El histórico error de traspaso de los Utah Jazz

En la historia de la NBA ha habido decisiones estratégicas de traspaso de jugadores que han marcado el devenir de la competición. En este sentido y sin lugar a duda en 1982, los Utah Jazz cometieron uno de los mayores errores en un traspaso de un jugador de la historia de la liga.

Por aquel entonces acababa de llegar a la franquicia de Salt Lake City el mítico entrenador Frank Layden para intentar redirigir un banco a la deriva que hasta aquel entonces estaba en las manos de Tom Nissalke.

Los Jazz contaban por aquel entonces con un Adrian Dantley que estaba en pleno apogeo anotador siendo de hecho uno de los máximos anotadores de la liga año tras año y con un joven Darrell Griffith que también rozaba la veintena de puntos por partido.

El equipo de Utah contaba en aquel momento con grandes anotadores pero la defensa brillaba por su ausencia ya que eran el segundo equipo de la NBA que más puntos recibía por partido con un total de 116.6.

Derivado de su mal balance en la temporada 1981-1982 (25-57), contaban con la tercera elección del Draft de 1982 y decidieron apostar por un joven alero de perfil atlético y anotador de la universidad de Georgia.

Dominique Wilkins Hawks

Sigue leyendo