Los equipos de la NBA con sede fuera de Estados Unidos

La NBA siempre ha estado íntimamente relacionada con los Estados Unidos de Norteamérica, tanto por tener su sede y origen natural en el país de la bandera de barras y estrellas, como por ser el origen de su fundación y de la inmensa mayoría de jugadores y equipos que han jugado en esa liga a lo largo de sus más de 70 años de historia.

Digo inmensa mayoría de jugadores y equipos porque cada vez en la NBA hay más jugadores internacionales en la competición, alcanzando los últimos años casi un 30% de los jugadores de la liga y en cuanto a los equipos porque en la liga norteamericana también ha habido equipos con sede diferente a los Estados Unidos.

La NBA lleva buscando expandirse y globalizar su influencia deportiva desde hace ya varias décadas y en varias ocasiones ha sonado con bastante fuerza el hecho de la creación de una Conferencia Europea, pero las condiciones que impone la NBA a las franquicias tanto a nivel de infraestructuras, como a nivel de requisitos económicos y de potencial mercado comercial y deportivo, han hecho de momento que el sueño de David Stern y Adam Silver de momento tenga que esperar.

Del mismo modo los desplazamientos de los equipos, la franja horaria y el apretado calendario comercial han hecho que el sueño europeo todavía no se haya hecho realidad.

De momento sólo ha habido tres equipos en la historia de otro país distinto a Estados Unidos.

Este otro país es Canada que tanto por idioma como por proximidad y potencial económico se ha presentado como el mercado idóneo para que la NBA concediera tres franquicias en territorio canadiense.

Repasamos los tres equipos de la NBA con sede fuera de Estados Unidos de la historia:

El primer jugador europeo de la historia NBA

En los últimos años la NBA ha ido abriéndose cada vez más al mundo en una clara política encaminada a la globalización de la competición. El programa de Global Games y la continua llegada de jugadores de las más diversas nacionalidades han ido creando un espacio deportivo cada vez más cosmopolita y diverso en el que la NBA cada vez habla más idiomas.

 
En las últimas temporadas el número de jugadores denominados internacionales (los no nacidos en Estados Unidos) ha ido creciendo hasta superar la centena en diversas ocasiones, incluso hay plantillas como los Timberwolves, Spurs o Raptors que tienen un porcentaje muy elevado de jugadores de más allá de las fronteras norteamericanas.

 
No hace tanto tiempo que esto no era así ya que realmente este proceso empezó a principios o mediados de los 80’s cuando los equipos de la NBA empezaron a ver el potencial del baloncesto del viejo continente.

 
Inicialmente el foco estuvo en el baloncesto de los Balcanes y en general en todo el bloque soviético. Con la desaparición de la guerra fría y la mejora de las relaciones internacionales entre EEUU y la zona soviética jugadores seleccionados en el Draft en los 80’s empezaron a aterrizar en la NBA para competir contra las grandes estrellas norteamericanas.

 
Posteriormente otros países como España, Francia, Grecia o Italia empezaron a exportar a jóvenes promesas de sus cada vez más competitivas ligas nacionales y finalmente la desmembración del bloque soviético ha llevado a que la vieja Europa aporte cada vez más jugadores a la NBA.

 
Del mismo modo el baloncesto asiático, de América del Sur y de Centroamérica también ha ido incrementando su presencia en la competición pero volvamos a la vieja Europa y al primer jugador nacido en ese continente que jugó en la NBA.

 
Vamos a hablar del pionero Europeo.

 

El primer partido de la historia de la NBA no fue en Estados Unidos

El origen  del nacimiento de la actual NBA (National Basketball Association) tal y como hoy la entendemos fue la fusión entre la originaria BAA (Basketball Association of America) y la NBL (National Basketball Association) en 1949.

Aunque hablemos de fusión a todos los efectos la BAA absorbió a la NBL y ya ambas pasaron a conformar la NBA. Como muestra de esa absorción, la fecha de creación de la NBA data de la fecha de creación de la BAA y a todos los efectos los datos de las tres primeras de la BAA constan a efectos estadísticos para la NBA como por ejemplo los títulos de Campeones.

Por esto el primer partido real de la historia de la NBA, fuer realmente el primer partido de la BAA, que se celebró el viernes 1 de noviembre de 1946 entre los Toronto Huskies y los New York Knicks.