La tierra prometida de Mo Malone

Desde la llegada de Julius Erving a los Philadelphia 76ers en la temporada 1976-1977, el equipo de Pensilvania se convirtió de uno de los peores equipos de la década de los 70’s al eterno aspirante a Campeón. El problema de ese gran cambio de status fue que tan sólo se quedó en eso… en aspirante a Campeón, pero todo cambió con la llegada en la temporada 1982-1983 de Mo Malone.

Hasta aquel momento los 76ers habían disputado en ese periodo tres Finales de la NBA en 1977, 1980 y en 1982 cayendo en todas ellas.

El equipo de Philadelphia tenía casi todo para ser Campeón pero nunca llegaba a conseguir el objetivo de lograr el Título de la NBA.

Jugadores como Andrew Toney, Bobby Jones, Maurice Cheeks o el propio Julius Erving habían llevado al equipo a las puertas del Campeonato pero no habían sido capaces de alcanzar el objetivo final.

El 15 de septiembre de 1982 se gestó el traspaso del Moisés que les llevaría a la tierra prometida. Moses Malone fue traspasado de los Houston Rockets a los 76ers a cambio de Caldwell Jones y la primera ronda del Draft de 1983.

En aquel momento Malone era una de las grandes estrellas de la NBA ya que había logrado incluso ser MVP de temporada regular en dos ocasiones.

Era el hombre que debía guiar hacia el camino del anillo a Philadelphia.

Mo Malone
Mo Malone

El impacto de Mo Malone en los 76ers fue arrollador ya que el equipo se fue hasta las 65 victorias y 17 derrotas en la temporada 1982-1983.

Si los Sixers ya eran el eterno aspirante a Campeón, con Malone se convirtieron en máximos candidatos al anillo.

Esa misma temporada Malone fue nombrado nuevamente MVP de la NBA y antes de los playoffs lanzó una profecía sobre el futuro de aquellas series Finales.

Moses Malone predijo que se resolverían mediante un “Fo Fo Fo…”. Aquella frase venía a decir que las tres series hasta el anillo de Campeón se resolverían en cuatro partido con un 4-0 a favor de los 76ers en todas las rondas.

Para muchos aquella frase era simplemente una bravuconada pero para otros fue una revelación de lo que estaba apunto de suceder.

En la primera ronda se impusieron por 4 a 0 a los New York Knicks pero en la segunda los Bucks consiguieron ganar un partido quedando un balance final de 4 a 1 para los de Philadelphia.

En las Finales de la NBA les esperaban los Angeles Lakers, que habían sido su gran bestia negra en años anteriores ya que ante los de California perdieron la Final de 1980 y 1982.

Los 76ers llegaban en su mejor momento y en frente tenían al rival que querían tener para ajustar la vendetta de años anteriores.

Los Lakers fueron totalmente barridos por los 76ers en una serie que finalizó con un inapelable 4 a 0.

moses malone

El MVP de aquellas Finales fue Mo Malone promediando por partido 25.8 puntos, 18 rebotes, 2 asistencias, 1.5 robos y 1.5 tapones. 

El pivot de los 76ers fue capaz de conseguir esa cifras ofensivas y al mismo tiempo frenar a Kareem Abdul Jabbar.

El dato de rebotes de ambos pivots en aquellas finales da clara muestra del dominio de Malone… 72 para Mo y 30 para Kareem.

El famoso “Fo Fo Fo…” de Malone pasó a ser el “Fo Five Fo”, al ser la victoria en segunda ronda en cinco partidos (Five-Cinco en inglés) pero la profecía quedó para la historia de la NBA como una de las grandes frases míticas de la competición.

Como muestra del recuerdo de la famosa frase de Malone, los Philadephia 76ers grabaron en el anillo que les entregaron a los jugadores la frase Fo Five Fo.

Como dijo el propio entrenador de los 76ers Billy Cunningham…

“La diferencia con los años anteriores fue Moses Malone”

Billy Cunningham y Moses Malone
Billy Cunningham y Moses Malone

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *