David Thompson la estrella que se extinguió en el Studio 54

David Thompson es uno de los grandes jugadores que a finales de la época de los 70’s compartió éxitos y fracasos entre la extinta ABA y la NBA. Moses Malone, Julius Erving, George Gervin, Dan Issel, Artis Gilmore o el propio David Thompson, tan solo son el ejemplo de grandes jugadores que optaron por jugar antes en la ABA que en la NBA.

Todos ellos se distinguieron por su grandísimo talento y por sus excepcionales condiciones físicas para practicar el baloncesto.

Hombres como Moses Malone, Julius Erving o George Gervin quizás sean las figuras más reconocidas de aquel grupo de jugadores, ya que consiguieron logros tan importantes como Campeonatos de la NBA, MVP de temporada y del All Star, e incluso, de máximos anotadores de temporada.

Los más curioso de aquel grupo es que si se hubiera preguntado a los aficionados  de mediados de los 70’s cuál era el jugador de mayor proyección y talento, muchos de ellos habrían respondido que ese hombre era David Thompson.

Su apodo más conocido fue Skywalker, ya que tenía unas excepcionales condiciones físicas para el salto. Su potencia y elevación hacían que sus escasos 193 centímetros cabalgaran por el aire para terminar las jugadas en poderosos mates a una mano.

El nivel que alcanzó en la NCAA fue tal, que llegó a convertirse en Campeón con North Carolina State en su último año en la Universidad, lo cual le sirvió para ser elegido tanto como número 1 del Draft de la NBA por los Atlanta Hawks, como número 1 del Draft de la ABA por los Virginia Squires, decantándose finalmente por esta segunda liga.

La extinción de la ABA al año siguiente le llevó finalmente a la NBA, pero ya como jugador de los Denver Nuggets.

David Thompson con los Denver Nuggets
David Thompson con los Denver Nuggets

El nivel de juego de David Thompson se puede resumir en que se convirtió en el ídolo de un chaval llamado Michael Jordan

Aunque todavía él obviamente no lo sabía, Jordan se había convertido en su fan, ya que Thompson era especialmente conocido en la zona de Carolina del Norte, lugar donde creció y se formó Michael, tanto en el Instituto como en la Universidad.

Este hecho se lo reconocería el propio Jordan, haciendo que David Thompson fuera el jugador encargado de introducirle en el Salón de la Fama.

Más allá de este vinculo tan especial con el jugador más grande de todos los tiempos, Thompson nunca llegó a las expectativas que se habían puesto sobre él.

Llegó a ser una de las grandes estrellas de la NBA siendo en varias ocasiones All Star e incluso MVP de la cita de las estrellas de 1979. También fue en dos ocasiones miembro del mejor equipo de la liga y se convirtió en uno de los máximos anotadores de la NBA en un sólo partido tras conseguir 73 puntos.

Su problema fue el mismo que el de otros jugadores de esa época… las drogas. El consumo de estupefacientes y una vida disoluta le llevó a una gran bajada de su rendimiento sobre la pista.

Con apenas 29 años tuvo una lesión que acabó con su carrera, pero curiosamente esa lesión no tuvo lugar en una cancha de baloncesto, sino en el famoso Studio 54 de la Calle 54 Oeste de Manhattan, Nueva York.

Se vio involucrado en una pelea en la que le tiraron por las escaleras y donde se destrozó literalmente una rodilla, llevándole directamente a la retirada.

El hombre que caminaba por el cielo, que fue ídolo de Michael Jordan y que firmó en su momento el mayor contrato económico de la historia de la NBA, terminó saliendo del baloncesto por la puerta de atrás y buscando alternativas para reconstruir su vida eliminando sus adicciones.

Michael Jordan y David Thompson
Michael Jordan y David Thompson

Del todo a la nada, así se podría definir la carrera del hombre del que Michael Jordan tenía un póster en la pared de su habitación. 

Comenta el artículo!! Dinos lo que piensas!