El talón de Aquiles de Michael Jordan

Hasta los más grandes no son perfectos y tienen algún talón de Aquiles en sus envidiables curriculums deportivos. Esta frase resume y confirma que todo el mundo tiene derecho a tener un mal día como el que tuvo Michael Jordan en 1990 el día que participó en el Concurso de triples del All Star Game.

El dato que vamos a ver para nada minusvalora la extraordinaria carrera de His Airness si no más bien humaniza al gran rey de la historia del baloncesto.

También hay que resaltar que este pequeño borrón estadístico de Michael Jordan tuvo lugar en un entorno un tanto diferente al de la competición habitual de la NBA.

El hecho aconteció en el gran fin de semana de las estrellas de la NBA de 1990 por lo tanto también se puede poner entre paréntesis el dato menos atractivo de la carrera de Jordan por el ambiente de relajación y distensión del evento aunque como ya sabemos a Jordan no le gustaba perder nunca.

El cartel de aquella noche presumía que Jordan difícilmente tendría éxito ya que participaban jugadores como Craig Hodges, Larry Bird, Mark Price, Reggie Miller o Craig Ehlo pero finalmente no se dio ni la oportunidad de competir directamente con ellos.

El resto de jugadores realmente no influyeron en la actuación de Michael Jordan ya que en ningún momento llegó a medirse directamente con ellos por su digamos que no portentosa actuación.

Jordan triples

El Talón de Aquiles de Michael Jordan es ser el autor de la peor actuación en la historia del concurso de triples.

Jordan nunca destacó especialmente desde la larga distancia como muestra el resultado de aquel día de 5 aciertos de 25 lanzamientos.

Su puntuación fue la menor de la historia tras conseguir 5 puntos de 30 posibles en una sola ronda ya que el alemán Detlef Schrempf también logró 5 puntos en una ronda pero lo hizo en semifinales tras haber superado la fase previa.

Jordan no pasó del primer asalto

A lo largo de su carrera fue mejorando su tiro de tres puntos hasta alcanzar alguna temporada como la 1995-1996 un porcentaje del 42,7 % pero en general siempre estuvo por debajo del 37,5%.

De hecho cuando finalizó su carrera dejó un porcentaje final de acierto de un exiguo 32,7 % lo cual también menguó su grandísima capacidad anotadora.

Nunca más volvió a repetir en el concurso de triples tras demostrar que aquel no era precisamente el terreno donde mejor se devolvía.

¿No se puede ser perfecto no?

Jordan 23

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *