El reto anotador de David Thompson a George Gervin

Desde que la NBA fagocitó a la ABA en 1976 muchos de los jugadores que habían sido estrellas en la liga del balón tricolor, se convirtieron en las estrellas de la NBA. Entre esas estrellas adoptadas de la ABA llegaron grandes anotadores como Julius Erving, George Gervin, David Thompson, George McGinnis, Dan Issel o Moses Malone.

De hecho, estuvieron entre los grandes anotadores de la liga desde su llegada a la NBA.

George Gervin es el máximo exponente de este grupo de jugadores ya que logró ser máximo anotador de la liga en cuatro ocasiones, algo reservado sólo a jugadores como Allen Iverson, Kevin Durant o ya en otro estrato superior Michael Jordan o Wilt Chamberlain.

Todos los Títulos de máximo anotador que se llevó George Gervin o también llamado Iceman fueron de gran dificultad pero entre todos ellos destacó el primero, el de 1978.

Aquel año llegaron al último con opciones a llevarse el título de máximo anotador tanto David Thompson como George Gervin.

Todo se iba decidir el 9 de abril de 1978 y aquel día no decepcionó a nadie ya que se vieron dos de la mejores actuaciones individuales de anotación de la historia.

Primero jugaron los Denver Nuggets de David Thompson y el escolta de los Nuggets se fue en 43 minutos de juego hasta los 73 puntos.

George Gervin y David Thompson 1

Sigue leyendo

La noche que cayó el Imperio UCLA

La formula John Wooden – UCLA en su balance histórico ha sido la mejor de la historia de la NCAA pero esa formula tardó en comenzar a dar sus éxitos. Desde que Wooden comenzara a dirigir a los Bruins en 1948 hasta que ganó su primer campeonato en 1964 pasaron más de 15 años. Eso sí a partir de ese momento comenzó la imponente era del Imperio UCLA.

Ese imperio ganó 10 Títulos en 12 años con una superioridad casi absoluta.

Jugadores como Walt Hazzard (Mahdi Abdul-Rahman), Gail Goodrich, Lew Alcindor (Kareem), Lucius Allen, sideny Wicks, Curtis Rowe, Bill Walton, Keith Wilkens (Jamaal) o David Meyers fueron los hombres que construyeron junto a Wooden el mayor dominio de una universidad en la historia de la liga universitaria de Estados Unidos.

Curiosamente en aquella pléyade de jugadores se percibe claramente aquel espíritu abierto de UCLA con varios jugadores que cambiaron su nombre al Islam.

Más allá de esta anécdota, el programa deportivo de UCLA funcionaba a la perfección. Era capaz de captar talento y de transformarlo en éxito deportivo.

Tal fue ese éxito que tras dos Títulos consecutivos en 1964 y 1965 y el año de ausencia en 1966 en las series finales, comenzó el mayor dominio de la historia de la NCAA.

De la mano de Lew Alcindor los Bruins encadenaron tres títulos más en 1967, 1968 y 1969. Posteriormente Sidney Wicks lideró de nuevo a UCLA a otros dos Campeonatos más en 1970 y 1971 hasta que comenzó la era Walton que completaría dos temporadas perfectas con un balance de 30-0 y que llevaría a UCLA a ganar un total de 7 Títulos consecutivos.

Wooden y Walton

Sigue leyendo

El auténtico ídolo de Michael Jordan

Resulta paradójico escribir un artículo sobre el ídolo de un jugador que seguramente sea el jugador más idolatrado de la historia del baloncesto y probablemente uno de los más reconocidos de la historia del deporte en general. Los ídolos también tienen referentes y en esta ocasión vamos a hablar del ídolo de Michael Jordan, del hombre que el pequeño Michael Jeffrey Jordan soñaba conocer y llegar a ser.

Hay que partir en un supuesto como este de que el jugador de referencia de Michael Jordan no pudo ser cualquier jugador.

Ese hombre fue David Thompson la estrella de la ABA y de la NBA que surcó los cielos bajo el sobrenombre de skywalker y que tan sólo bajo al mundo de lo terrenal por culpa de la adicción a las drogas.

David Thompson no fue cualquier jugador. Fue el hombre que consiguió acabar con el imperio de UCLA con la Universidad de North Carolina State llevando al propio John Wooden y a un todopoderoso Bill Walton a conocer el sinsabor de la derrota.

Aquel joven escolta de los Wolfpack tras dar buena cuenta de UCLA en semifinales tras siete años sin conocer la derrota llevó a los “otros” del estado North Carolina a conquistar la NCAA tras vencer a Marquette en la final de la competición.

David Thompson

Sigue leyendo

Los números 1 del Draft que nunca jugaron con sus electores

La historia del Draft de la NBA es consustancial a la historia de la propia liga. En 1947 comenzó el sistema de elección de los jugadores a través de la distribución entre los distintos equipos de la liga en aras de fomentar la competitividad e igualdad de la competición. La joya de la corona del sistema han sido año tras año los números 1 del Draft.

El Draft es el sistema por el cual muchas franquicias han podido conseguir derechos sobre jugadores de gran talento que sin este sistema quizás no habrían podido fichar nunca.

Los jugadores sueñan con jugar y triunfar en las grandes franquicias históricas como los Celtics, Lakers, Bulls, Warriors o 76ers pero no sueñan jugar en equipos como los Grizzlies, Raptors o Nuggets por ejemplo.

El premio gordo de la loteria del Draft de cada año es poder elegir el número 1 del draft.

Esa elección implica que un equipo puede elegir el mejor talento joven (seleccionable) del año y en torno a él poder construir el futuro de esa franquicia.

Los números 1 del Draft habitualmente han sido un sinónimo de salto de calidad para él equipo donde recalan aunque también ha habido algunas elecciones de números 1 que han sido nefastas.

Por otro lado también ha habido equipos que directamente por diferentes motivos no contaron o pudieron contar con esas primeras elecciones del draft.

A lo largo de la historia ha habido tres motivos principales por los que los números 1 no han llegado a jugar en los equipos que los eligieron.  Estos han sido básicamente traspasos, no llegar a jugar en la NBA y la coexistencia con la ABA.

Comenzamos a repasar cronológicamente los números 1 del Draft que nunca jugaron con los equipos que los eligieron

 

Sigue leyendo

El desembarco del talento y el espectáculo de la ABA en la NBA

Siempre se ha tendido a comparar aquellas dos ligas que coexistieron a finales de los 60’s y mediados de los 70’s pero la balanza nunca estuvo cerca de estar equilibrada salvo en la calidad de los jugadores de la ABA.

En aquella época la NBA era ya la gran liga norteamericana. Contaba ya con equipos muy consolidados en sus ciudades y con una estructura social y organizativa muy sólida que hacia que mirase con cierta condescendencia a esa liga un tanto caótica nacida para jugar al baloncesto en un entorno del espectáculo puro.

La ABA adoptó reglas innovadoras como el triple o la posibilidad de contratar jugadores que no hubieran pasado por la universidad mientras que la NBA seguía manteniendo de forma firme sus reglas y sistemas convencionales. En cierta manera aquello era normal porque la ABA era la liga aspirante al trono y la NBA la reina de las ligas.

Tras varios años en los que mantuvieron una lucha por el mercado deportivo del baloncesto en Estados Unidos los problemas económicos de los equipos de la ABA y la continua creación y desaparición de equipos llevó a la ABA a la practica extinción al sólo quedar 6 equipos al final de la temporada de 1976-1977.

Esta situación límite hizo que la NBA impusiera sus condiciones a la hora de aceptar a algunos de aquellos equipos en su competición y entre otros requisitos les pidió una solvencia económica propia de una franquicia que hubiera creado un nuevo equipo.

Esto convirtió a aquella unión entre ambas ligas en una expansión de la NBA y no en una fusión como en algunos ligares se cita.

El premio de ganar la batalla deportiva y comercial de la NBA, a parte de las cuatro franquicias que todavía se mantienen en la liga, fue la adquisición de un elenco de jugadores de primer nivel que mejoraron mucho la calidad y espectáculo de la liga.

 Esto podría ser una presunción pero analicemos los datos del primer All Star tras la unión de ambas ligas y veréis los sorprendentes datos.

All Star Game 1977