La noche que cayó el Imperio UCLA

La formula John Wooden – UCLA en su balance histórico ha sido la mejor de la historia de la NCAA pero esa formula tardó en comenzar a dar sus éxitos. Desde que Wooden comenzara a dirigir a los Bruins en 1948 hasta que ganó su primer campeonato en 1964 pasaron más de 15 años. Eso sí a partir de ese momento comenzó la imponente era del Imperio UCLA.

Ese imperio ganó 10 Títulos en 12 años con una superioridad casi absoluta.

Jugadores como Walt Hazzard (Mahdi Abdul-Rahman), Gail Goodrich, Lew Alcindor (Kareem), Lucius Allen, sideny Wicks, Curtis Rowe, Bill Walton, Keith Wilkens (Jamaal) o David Meyers fueron los hombres que construyeron junto a Wooden el mayor dominio de una universidad en la historia de la liga universitaria de Estados Unidos.

Curiosamente en aquella pléyade de jugadores se percibe claramente aquel espíritu abierto de UCLA con varios jugadores que cambiaron su nombre al Islam.

Más allá de esta anécdota, el programa deportivo de UCLA funcionaba a la perfección. Era capaz de captar talento y de transformarlo en éxito deportivo.

Tal fue ese éxito que tras dos Títulos consecutivos en 1964 y 1965 y el año de ausencia en 1966 en las series finales, comenzó el mayor dominio de la historia de la NCAA.

De la mano de Lew Alcindor los Bruins encadenaron tres títulos más en 1967, 1968 y 1969. Posteriormente Sidney Wicks lideró de nuevo a UCLA a otros dos Campeonatos más en 1970 y 1971 hasta que comenzó la era Walton que completaría dos temporadas perfectas con un balance de 30-0 y que llevaría a UCLA a ganar un total de 7 Títulos consecutivos.

Wooden y Walton

Finalmente y contra todo pronóstico en 1974 cambió el guión que ya parecía escrito para los Bruins

El imperio UCLA cayó derrotado en una Final Four que parecía diseñada para acabar con los Bruins. 

Todo parecía destinado a que UCLA de la mano de un excelso Bill Walton se llevara otro campeonato.

Walton y Jamaal Wilkens de nuevo llevaron a los Bruins a la Final Four de 1974.

Allí se encontraron con otros tres equipos por la pelea del campeonato de la NCAA.

Estos equipos fueron Marquette, North Carolina State y Kansas. La particularidad de aquella Final Four fue que se disputó en Greensboro… North Carolina.

Esto hizo que prácticamente (y sin el prácticamente) los Wolfpacks de North Carolina State jugaran como si fueran el el equipo local.

UCLA y North Carolina se midieron en semifinales y el partido simplemente no defraudó las expectativas de un choque de trenes entre dos equipos liderados por los dos mejores jugadores de la NCAA.

Por un lado David Thompson como estrella de los Wolfpacks y por otro lado Bill Walton como lider de UCLA.

Walton Burleson Greensboro

El partido se disputó con una presión ambiental para UCLA tremenda ya que prácticamente todo el público estaba a favor del equipo de su Estado.

UCLA llegó al final del tiempo reglamentario con una ventaja de 5 puntos que fue diluida en los instantes finales por North Carolina. Así se llegó a la prórroga con empate a 65.

La primera prórroga fue simplemente un cumulo de nervios y errores por ambos equipos y tan sólo anotaron dos puntos cada conjunto.

Al final empate a 67 y de nuevo se llegó al tiempo extra para dilucidar el vencedor.

La segunda prórroga fue muy diferente a la primera, llegando los puntos de una forma rápida y ágil… sobre todo inicialmente del equipo de California.

Tal fue el dominio inicial de UCLA que llegaron a tomar una ventaja de 7 puntos en la segunda prórroga pero como la caída de todo gran Imperio, UCLA terminó encajando 10 puntos consecutivos para caer por 80 a 77.

Walton cayendo David Thompson

 El Imperio UCLA había finalizado su dominio bajo el poder de un público en contra, unos majestuosos David Thompson y Tommy Burleson que acabaron con 28 y 20 puntos respectivamente y contra si mismos por el miedo a ser los eternos favoritos.

Bill Walton acabó con unos grandes números de 29 puntos y 18 rebotes… que no fueron suficientes.

En la final North Carolina State se impuso a Marquette y David Thompson se coronó como mejor jugador del Torneo.

El resultado fue digno de una gran película.

North Carolina State 1974 Champions

David Thompson apodado Skywalker (por su gran capacidad de salto… no por Luke) acabó con el Imperio UCLA… pero como ya sabéis el Imperio contraatacó.

David Skywalker Thompson

Al año siguiente, John Wooden tras 27 años dirigiendo a UCLA anunció su retirada de los banquillos antes del final de temporada.

Los Bruins se clasificaron nuevamente para la Final Four que esta vez fue en San Diego… California (parece que el “destino” debía algo a UCLA).

Allí la fuerza del destino fue inevitable en esta ocasión y John Wooden pudo retirarse con un nuevo campeonato bajo el brazo.

UCLA cerraba un ciclo histórico de 10 campeonatos en 12 años y Wooden se retiraba en lo más alto… justo donde merecía hacerlo y no con el infortunio de 1974.

Así es el baloncesto y por eso lo amamos… un día parece que es capaz de robarnos todo con gran crueldad y al día siguiente  es capaz de devolvernos con creces la felicidad como si ese ayer no hubiera existido.

 Una historia digna de un equipo y un entrenador de leyenda.

Walton, Kareem y Wooden

Animo y comenta el artículo!! Dinos lo que piensas!