Michael Jordan… el hombre que se hizo icono de un deporte

La historia de la carrera de Michael Jordan se ha ido engrandeciendo y magnificando con el paso de los años y sobre todo con sus logros deportivos… y también extradeportivos. 

El paso de Jordan por la Universidad de North Carolina fue la de cualquier gran jugador pero no la de la super estrella que terminó siendo.

Sus excepcionales condiciones atléticas y su gran capacidad de anotación le convirtieron en uno de los jugadores más deseados de la NCAA pero nunca fue realmente el más deseado.

En su paso por los Tar Heels logró hacerse con el Campeonato de la NCAA en 1982 pero la estrella real de aquel equipo era James Worthy que terminó siendo el número 1 del Draft de 1982.

En los dos años siguientes que fue la referencia de su equipo en la Universidad los de North Carolina, no alcanzaron nunca la Final Four pero sí que lo hizo el número 1 del Draft de 1984 Hakeem Olajuwon.

Es muy fácil decir ahora que los Rockets o los Blazers se equivocaron al elegir a Olajuwon o a Bowie pero es que en aquel Jordan todavía ni se atisbaba lo que más tarde llegaría a ser.

La explosión real de Michael Jordan llegó en su desembarco en la NBA

En lo deportivo pasó de promediar en la NCAA 17.7 puntos, 5 rebotes y 1.8 asistencias en los tres años de Universidad a los 28.2 puntos, 6.5 rebotes y 5.9 asistencias por partido.

En aquel primer año Michael Jordan explotó en lo deportivo pero también en lo comercial ya que Nike decidió apostar por el joven jugador recién llegado de la NCAA.

Jordan en North Carolina no utilizaba Nike, sino que utilizaba una de las zapatillas más populares de la época… las Converse All Star y además con los colores estandarizados del equipo de North Carolina y como no… zapatillas blancas, muy lejos de lo que posteriormente le calzaría Nike.

Según cuentan fuentes de la época, Michael Jordan era otro de los candidatos claros de otra firma comercial tan importante como Adidas pero finalmente fue Nike la que se llevó al jugador que cambiaría su historia y también… sus cifras de venta.

Sea como sea Jordan firmó con Nike y la marca empezó a calzarle con las famosas Nike Air Jordan I.

Aquellas zapatillas no eran exactamente las que transgredían la política de la NBA en cuanto al calzado a utilizar sino que eran concretamente las Nike Air Ship negras y rojas, ya que las zapatillas debían ser básicamente blancas.

Nike aprovechó ese concepto de zapatillas prohibidas para relanzar las ventas de otro modelo… las Nike Air Jordan I.

Cada partido que utilizó las Air Ship negras y rojas se convirtió en una multa para Michael Jordan,  pero Nike y el todopoderoso Phil Knight decidieron pagar cada una de esas multas ya que la publicidad que les estaba dando aquella situación era sumamente mayor que lo que le costaba cada sanción.

Jordan y Nike fueron los grandes precursores de las zapatillas de color y de la apuesta por una línea de ropa exclusiva para un sólo jugador.

En aquel momento Michael Jordan se convirtió en el icono de una marca, y poco tiempo más tarde, se convertiría también en icono de su propio marca… pero eso ya literalmente.

Aquello hizo que Michael Jordan fuera el centro de la imagen comercial de una marca tan potente como Nike.

Jordan crecía como jugador dentro de las canchas pero también como icono comercial ya que a pesar de no haber ganado nada era el jugador que más vendía a nivel mundial.

Se convirtió literalmente en un icono a través de la imagen de Jacobus Rentmeester pero eso es otra historia.

De esta forma His Airness cuando llegó a ser el gran jugador de baloncesto que fue, ya era una estrella de un tamaño tal, que había conseguido hacer que el aficionado asociase el baloncesto a su figura.

Se identificaba al baloncesto como deporte a través de Michael Jordan… algo que nunca había logrado un jugador de baloncesto en la historia y que hace que la figura del jugador de los Bulls vaya más allá que lo que consiguieron otros grandes jugadores como Chamberlain, Kareem, Russell, Bird, Magic, Kobe o los actuales Curry, Lebron o KD.

Por este motivo, su aura como estrella de la NBA se hizo todavía mayor ya que consiguió ser el icono de un deporte y puede que ese sea otro de los motivos por el que muchos aficionados de la NBA optan por el jugador de los Bulls como el mejor de todos los tiempos.

Jordan Space jam

Animo y comenta el artículo!! Dinos lo que piensas!