Frases míticas de la historia de la NBA XIII

En la NBA hay mucho sentido del humor… y más inteligencia de la que la gente supone… aunque también hay algún caso diferente… frases buenas, inteligentes, graciosas, ocurrentes… y sobre todo auténticos personajes.
 
Quizás a veces no haya que tomarles demasiado en serio a determinados jugadores pero no por eso sus frases dejan de ser dignas de ser destacadas.
 
Por otro lado también hay casos de jugadores que demuestran su talento más allá de las canchas con un verbo lleno de digamos… contenido y significado.
 
Os dejo con algunas de la mejores frases y sus autores de la NBA
 

“Sinceramente creo que ese chico esta chiflado”

  Rasheed Wallace sobre Gilbert Arenas… entre locos anda el juego.
 
 Rasheed Wallace
 
 

Sigue leyendo

Los Alienígenas del Siglo XXI en la NBA: Paul Pierce

De este Alienígena del Siglo XXI lo primero que impacta al recapitular su historia es ver donde están sus orígenes… ¿Como puede un extraterrestre que ha nacido y crecido en el planeta Inglewood, California, durante la época del Showtime, convertirse en el adalid del orgullo verde en Boston?
 
Probablemente nunca sepamos la realidad de la respuesta a esa pregunta… sólo se explica esa transformación por el poder del orgullo verde.
 
Sea como sea cuando la historia recuerde a nuestro artista invitado de hoy recordará a un Green Lantern (Linterna Verde) venido del planeta Inglewood y a su anillo, a un hombre de verde que sobrevivió a 11 puñaladas, al Celtic que encontró el camino al éxito tras 20 años de peregrinaje por el desierto, hoy hablamos del Alienígena que se adaptó y transformó por el poder del orgullo verde, hoy hablamos de The Truth, de Mr. Paul Pierce.
 
Paul Anthony Pierce 2.01 cm, alero, 19 temporadas al más alto nivel en la NBA, un jugador efectivo sin excentricidades, sin exceso de recursos ni adornos pero con eficiencia de la optimización máxima de los que tiene un jugador que lo que sabe hacer, lo hace perfecto y que tiene como único objetivo la victoria.
 
Pierce creció en los suburbios de Inglewood, California, donde el baloncesto le sirvió para escapar de un destino cruel asociado a un entorno poco propicio para el crecimiento de un niño. Empezó a jugar en los playgrounds de la zona donde se empezó a forjar el Pierce ganador ya que en este hábitat hay que optimizar tus recursos para ganar cada día a cualquier rival… nunca sabes ni el tipo de juego, ni de rival que te espera en el siguiente partido.
 
Jugó 4 años en el Inglewood High School (curiosamente su color es el verde), para posteriormente convertirse en un Jayhawk de la Universidad de Kansas donde fue All American en el primer equipo de 1998 tras promediar 20.4 puntos, 6.7 rebotes y 2.6 asistencias.
 
Ese mismo año dio el salto al Draft de la NBA celebrado en Vancouver (Canada) donde sería elegido por los Boston Celtics en 10ª posición.
 

PAUL PIERCE EN 1998

Paul pierce 1998
 
 

 PAUL PIERCE EN 2017

Paul Pierce Clippers

 
 Aquella clase del Draft del año del Lockout de 1998 nos regaló a Dirk Nowitzki, Vince Carter, Antawn Jamison o Mike Bibby y nos dejó como número 1 a un intrascendente Michael Olowokandi
 
Si nos teletransportaramos en el Delorean de Regreso al futuro y marcáramos la fecha de su debut en la NBA (finales de octubre, principios de febrero de 1999) nos encontraríamos un mundo así:

En la música Cher con su último asalto al éxito hacía sonar su Believe y Shakira se volvía Ciega, loca y sordomuda, y Stars on 54 nos hacía movernos y volver a inicios de los 80, al neoyorquino Estudio 54, con el If you could read my mind.

En la cartelera Norman Bates revivía en el sonrojante remake de Psicosis de Gus Van Sant, y Julia Roberts y Susan Sarandon nos hacían vivir el drama lacrimógeno grado 1, Quedate a mi lado.

Pedro Martinez de la Rosa y Marc Gené estaban a punto de debutar en la Formula 1, Steffi Graf ganaba el Principe de Asturias de los deportes…

 

(Continúa en la siguiente página…)