El día que un Alero fue el máximo taponador de la NBA

Desde que en la temporada 1973-1974 Elmore Smith se proclamara como el máximo taponador de la primera temporada donde se contabilizaron los tapones, han pasado grandes especialistas por la competición que han ido construyendo la historia de una de las clasificaciones defensivas más importantes de la NBA.
Jugadores como Wilt Chamberlain, Nate Thurmond, George Mikan o Bill Russell fueron grandes taponadores, pero nadie los contabilizó oficialmente luego no hay forma ni manera de poder evaluar aquellos años de los grandes dinosaurios de la NBA.
Lo que sabemos a día de hoy es que el taponador es por naturaleza un jugador intimidador y para poder intimidar hay que tener un buen timing del salto, pero también inevitablemente ser lo más grande y ágil posible.
Todo esto lo encontramos en los jugadores de perfil interior, los pivots y los ala pivots.
De hecho la gran mayoría de los mejores pivots de la historia de la NBA son de los más grandes taponadores de todos los tiempos.
Casos hay de jugadores que como Ala pivots también han ejercido gran poder de intimidación como el caso de Serge Ibaka o de Anthony Davis pero estamos básicamente en tierra de pivots, aunque en la temporada 2004-2005 se produzco un hecho inaudito hasta el momento.
Andrei Kirilenko

El ruso Andrei Kirilenko se proclamó mejor taponador de la liga con una media de 3.3 tapones en 41 encuentros disputados.

 Este hecho no tendría nada de particular si Andrei Kirilenko no fuera un alero.
AK 47 se convirtió en el primer jugador no interior en ganar esta clasificación. De hecho nadie posteriormente lo ha conseguido.
A pesar de jugar sólo 41 partidos Kirilenko pudo participar en la clasificación porque hace falta o jugar más de 70 partidos o bien superar los 100 tapones y el ruso cumplió esta segunda condición con 136 tapones.
El segundo máximo taponador ya fue Marcus Camby con una media de 3.0 por encuentro y más partidos disputados, por lo tanto obtuvo más tapones totales pero menos de media y no pudo superar al jugador de los Jazz.
Curiosamente la temporada siguiente Kirilenko hizo su mejor temporada en cuanto a tapones se refiere con un total de 220 y una media de 3.2 en 69 partidos, pero la clasificación se la llevo Marcus Camby con una media de 3.3 en 20 partidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *