La super estrella que se le escapó a la ABA

Desde que la ABA comenzó a competir con la NBA por el dominio del basket norteamericano allá por 1967 muchos fueron los intentos de la joven ABA por desbancar a la todopoderosa NBA. Algunos de esos intentos fueron algunos cambios en las normas de juego, un estilo más rápido y fresco de baloncesto y sobre todo fichajes de jóvenes jugadores con rol de super estrella a golpe de talonario.

La ABA obvió la Four Year Rule de la NBA y permitió a sus equipos fichar jugadores que no hubieran ni incluso pasado por la universidad.

Todo valía para ganarle la partida a la NBA.

De esta forma llegaron a coexistir dos Draft, uno de la NBA y otro de la ABA y los jugadores cuando eran seleccionados debían optar por la sobriedad y estabilidad de la NBA o por la joven y llena de color liga de la ABA.

La decisión en muchos casos se dirimía por la posibilidad de poder ofrecer contratos lo antes posible y que los jugadores pudieran empezar a ganar dinero con el baloncesto.

El problema del dinero en la ABA no era hacer los contratos si no pagarlos. Los equipos de aquella liga siempre adolecieron de una mala capacidad de financiación y de una gestión económica muy deficiente.

De hecho, probablemente la cuestión económica fuera el germen de la extinción de la liga y de la llegada de tan sólo 4 equipos de la ABA a la NBA en la expansión de 1976. Esos cuatro equipos eran las franquicias solventes que pudieron afrontar el canon de acceso a la NBA.

Volviendo a esos jóvenes fichajes si había una super estrella en los 70’s que tenía un perfil ABA más claro por su mágico y creativo estilo de juego ese era Pete Maravich.

De hecho estuvo a punto de llegar a aquella liga pero un curioso acontecimiento cambió su decisión.

Pete Maravich

Los Atlanta Hawks eligieron en la posición 3 del Draft a la super estrella universitaria Pete Maravich y en la ABA fueron los Carolina Cougars el equipo que se hizo con sus derechos.

El hombre de los 44 puntos de media por partido tuvo que decidir en que liga y equipo jugar.

Maravich mantuvo conversaciones con ambos equipos y finalmente se decantó por la solidez de la NBA que era su idea inicial pero el detonante de cerrar su fichaje por los Hawks llegó de las negociaciones con el equipo de la ABA.

Maravich se reunió en Nueva York con los Carolina Cougars que intentaron hacer lo máximo por ficharle.

Al acabar las negociaciones el primer día y abandonar la habitación del hotel donde habían estado negociando los Maravich descubrieron con sorpresa que los representantes de los Carolina Cougars no habían pagado la habitación del encuentro.

El padre de Pete Maravich tuvo que pagar la habitación del hotel y apenas les quedó dinero para el taxi de vuelta.

Los Maravich precisamente no eran una familia pudiente por aquel entonces.

Aquel detalle les hizo darse cuenta de como funcionaban las cosas en algunos equipos de la ABA y decidieron apostar por lo seguro.

Si no eran capaces de tener el detalle de pagar ni una habitación de hotel… ¿como iban a pagarle millones de dolares?

Aquella decisión fue un acierto de los Maravich ya que los Cougars desaparecieron 4 años más tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *