Adrian Smith el MVP del All Star menos All Star

La historia de Adrian Smith es la historia de un sueño hecho realidad. Es la historia que nos hace recordar que todo es posible sólo hay que querer, estar en el lugar adecuado y como no, tener también un punto de userte que te lleve a llegar donde los demás no han sido capaces de hacerlo.

La carrera de Adrian Smith es la carrera de un buen jugador de baloncesto pero no de una estrella.

Sus números así lo indican.

Jugó 10 temporadas en la NBA entre 1962 a 1971 siendo la gran mayoría de ella miembro de los Cincinnati Royals y en el final de su carrera de los San Francisco Warriors.

El escolta promedió en su carrera 11.3 puntos, 2.1 rebotes y 2.3 asistencias por partido.

Fue compañero de grandes estrellas de la época en los Royals como Oscar Robertson o Jerry Lucas.

En los 60’s dominaban la liga en lo colectivo los Celtics y los Lakers y en lo individual jugadores como Oscar Robertson, Elgin Baylor, Jerry West, Bill Russell o Wilt Chamberlain.

Brillar en aquel firmamento no era para nada sencillo y menos para jugadores como Adrian Smith aunque todo cambió en 1966 donde realizó los mejores números de su carrera con 18.4 puntos, 3.6 rebotes y 3.2 asistencias por partido lo que le llevó al sueño de todo gran jugador, ser convocado para el All Star Game.

Una cita que además se celebró precisamente en Cincinatti, donde Smith jugaba en aquella época.

Aquel fue desafortunadamente para él su única convocatoria para el  All Star Game en su carrera aunque la cita le deparó un resultado inesperado y ni mucho menos desafortunado.

 

Adrian Smith Royals

Adrian Smith fue el ganador del MVP del All Star Game de 1966 en su única participación en el partido de las estrellas.

Como declaró años más tarde el ya era feliz sólo con estar en aquel equipo de la Conferencia Este y en el aquel partido.

El 11 de Enero de 1966 en el Cincinnati Gardens de la ciudad de Cincinnati compartió equipo con jugadores como Wilt Chamberlain, Bill Russell, Oscar Robertson, Sam Jones, John Havlicek o Willis Reed.

En frente tenía ala conferencia Oeste con los prolíficos anotadores Rick Barry y Jerry West.

El Este ganó con facilidad por 137 a 94 y contra todo pronóstico el MVP fue para Adrian Smith, practicamente un invitado entre las super estrellas del equipo de la Conferencia Este.

Adrian Smith con la inestimable ayuda de su compañero Oscar Robertson se fue hasta los 24 puntos, 8 rebotes y 3 asistencias lo que le valió ser reconocido como mejor jugador de aquel partido por delante de hombres como Wilt Chamberlain (21 puntos, 9 rebotes y 3 asistencias), Jerry Lucas (10 puntos y 19 rebotes), John Havlicek (18 puntos y 6 rebotes) o el propio Big O que anotó 17 puntos, atrapó 10 rebotes y dio 8 asistencias.

 Adrian Smith cumplió un sueño y recibió como Premio a parte del Trofeo MVP, un Ford Galaxie que se entregaba al también al ganador.

Aquella noche además Adrian Smith se convirtió en el único jugador en ganar el MVP en una única participación convirtiéndose en el MVP del All Star menos All Star de todos los tiempos.

 

Os dejo un vídeo resumen de aquella noche mágica… sobre todo para Smith:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *