La noche de los 100 puntos de Frank Selvy

El caso de Frank Selvy probablemente sea el de uno de los mayores talentos deportivos formados en la NCAA que nunca llegó a tener reflejo en su carrera en la NBA. Dos veces máximo anotador de la NCAA en 1953 y 1954 nunca llegó a explotar su potencial en la NBA pero dejó para la historia la mítica Noche de Frank Selvy.

El escolta nacido en Corbin (Kentucky) desarrolló su máximo potencial en su etapa universitaria.

Los cuatro años que pasó en la Universidad de Furman le valieron para ser elegido como número 1 del Draft de 1954 por los Baltimore Bullets por delante de jugadores como Bob Pettit, Gene Shue, Larry Costello o Richie Guerin.

Este hecho también fue uno de los primeros errores históricos del Draft.

Todo apuntaba que Selvy se convertiría en una gran estrella de la liga pero tras una gran primera temporada en la que promedió 19 puntos, 5.5 rebotes y 3.5 asistencias y fue nombrado All Star se marchó a realizar el Servicio militar y a partir de ahí su nivel ya nunca volvió a ser el mismo pero eso es otra historia.

Frank Selvy 1

Volviendo a los años dorados de Selvy en la Universidad de Furman vamos a recordar la famosa noche que le hizo entrar en la historia del baloncesto universitario norteamericano. 

El 13 de febrero de 1954 los Paladins de la Universidad de Furman jugaron el último partido de la temporada frente a la Universidad de Newberry en la que pasaría a la historia como la noche de Frank Selvy.

Antes del partido el entrenador de Furman (Lyles Alley) ya había llamado a aquel partido como “La noche de Frank Selvy” porque quería que aquel partido fuera un homenaje a la trayectoria del escolta con el equipo.

Todo se preparó para que Selvy fuera el centro del partido y que el resto de Paladins jugaran aún más para su lucimiento personal.

Además aquel partido fue el primer partido universitario transmitido en directo en Carolina del Sur.

Todo estaba preparado para Selvy pero quizás nadie esperaba que aquella noche se convirtiera en tan especial.

El jugador de Furman lanzó y anotó sin para para lograr 41 de 66 tiros de campo anotados y 18 de 22 tiros libres.

A pesar de no existir todavía la línea de tres puntos Frank Selvy anotó 100 puntos en aquel partido liderando la victoria de su equipo por 149 a 95.

Dicen las crónicas que de los lanzamientos que realizó perfectamente al menos 12 de ellos podrían haber sido considerados como triples a día de hoy incluido el que sirvió de colofón del partido.

Restando apenas segundos para el final del partido Selvy llevaba anotados 98 puntos y lanzando desde el medio del campo sobre la bocina anotó la canasta que le llevó hasta los 100 puntos culminando  y llevando a la historia la mítica noche de Frank Selvy.

Os dejo el vídeo histórico de aquella noche:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *