Cuando Magic no pudo ser el número 32

Uno de los grandes éxitos de la carrera de Magic Johnson fue estar siempre rodeado por grandes jugadores. En su etapa de la NCAA como no podía ser menos, también tuvo grandes compañeros que hicieron que su juego destacara aún más.

Cuando Magic llegó a la Universidad de Michigan State se encontró con Greg Kelser que era la estrella del equipo antes de la llegada de Johnson.

Kelser era un escolta de 2.01 cm con unas grandes capacidades atléticas que le habían llevado a ser uno de los jugadores con más proyección del escenario universitario.

Magic enseguida supo como sacar el mejor partido de Kelser, siendo una jugada habitual entre ambos los espectaculares alley oops que lanzaba el base con precisión para que Kelser terminará haciendo mates dignos de posters.

La conexión Kelser-Johnson no tardó en dar sus frutos pasando de la nada, a quedarse a un paso de entrar en la Final Four en 1978 y a llevarse el Campeonato de la NCAA en 1979 en una disputada final frente a la Universidad de Indiana State de Larry Bird.

Magic Johnson Greg Kelter

Kelser tan sólo tenía un defecto… utilizaba el número 32 y Magic tuvo que optar por el número 33 en su etapa con los Spartans

Kelser era la estrella actual del equipo antes de la llegada de Magic promediando 21.7 puntos y 10.8 rebotes por partido. Por otro lado Magic, no pudo lograr mantener el 32 que lucía en el Instituto Everett precisamente por al condición de líder del equipo de Greg Kelser.

Finalmente Kelser terminó siendo practicamente el escudero de Magic pero el que fuera finalmente base de los Lakers no forzó recuperar su número 32 hasta la llegada a la NBA, donde por otro parte tampoco podría haber utilizado el número 33 de Michigan State porque había un tal Kareem Abdul Jabbar que lo utilizaba.

De nuevo se encontraba como rookie con un equipo en el que el jugador estrella al que llegaba utilizaba su número anterior.

Sea como fuere Magic volvió al 32 y emprendió un largo camino de éxito en la NBA.

Desgraciadamente, Greg Kelser no tuvo tanta suerte, a pesar de seguir utilizando también el número 32 que había utilizado en los Spartans de Michigan.

Kelser fue Drafteado en el número 4 del mismo draft que Magic (1979) pero su carrera no tuvo el mismo éxito que la del jugador de los Lakers.

Primero, cayó en un equipo como los Detroit Pistons que en aquella época eran el peor equipo de la liga, y segundo, las lesiones se cebaron con él mermando su capacidad física que era determinante en su estilo de juego atlético y explosivo.

Los números pueden ser psicológicamente importantes para los jugadores pero no son determinantes para la carrera de los jugadores… y sino que se lo pregunten a Magic Johnson y a Greg Kelser.

Animo y comenta el artículo!! Dinos lo que piensas!