Eddie Jones el olvidado mentor de Kobe Bryant

Una de las mayores pesadillas de cualquier joven jugador en su llegada a la NBA, es ser elegido en la noche del Draft por un equipo en plena reconstrucción. Si a esto le añadimos que ese equipo es un histórico como los Angeles Lakers, las comparaciones con épocas anteriores pueden ser tremendamente injustas y hacer que la carrera de un jugador sea muy infravalorada. Este puede ser un breve resumen del caso de Eddie Jones en su paso por la franquicia californiana en la que dio mucho más de lo que la historia le recuerda.

Jones llegó a la NBA en el Draft de 1994 siendo elegido por los Angeles Lakers en décima posición. Aquella elección realmente fue la primera gran opción que tenían los Lakers en el draft tras la retirada prematura de Magic Johnson en 1991 por ser portador del VIH.

Las posiciones en el Draft normalmente se determinan por la posición del equipo en la temporada del año anterior al sorteo, y por ese motivo, los Lakers no solían tener de las primeras posiciones de elección en esos años, ya que hasta la retirada de Magic, e incluso, en el año posterior, el equipo de los Angeles tuvo unas temporadas bastante aceptables disputando los Playoffs por la deriva del equipo que tenían preparado con Magic Johnson.

A los Lakers les iba a costar volver al nivel que tuvieron en los 80’s, pero la mezcla de veteranos como Byron Scott, James Worthy, Kurt Rambis o Vlade Divac con una nueva camada de jugadores de nivel medio-alto como Nick Van Exel, Anthony Peeler o el propio Jones (MVP del Rising Stars 1995), junto con incorporaciones vía traspaso como Cedric Ceballos, hizo que los Lakers siguieran siendo muy competitivos. 

Eddie Jones con el Rising Stars de 1995
Eddie Jones con el Rising Stars de 1995

De aquel grupo de jóvenes jugadores fue especialmente clave Eddie Jones, por lo que hizo en su etapa y por lo que dejó en los Lakers como legado.

Una de las comparaciones más habituales de Eddie Jones en su estilo de juego fue con Michael Cooper, ya que ambos eran escoltas con un físico portentoso y un excelente nivel defensivo.

En el caso de Jones sus prestaciones ofensivas eran todavía mejores que las del ganador de cinco anillos, Michael Cooper.

Los Lakers siguieron entrando en Playoffs y cayendo en primeras rondas, pero en la temporada 1996-1997 todo cambió para los de los Angeles y particularmente para Eddie Jones.

Shaquille O’Neal firmó con los Lakers como agente libre y Jerry West ideó el traspaso de Vlade Divac a los Hornets a cambio de los derechos en el Draft de un joven jugador recién salido del Instituto Lower Merion de Pensilvania, de nombre Kobe Bryant.

Aquel año fue especialmente raro para Eddie Jones por varios motivos. Primero, los Angeles Lakers retiraron el número 25 que el llevaba en honor de Gail Goodrich y pasó a llevar el número 6 por su jugador favorito Julius Erving. No voy a decir que no sea justa la retirada de camiseta de Goodrich por los Lakers, pero que la tenga él y no Michael Cooper nunca dejará de sorprenderme. 

Jones además consiguió ser nombrado All Star y se convirtió en un jugador clave en aquellos prometedores Lakers. De hecho, volvió a ser All Star al año siguiente y fue parte esencial del equipo que llegó hasta finales de Conferencia en 1998 contra los todopoderosos Utah Jazz de Karl Malone y John Stockton,que llegaron a poner contra las cuerdas a Michael Jordan en la conquista de su sexto y último anillo.

Eddie Jones y Kobe Bryant
Eddie Jones y Kobe Bryant

A mediados de la siguiente temporada fue traspasado a los Hornets junto con Elden Campbell a cambio de B.J. Armstrong, J.R. Reid y Glen Rice.

¿Qué había pasado?, ¿qué había hecho mal para ser traspasado un jugador joven All Star en un equipo aspirante a todo?, ¿cuál había sido el motivo?

Las respuestas a todas esas preguntas tienen una misma palabra… Kobe.

Eddie Jones era un grandísimo jugador digno de ser parte de los Lakers, pero en el banquillo aguardaba un jugador único. Además curiosamente Jones actuó de mentor de Kobe en los Lakers en aquellos dos primeros años.

Ambos medían lo mismo, era jugadores atléticos, jugaban en la misma posición y, como añadido a nivel personal, tenían la conexión de la ciudad de Philadelphia, ya que Kobe Bryant era originario de allí y Jones se había formado en la Universidad de Temple de Philadelphia.

Un jugador prometedor y dos veces All Star como Eddie Jones, que además participó en la formación y adaptación de Kobe Bryant, tuvo que abandonar los Lakers porque la emergente estrella necesitaba más minutos y Jones ya sólo podía ser un obstáculo para la futura leyenda de los púrpura y oro.

Jones continuó su carrera en la NBA y siguió siendo un jugador importante en la liga, incluso All Star en el año 2000 y miembro del tercer mejor equipo de la liga, pero nunca alcanzó el nivel de ese prodigio llamado Kobe Bryant.

Haciendo una retrospectiva de aquella situación, seguramente no fuera la más justa posible con el talento y la carrera de Eddie Jones, pero sí que lo fue por todo lo posteriormente acaecido con la historia de éxitos de los Lakers y de la NBA en general, lo cual no es óbice para que se le deba un justo recuerdo al hombre que fue el primer mentor de la futura Mamba Negra de la NBA.

Comenta el artículo!! Dinos lo que piensas!