El día que Manute Bol conoció a Kareem Abdul Jabbar

La llegada de Manute Bol a la NBA fue un auténtico espectáculo mediático, ya que todo el mundo deseaba ver al gigante sudanés de 231 centímetros. Cada partido que jugaba era el centro de todas las miradas y a lo largo de su primera temporada en la NBA, se vivieron momentos muy importantes en su carrera deportiva. De hecho, esa temporada como rookie fue la que le convirtió en un jugador histórico en la NBA por sus impresionantes registros de tapones.

Uno de los grandes momentos de aquella primera temporada de Manute Bol en la NBA, llegó cuando el 21 de diciembre se enfrentaron contra los que eran los actuales Campeones de la NBA de 1985, los Angeles Lakers se enfrentaron a su equipo, los Washington Bullets.

Al inicio de ese mes, una lesión del pivot titular de los Washington Bullets Jeff Ruland, le sirvió al entrenador Gene Shue para colocar a Manute Bol como pivot titular del equipo. Hasta ese momento las actuaciones de Bol habían sido más que destacables.

Manute Bol (2.31 m) intentando taponar a Kareem (2.18 m) en 1985
Manute Bol (2.31 m) intentando taponar a Kareem (2.18 m) en 1985

En ese partido se medían Kareem Abdul Jabbar y a su letal Skyhook, con Manute Bol uno de los pocos hombres que podía estar condiciones de frenar uno de los tiros más imparables de la historia.

El resultado fue que Bol no consiguió taponar ningún gancho del cielo, pero sí que pudo poner hasta 8 tapones a los Reyes del Showtime, tres de ellos al mismísimo Kareem, que tras el partido declaró no estaba acostumbrado a que le bloquearan uno de sus tiros, y mucho menos hasta tres de ellos.

Al finalizar el partido le preguntaron a Kareem que si prefería que le defendiera un hombre como Ruland o como Manute Bol y este respondió:

‘No sé qué es peor, que Ruland me golpee las costillas y los brazos, o que me taponen los tiros de esa forma’.

Llegó incluso a decir que, en alguna ocasión durante el partido, se había dado pena de sí mismo, aunque los Angeles Lakers ganaron el partido y él terminó como máximo anotador del encuentro con 29 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias y 3 tapones.

Aquel día quedó para la memoria de todos los aficionados, para recordar que ni el jugador más alto de la historia pudo frenar al legendario Skyhook.

Comenta el artículo!! Dinos lo que piensas!