Kevin Garnett y la Máquina del tiempo de Minnesota

28 de Junio de 1995, Sky Dome de Toronto (Canada), 6. 30 p.m., los Golden State Warriors seleccionan como número 1 del Draft a Joe Smith.
 
En ese mismo draft, con el número 5 los Minnesota Timberwolves eligen a un joven jugador de aspecto desgarbado, con 19 años recien cumplidos, del High School Farragut (Chicago).
 
Ese chico se llamaba Kevin Garnett. 
 
Fue el mismo Draft en el que los Sacramento Kings seleccionaron a Dejan Bodiroga (retirado en 2007). En aquel momento Andrew Wiggins, número 1 y compañero de equipo en la actualidad de Garnett, acababa de nacer en esa misma ciudad de Toronto sólo 4 meses antes. 

Más adelante escribiré otras entradas especificas sobre Garnett y otros alienígenas del Siglo XXI pero ahora sólo voy a tratar su vuelta a casa, en Minnesota.
 
Kevin Garnett ha llegado a Minnesota en la última etapa de su carrera, la cual ha desarrollado como uno de los mejores 5 Powers Forwards de la historia de la NBA incluso llegando a ser MVP en 2004.
 
Podría parecer el último viaje hacia el cementerio de los Elefantes Blancos, pero “The Big Ticket” tiene una última gran misión, es formar, e imprimir su carácter ganador a un equipo lleno de talento, juventud y bisoñez.

 El General Garnett tiene que enseñar y convertir a ser ganadores a dos números 1 del draft de los últimos años, y al resto de jóvenes talentos de la manada de Minnesota.

 Bennett, Wiggins “El Mesías”, Ricky Rubio, LaVine (Campeón de mates 2015), Muhammad, Dieng, Robinson… son el presente y el futuro de la NBA Garnett debe convertirlos en un grupo competitivo, ganador, y ambicioso.
 
 
Garnett siempre ha tenido hambre, de jugar, de ganar, de competir, y si consigue aleccionar y que se miren en su presente y en su pasado el joven grupo de jugadores de Minnesota, está destinado a hacer cosas muy grandes.
 
Kevin… tu último viaje… tu última misión… enseñales a competir, muestrales el camino a la victoria y a nunca dejar de tener hambre de victoria.
 
En la NBA sólo hay un objetivo… GANAR, y… ¿quien mejor para enseñar a GANAR, que quien nunca se ha rendido?
 
Ricky y Garnett
 

Animo y comenta el artículo!! Dinos lo que piensas!