Los suicidios de Dennis Rodman

Dennis Rodman es uno de los grandes personajes controvertidos de la historia de la NBA, incluso podríamos hablar de los más mediáticos fuera del deporte como tal. El caso de Rodman es especialmente curioso, ya que con el transcurso del tiempo su recuerdo como jugador de baloncesto ha ido mejorando e incluso se ha convertido en un icono de entrega y compromiso sobre las canchas de baloncesto de la década de los 90’s.

Es uno de los mayores exponentes de veneración del baloncesto de los años 80’s y 90’s en contraposición con la NBA de los últimos tiempos. Con jugadores como Rodman se repite el continuo mantra de que en aquella NBA se defendía de verdad… con todos los medios que el reglamento y los árbitros permitieran.

Sea como sea, estos antecedentes sirven para poner sobre la mesa el reconocimiento y admiración en la actualidad de Dennis Rodman como jugador de baloncesto.

El problema que siempre ha tenido la figura del díscolo Bad Boy, ha sido su estigma de hombre atormentando por la vida.

Problemas familiares en su niñez, dudas sobre su identidad sexual, complejos personales, un matrimonio fallido… dan como resultado una figura que es un prisma de múltiples lados y aristas.

Dennis Rodman
Dennis Rodman en los Pistons

El lado más oscuro de esa figura es el de los suicidios de Dennis Rodman

De por sí, ya resulta extraño cuando se habla de una persona y el concepto suicidio toma su forma plural, pero ese es el caso del excéntrico pentacampeón de la NBA.

En dos situaciones (conocidas) Dennis Rodman estuvo a punto de conocer el inframundo, pero algo en su destino le alejó de la muerte.

Todo ocurrió en el año 1993, cuando Dennis Rodman finalizaba su etapa en los Pistons y también tenía problemas conyugales que terminarían en divorcio con Annie Banks.

Ese año fue el punto de inflexión de la carrera de El gusano, ya que su mentor y entrenador en los Pistons, Chuck Daly, había abandonado el barco del equipo de Michigan y la etapa de los Bad Boys llegaba a su fin.

Una noche de Febrero de 1993 Rodman se dirigió al aparcamiento del Palace de Auburn Hills, el estadio de los Pistons. Allí con un arma en el coche estaba decidido a poner fin a su vida, pero se quedó dormido mientras escuchaba canciones de Pearl Jam, hasta que a la mañana siguiente se despertó rodeado de policía con el arma en la mano.

Aquella noche había muerto el Rodman que el no quería ser y se liberó para ser la persona que el anhelaba llegar a ser.

El todavía jugador de los Pistons calificó aquella noche como una autentica epifanía y liberación.

La otra historia conocida en la que se intentó quitar la vida salió a la luz por el difunto periodista Craig Sager

Sager reconoció que en la época más complicada de la vida de Rodman, le siguió hasta un Club de Striptease y allí le encontró en disposición de quitarse la vida… “Iba a hacerlo”.

El famoso periodista de las chaquetas imposibles le convenció de lo estúpida que era esa idea y, finalmente, sacó a Rodman de aquel escenario, abandonando así la idea de acabar con su vida.

El propio Rodman reconoció en un  tweet lo que hizo Graig Sager por él tras su fallecimiento diciendo:

“Craig Sager, gracias por salvarme la vida cuando necesitaba ayuda en Detroit en 1993. Condolencias a su familia. Descansa en paz amigo.”

Craig Sager y Dennis Rodman
Craig Sager y Dennis Rodman

Después de aquel convulso año de 1993, Dennis Rodman empezó a sacar a la luz el  auténtico Rodman que llevaba dentro… un personaje incluso más especial que el jugador de baloncesto que nos demostró que el baloncesto es algo más que anotar puntos.

 

Comenta el artículo!! Dinos lo que piensas!