no tienen porque tener apellidos comunes y por tanto hay relaciones familiares que permanecen teóricamente en el anonimato.

No han sido muchos a lo largo de la historia pero haberlos los hay.

El repaso va a consistir en las parejas de primos en los que al menos uno de los dos sea un jugador muy conocido para el gran público… o incluso en algún caso los dos.

Nos vamos a dejar algunos casos de jugadores que no han sido especialmente relevantes en la liga.

Comenzamos con los primos más famosos de la historia de la NBA

 

VINCE CARTER y TRACY MCGRADY

VINCE CARTER Y TRACY MCGRADY

Estas dos super estrellas probablemente sean los primos más conocidos de la historia de la NBA.

McGrady y Carter son primos segundos y se enteraron casi de casualidad de su relación familiar.

Ambos compartieron vestuario en Toronto y nos han brindado algunos de los momentos más espectaculares de la NBA en las últimas décadas.

Probablemente dos de los mejores dunkers de la historia de la NBA.

(Continúa en la siguiente página…)

Los extraordinarios 40 puntos de Joe Dumars

Los Detroit Pistons campeones de la NBA en los años 1989 y 1990 tuvieron un líder incuestionable en Isiah Thomas y una serie de jugadores sobre los que se construyó un equipo que ha pasado a la historia como los temidos Bad Boys. Entre aquellos jugadores que se ponían el mono de trabajo para jugar al baloncesto que fuera necesario dependiendo de las circunstancias y rival hubo otro jugador al margen de Thomas que fue clave en aquel equipo por su gran calidad y su saber estar en un segundo plano a la sombra de Thomas. Hablamos como no de Joe Dumars.

El pequeño escolta de los Pistons formó con Isiah Thomas uno de los mejores backcourts de finales de los 80’s y principios de los 90’s.

Joe Dumars supo saber estar en ese segundo plano para que Isiah Thomas no encontrara en él un rival tipo al que encontró en Adrian Dantley y que llevó finalmente al Profesor fuera de los Pistons.

A pesar de ese trabajo fuera de los focos Dumars logró ser 6 veces All Star y promedió casi toda su carrera dobles dígitos.

De hecho finalizó su carrera tras 14 años en los Pistons promediando unos meritorios 16.1 puntos, 2.2 rebotes y 4.5 asistencias.

El momento más álgido de su carrera llegó en las Finales de 1989 cuando consiguió convertirse en MVP aunque años más tarde conseguiría un hecho insólito que a día de hoy mantiene como hombre record en la NBA.

joe dumars MVP

Sigue leyendo

El equipo que ha hecho más traspasos en la historia NBA

Año tras año en la NBA se producen traspasos entre los diferentes equipos de la liga en busca de completar y mejorar las plantillas con los jugadores idóneos para las necesidades de cada entrenador.

Los traspasos deben tener un equilibrio financiero ya que en general los equipos cuentan con poco margen salarial para contar con jugadores que tengan fichas altas siempre y cuando no se desprendan de otros jugadores de un coste similar.

Hay equipos y General Managers que son capaces de sacar petroleo de sus operaciones deportivas tanto a través de traspaso jugador por jugador como de otras operaciones más rocambolescas.

Prácticamente todos los equipos han realizado traspasos entre todos aunque hay algunas excepciones a día de fecha de edición del artículo como los Spurs y los Celtics o los Hornets y los Pistons que todavía no han intercambiado jugadores u otras alternativas (picks del draft, dinero, etc…)

ATLANTA HAWKS Y DETROIT PISTONS

Sigue leyendo

McGrady, de un pequeño pueblo de 9.000 habitantes al Hall of Fame

Ya conocemos los nombres que este año se incorporarán al Naismith Basketball Hall of Fame. Al repasar la lista hay un nombre que, inevitablemente, destaca por encima de los demás: el siete veces All-Star y dos veces mejor anotador de la NBA Tracy McGrady. Junto a él, Robert Hughes, Bill Self, Rebecca Lobo, Muffet McGraw, Mannie Jackson, Tom Jernstedt, Jerry Krause, ‘Zack’ Clayton, Nick Galis y George McGinnis verán sus nombres en el museo situado a la orilla del río Connecticut, en un espacio que el Sr. Naismith concibió hace ya más de cien años.

Tras sus comienzos en el gimnasio de un pueblo de 9.000 habitantes como Auburndale, y después de una carrera de 16 años, “T-Mac” se ha ganado un espacio en Olimpo del baloncesto.

Puede que haya pasado mucho tiempo desde su retirada y que ahora reciba un honor que muchos reivindicaron para McGrady tiempo atrás, pero ha llegado el momento de ver su nombre entre los más grandes, un recordatorio de su etapa dorada en Orlando Magic, pero también de sus inicios con los Raptors y de sus seis temporadas con los Rockets.

Sólo han pasado cuatro años desde su retirada oficial en 2013, pero, a muchos, la espera se les ha hecho larga.

Tracy McGrady forma parte del Olimpo de la NBA desde aquel diciembre de 2004 en el que los Rockets perdían de ocho frente a San Antonio a falta de cuarenta segundos. Hay genios que se despiertan frente a la adversidad, y los allí presentes pudieron vivir uno de los momentos más grandiosos de la historia del baloncesto.

Con mayúsculas. McGrady se echó al equipo encima y comenzó a anotar triple tras triple. Tras el ciclón, el marcador confirmaba lo que los incrédulos ojos de sus rivales se negaban a aceptar: Tracy McGrady acababa de anotar 13 puntos en 33 segundos para dar la victoria a su equipo por la mínima. Poco más de medio minuto para confirmarse como leyenda.

Sigue leyendo

La otra cara de Rasheed Wallace

Uno de los grandes personajes de la NBA de finales de los 90’s y principios del siglo XXI fue sin lugar a duda Rasheed Wallace. En ocasiones la carrera de Sheed se vio mediatizada por su faceta de jugador controvertido y con un carácter digamos que difícil.

Ser miembro de los Jail Blazers y de los Pistons de la famosa pelea que avergonzó a la NBA en 2004 entre los Pistons y los Pacers no le ayudó a ser considerado como un jugador fácil de controlar dentro y fuera de las canchas de baloncesto.

Si a esto le añadimos su guerra personal con los árbitros de la NBA y su record digamos que no muy popular de ser el hombre con más técnicas pitadas en una temporada en la NBA pues terminamos de construir un perfil de jugador bastante controvertido y difícil de controlar pero hubo otro Rasheed Wallace.

El Wallace jugador fue uno de los primeros ala pivots perfil Siglo XXI.

Con sus 2.08 cm y su gran movilidad se convirtió en un jugador muy difícil de defender ya que su juego era más propio de un jugador exterior que de perfil interior.

A esa calidad y movilidad sumó un tiro exterior con gran nivel de acierto.

A partir de la mitad de su carrera su tiro de tres puntos se convirtió en una herramienta desestabilizadora de cualquier defensa en la NBA.

Rasheed Wallace 3

Sigue leyendo