Más puntos en un cuarto y una mitad de un partido de Playoffs

Cuando llegan los Playoffs llega la hora de la verdad para muchos equipos y jugadores de la NBA que han depositado todas sus esperanzas y deseos en esta parte de la temporada que es la antesala del gran objetivo de alcanzar el Título de Campeón de la NBA.

En esto partidos a vida o muerte en los que sólo cuenta ya la victoria y conseguir pasar la ronda suelen aparecer los mejores jugadores de los mejores equipos para echarse a las espaldas a sus compañeros y liderarlos hasta la victoria final, pero a veces también aparecen otros jugadores que a pesar de ser jugadores de gran calidad no aparecen en las quinielas de ser los máximos protagonistas de la serie o el partido.

A muchos jugadores se les encoge la mano y no dan todo lo que podrían dar en una situación de menor presión y sin embargo otros actuan con total tranquilidad probablemente por la ventaja de no ser el foco de atención y de esperanza de los aficionados.

Estos heroes inesperados también han escrito páginas gloriosas de la historia de la NBA y han tenido sus momentos para el recuerdo como el caso del hombre del que vamos a hablar hoy que un día se vistió de heroe para conseguir alcanzar un record histórico que todavía perdura en los anales de la NBA.

Eric Sleepy Floyd
El 10 de mayo de 1987 los Golden State Warriors se enfrentaron a Los Angeles Lakers en las semifinales de la Conferencia Oeste.

Aquellos de Lakers de Magic, Worthy, Kareem, Scott… se convertirían finalmente en Campeones de la NBA pero aquel día el protagonista no fue ninguno de aquellos legendarios jugadores del Showtime sino que la estrella inesperada fue el base de los Warriors Eric Sleepy Floyd.

El hombre de los parpados caidos (de ahí su sobrenombre de Sleepy) anotó 51 puntos dio 10 asistencias e hizo 4 robos para dar la única victoria de aquella serie al equipo de San Francisco.

 Aquel día Floyd entró en la historia de la NBA.

Batió 2 records  de una tacada y en un sólo partido.
Por un lado el de anotación en un sólo cuarto de los playoffs con 29 puntos (el cuarto de aquel día) y el de anotación en una sola mitad con un total de 39 puntos.
Aquel día el heroe inesperado fue Eric Sleepy Floyd que de esta forma cerró la mejor temporada de su carrera profesional.

Aquel día Sleepy estuvo bien despierto…
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *