El duro camino hacia el éxito de John Stockton

Cuando tú entrenador dice de tu elección en el Draft que …“no sé si hemos elegido a Stockton de la Universidad de Gonzaga o a Gonzaga de la Universidad de Stockton. Da igual. Le elegimos porque es católico, irlandés y su padre tiene un bar”,  quiere decir que tú camino hacía el éxito no va a ser un camino de rosas. Así fue como comenzó la relación entre Frank Layden y John Stockton en la NBA.

El legandario base de los Utah Jazz ha pasado a la historia como uno de los mejores bases de todos los tiempos de la NBA.

Ser el máximo pasador y ladrón de balones de todos los tiempos,  haber sido 10 veces All Star, 9 veces mejor pasador de la liga, MVP del All Star Game de 1993 o incluso formar parte del mítico Dream Team configura una de las mejores carreras de la historia de la NBA.

Lo más curioso de la carrera de John Stockton es que todo el mundo recuerda la parte del éxito pero pocos recuerdan que no siempre fue así porque los comienzos del base de los Utah Jazz en la NBA no fueron ni mucho menos sencillos.

John Stockton Draft

John Stockton no se convirtió en el base titular de los Jazz hasta su cuarta temporada en la NBA.

Durante las tres primeras temporada de Stockton en la liga, el base titular de Utah siguió siendo Rickey Green que no cedió el bastón de mando del equipo hasta los 33 años.

A partir de ese momento Frank Layden dio la titularidad a Stockton y este empezó a cuajar grandes actuaciones noche tras noche, construyendo con Karl Malone uno de los mejores binominios de la historia de la liga.

El éxito le llegó a Stockton por su perseverancia y su incansable compromiso con el baloncesto ya que realmente era sencillo que un jugador de sus características y de su rol en la NBA durante los tres primeros años de su carrera, o bien no hubiera alcanzado la titularidad de un equipo de la NBA, o incluso que hubiera tenido que emigrar a otras ligas fuera de los Estados Unidos.

La realidad es que John Stockton empezó a triunfar con 25 años y su éxito perduró porque llegó a jugar hasta los 40 años mostrando una inusual longevidad tanto física como de rendimiento deportivo.

El caso de Stockton se da una vez entre mil pero cuando se da, es que ese jugador es una auténtica estrella como así demostró en su carrera el pequeño base de la Universidad de Gonzaga.

 

Animo y comenta el artículo!! Dinos lo que piensas!