Bill Russell… algo más que una cuestión de elegancia

Bill Russell siempre ha sido conocido por no ser un personaje precisamente conformista. Desde sus complicados orígenes en Monroe (Lousiana) por los problemas raciales existentes, en una zona donde los derechos civiles para los negros se soslayaban continuamente, hasta su llegada y éxito en la NBA, tuvo que superar muchas circunstancias en su juventud en las que precisamente no fue bien tratado por el mero hecho de ser negro.

En aquella época en Estados Unidos se vivía un momento en la que las reivindicaciones sociales, por el lógico derecho a una igualdad de trato con los ciudadanos blancos, eran continuas.

La familia Russell se vio obligada a abandonar Monroe para trasladarse a Oakland (California) donde el ambiente social era muy distinto a la zona de los antiguos estados “algodoneros”.

Todo esto marcó la personalidad de Russell y este nunca se arrugó ante los desdenes y desplantes sufridos a lo largo de su carrera.

Uno de ellos llegó cuando ya era un proyecto firme de estrella, cuando ya había triunfado con los Dons de la Universidad de San Francisco, tras ganar en dos ocasiones consecutivas la NCAA en 1955 y en 1956.

En aquel momento muchos de los jugadores de raza negra tenían en el baloncesto la mejor oportunidad para salir de la pobreza. Para ello debían dar el salto al profesionalismo ya que la NCAA era un deporte amateur y no se podría cobrar por ello.

Las principales opciones que se les abrían a los jugadores de la época eran jugar en ligas menores profesionales, ir a la NBA o bien fichar por un equipo muy especial… los Harlem Globetrotters.

Aquellos Gobletrotters eran un equipo profesional serio aunque no participaban en ninguna liga concreta.

Bill Russell

Sigue leyendo