Cuando Michael Jordan pudo haber sido Magic Mike

La historia de la NBA se ha escrito en gran parte en base a los grandes jugadores que han formado parte de la competición y que nos han dejado para el recuerdo actuaciones memorables,contribuyendo de esa manera a generar la magia y el espectáculo que rodea a la liga norteamericana y que seduce a los aficionados a lo largo y ancho del planeta tierra.
 
Dos de los hombres que han contribuido de forma sustancial a esa seducción deportiva de la NBA del aficionado de baloncesto de cualquier punto del planeta fueron sin duda Earvin Johnson Jr. y Michael Jeffrey Jordan.
 
Fácilmente los habréis reconocido pero aún así vamos a llamarles por sus denominaciones más conocidas “Magic” Johnson y Michael Jordan.
 
El primero es uno de los grandes bases de todos los tiempos, el rey del showtime, de los contraataques que enamoraron a toda una generación sobre el maravilloso escenario dispuesto en el Forum de los Angeles.
 
Earvin Johnson fue apodado y bautizado deportivamente como Magic por el periodista Fred Stabley Jr. cuando todavía jugaba en el Instituto Everett en su Lansing natal.
 
Earvin Johnson gracias a su baloncesto único, diferente y creativo se había ganado a pulso el apodo de ser mágico. A partir de ahí sólo ha habido y habrá un Magic.
 
Por su parte Michael Jordan es para muchos el mejor jugador de todos los tiempos del baloncesto y por sus características físicas y deportivas siempre ha sido conocido por apodos como Air Jordan o His Airness.
 
Ambos jugadores siempre se han demostrado un respeto y una admiración especial propia solamente de los que se reconocen como jugadores únicos.
 

Michael Jordan y Magic Johnson compartitieron sólo algunas temporadas en la NBA ya que Magic llegó a la liga en 1979 y Jordan en 1984.

En cierta manera Michael Jordan creció en su vida deportiva viendo triunfar a un Magic Johnson que desde su llegada a la liga se había convertido en una de las grandes estrellas ganando el anillo y siendo el MVP de las finales en su primera temporada en la competición.

 Magic ya se había ganado su apodo pero todavía no tenía el grado de consolidación y de peso histórico que fue ganando con el paso de los años y que ha hecho que ese apodo sea inequívocamente propio del jugador de los Angeles Lakers.
 
En aquella época los Magic Johnson, Moses Malone, Kareem, Julius Erving o Larry Bird eran los principales idolos del baloncesto de aquella generación.
 
 Michael Jordan por aquel entonces contaba con tan sólo 16 años y  todavía estaba en el instituto Laney en Carolina del Norte.
 
Como otros muchos jóvenes jugadores de baloncesto también tenía un ídolo del cual descubrió una curiosa anécdota en una entrevista en 2012 para la revista Playboy.
 
   
Jordan en la foto de graduación de Laney High
 

Michael Jordan en sus años en Laney fue conocido como Magic Mike, de hecho, el propio jugador en la entrevista reconocía que en su primer coche un Pontiac Grand Prix de 1976 decidió cambiar los números de su matrícula (algo típico en USA) por su apodo de la época en Laney.

En aquel reluciente coche lucía en la matricula el nombre de MAGIC MIKE como se puede ver en la siguiente imagen:

Magic Mike

Esa denominación que a día de hoy nos suena Frankenstiniana, pudo haber sido posible si Earvin Johnson no hubiera sido digno de su sobrenombre y con su espectacular estilo de juego, no se hubiera ganado el reconocimiento de ser apodado Magic.

 Finalmente, Michael Jordan abandonó a su llegada a la Universidad de North Carolina dicho sobrenombre y aquel apodo quedó como algo anecdótico y olvidado en su pasado.

Quizás sea por la costumbre de oír la palabra Magic asociada irremediablemente a el apellido Johnson, pero Magic sólo pudo haber y habrá uno.

Earvin Magic Johnson.

 

 

Este artículo es parte del libro Los tres tenores de la NBA disponible a través de Amazon

Los tres tenores de la NBA
 
 
[wysija_form id=”1″]
 

Comenta el artículo!! Dinos lo que piensas!