Lusia Harris la primera y única mujer elegida en un Draft oficialmente en la NBA

A lo largo de la historia el Draft de la NBA nos ha ido proporcionando multitud de historias y anécdotas que contar ya que tanto los primeros Drafts como aquellos interminables Drafts de los 70’s y 80’s permitían que los equipos tuvieran ciertas frivolidades a la hora de escoger a los jugadores sobre los que tendrían derechos en su posible carrera en la NBA.

Pues bien, una de esas historias que tiene el Draft de la NBA es la de Lusia Harris, la primera y única mujer Drafteada oficialmente.

Digo esto porque realmente no fue la primera, ya que en 1969 (El Draft de Lew Alcindor/Kareem Abdul Jabbar) los San Francisco Warriors seleccionaron a Denise Long pero la NBA anuló aquella selección.

Sin embargo, la NBA no anuló la siguiente selección  de una mujer.

En el puesto 137 los New Orleans Jazz (Actuales Utah Jazz) eligieron a la joven Pivot de 1.91 cm Lusia Harris de la Delta State University en el Draft de 1977.

Esto hizo que se convirtiera en la primera y única mujer drafteada en la NBA por un equipo profesional.

Lusia Harris
Aquel Draft de 1977 fue más bien pobre en cuanto a futuros grandes jugadores producidos. De hecho, el número 1 de aquel año Kent Benson pasó sin pena ni gloria por la NBA.

Volviendo a la historia de Lusia Harris, en aquel momento era una de las grandes dominadoras del baloncesto femenino en los Estados Unidos ya que había llevado a Delta State a 3 Campeonatos Nacionales consecutivos (con un record de 109 victorias y 6 derrotas) y a la selección Norteamericana a ganar el Campeonato Pan Americano y la medalla de Plata en los juegos Olímpicos de Montreal 1976.

Esta carta de presentación deportiva valía como justificación para la selección de los Jazz, aunque años más tarde, bueno meses más tarde, se descubriría que por aquel entonces Lusia estaba embarazada y no podría haber acudido al Campus de entrenamiento de los Jazz.

Harris nunca mostró interés en intentar jugar profesionalmente en la NBA y nunca llegó a intentarlo, aunque no dejó su carrera deportiva ya que jugó varios años en la liga profesional femenina de aquella época (la WBL) en los Houston Angels.

 Posteriormente dedicó su vida al mundo del baloncesto como entrenadora.

 En 1992 fue incluida en el Salón de la Fama del Baloncesto como jugadora, convirtiéndose en la primera mujer en formar parte del mismo.

En 1999 también fue incluida en el Salón de la Fama femenino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *