1986… el mejor año del pájaro en la NBA

La carrera de Larry Bird se caracterizó por una gran continuidad y estabilidad en el nivel deportivo alcanzado, es decir, no tuvo grandes altibajos entre sus mejores y peores temporadas en la liga. El pájaro siempre dio un alto nivel en la liga… desde su temporada de Rookie hasta el año de su despedida.

Se puede afirmar que no tuvo una mala temporada en sus datos estadísticos ya que nunca bajó en una temporada de los 19.3 puntos por partido, 6.2 rebotes y 4.5 asistencias.

Es importante reseñar que la temporada donde marcó su mínimo de anotación y de rebotes, fue el año (1989) en el que una grave lesión en los talones sólo le permitió jugar 6 partidos, lo cual también es señal de que fácilmente esa temporada también podría haber subido sus cifras estadísticas.

De cualquier forma, estar en esas cifras al alcance de muy pocos jugadores en la liga muestra el inmenso talento y polivalencia que atesoraba Bird.

Si además de sus datos individuales incluimos el parámetro del efecto que el juego de Larry Bird tuvo sobre su equipo, hay una temporada que destaca aún más si cabe.

Larry Bird pájaro 1986

Sigue leyendo

El origen de las famosas Jordan Rules

El origen de las famosas Jordan Rules parte de una simple pregunta… ¿Como parar al mayor talento ofensivo de la historia de la NBA?. Esa misma pregunta se hacían los equipos de la NBA cuando un joven Michael Jordan llegaba a promediar 37.1 puntos de media por partido en la temporada 1986-1987.

Aquel Michael Jordan se encontraba todavía en su versión 1.0 y la propuesta de juego de los Chicago Bulls era básicamente dársela al 23 y que el provea.

El juego de Jordan y de sus primeros Bulls creció en torno a la figura de His Airness, lo que se visualizó rápidamente en el ascenso del equipo de Illinois en las tablas de clasificación convirtiéndose en un equipo de Playoffs y aspirante a todo.

La cuestión es que ese tipo de juego tan centrado en Michael Jordan no fue suficiente para que los Bulls superaran a equipos como los Celtics en los Playoffs de 1986 y 1987 y posteriormente los Detroit Pistons en los Playoffs de 1988,1989 y 1990.

De hecho, el origen del gran éxito de los Bad Boys en frenar a Michael Jordan fue que diseñaron un sistema defensivo anti Jordan.

Michael Jordan vs Laimbeer

Sigue leyendo

El jugador que más partidos ha jugado en la NBA sin jugar Playoffs

Si hablamos de Tom Van Arsdale el primer dato que nos viene a la cabeza es que es el hermano gemelo de Dick Van Arsdale y que ambos conforman la dupla más prolífica estadísticamente hablando hasta la fecha de hermanos gemelos en la NBA.

Esta pareja de gemelos eran tan parecidos que era practicamente imposible reconocerlos salvo por el nombre en la camiseta en su etapa de la Universidad de Indiana.

Además en esa primera etapa de su carrera deportiva los números que lograron en su paso por la universidad fueron practicamente iguales ya que sólo se diferenciaron en 12 puntos en total y el promedio de rebotes fue exactamente el mismo con 10 por partido.

Fueron seleccionados en el Draft de 1965 Dick en décima posición por los New York Knicks y Tom en undécima posición por los Detroit Pistons.

Jugaron las mismas temporadas en la NBA  e incluso fueron las mismas veces All Star, en tres ocasiones cada uno, coincidiendo en dos de ellas en los partidos de las estrellas. En total Tom Van Arsdale disputó 929 partidos y Dick Van Arsdale 921.

En la temporada 1976-1977 los hermanos Van Arsdale, ya con 33 años coincidieron por primera vez en el mismo equipo en la NBA ya que jugaron ambos para los Phoenix Suns decidiendo ambos al final de la temporada retirarse al mismo tiempo.

La carrera de ambos hermanos fueron practicamente en paralelo hasta su retirada pero Tom consiguió un hito por desgracia negativo que Dick no consiguió y que convierte a Tom en un hombre record en la NBA.

Hermanos Van Arsdale

Sigue leyendo

La mejor pareja ofensiva en un séptimo partido de las finales NBA

Si hacemos una retrospectiva sobre la ha historia de la NBA y ponemos el foco en la 18 ocasiones en las que se ha llegado hasta el séptimo partido en la Finales de la NBA veremos que ha habido actuaciones épicas en ese partido vital, algunas de esas actuaciones tuvieron el premio del éxito y otras han quedado sumidas al olvido.
 
Tras ver la actuación de Kyrie Irving y Lebron James en las finales de 2016 donde anotaron ambos 41 puntos vamos a ver cual ha sido la pareja de jugadores que ha tenido un mejor desempeño en el partido en el que sólo vale ganar y la dicotomía gloria u olvido es inevitable.
 
¿Pero quienes han sido la pareja de jugadores de un mismo equipo que en la historia han jugado un séptimo partido de las Finales NBA con un mayor rendimiento ofensivo?
 
Hay muchos potenciales candidatos como Cousy y Russell, o Kareem y Oscar Robertson, Bird y Mchale, Magic y Worthy, Kobe y Pau o Lebron y Wade entre otros pero ninguno de ellos son la pareja de jugadores que hicieron un mejor séptimo partido en la historia de la Finales de la NBA.
 
Ocurrió el 18 de abril de 1962 en el Boston Garden cuando se vivió el primer clásico Los Angeles Lakers vs. Boston Celtics.
 
Jerry West y Elgin Baylor

Pat Ewing el hombre al que sólo le faltó la suerte

Si tuviéramos que hablar de un jugador con gran calidad al que le faltó la fortuna suficiente para ser Campeón de la NBA siempre nos viene a la cabeza el recurrente nombre de Elgin Baylor o quizás también el de Karl Malone pero realmente ambos fueron capaces de luchar por los títulos en igualdad de condiciones y al final simplemente no pudieron superar a sus rivales,
 
Luchar para ganar y al final caer derrotado habiendo tenido la posibilidad de darlo todo es un acto digo y admirable deportivamente hablando luego los dos jugadores anteriores no hay nada que reprocharles… uno se cruzó con los Celtics de Chamberlain y otro con los Bulls de Jordan.
 
En mi opinión el jugador que completa este trio de jugadores que deberían haber tenido ese anillo en sus dedos es Pat Ewing, el pivot jamaicano que estaba destinado a marcar una época pero que al final por unos motivos o por otros desarrolló una gran carrera en la NBA pero sin finalmente obtener el merecido premio del Campeonato.

Ewing antes de llegar a la NBA como número 1 del Draft de 1985 ya había jugado 2 finales de la NCAA  con los Hoyas, una perdiéndola frente a la North Carolina de Jordan y Worthy y la otra ganandosela a los Cougar de Houston de Hakeem Olajuwon.

 Ewing fue MVP de aquellas finales de la NCAA de 1984 pero ahí empezaría su mala fortuna… la misma que la de los Knicks.

Sigue leyendo