El gran error de Reggie Miller

El destino siempre es caprichoso y en el caso de Reggie Miller podemos llegar a decir que fue hasta un tanto cruel. El mítico jugador de los Pacers es una de esas grandes estrellas sin anillo de Campeón de la historia de la NBA.

Esto no resta calidad ni valor a su paso por la liga norteamericana pero si deja incompleto el palmares de un gran jugador que merecía haberse enfundado un anillo de Campeón.

En la temporada 1999-2000 llegó a jugar las Finales de la NBA pero los Lakers de Kobe y Shaq acabaron con las esperanzas de los de Indiana.

El tiempo fue pasando y la posibilidad de ganar un Campeonato con los Pacers se fue difuminando.

Finalmente y tras 18 temporadas en los Pacers y 1389 partidos disputados, Reggie Miller decidió dejar el baloncesto por el implacable reloj biológico que hizo que ni fisica, ni mentalmente estuviera dispuesto a seguir compitiendo al máximo nivel.

Miller The Killer abandonaba la NBA en 2015 con casi 40 años y promediando 14.8 puntos por partido en su última temporada como profesional.

Probablemente su excepcional condición física le hubiera permitido jugar alguna temporada más pero la falta de aspiraciones al anillo le llevaron a la retirada.

Hasta aquí la carrera del legendario 31 de los Pacers… pero el destino le guardaba una última burla.

Reggie Miller 31

En el año 2007-2008 Danny Ainge y Doc Rivers hicieron una serie de movimientos en el mercado de fichajes que llevaron a los Celtics a Ray Allen y a Kevin Garnett.

Aquellas dos super estrellas se unieron al local Paul Pierce para conformar un Big Three que hizo finalmente a los Celtics campeones de la NBA, siendo además el equipo con más mejora de victorias de una temporada a otra de la historia de la NBA.

La cuestión es… ¿Que tiene que ver esto con Reggie Miller?

Pues bien… a Reggie Miller le ofrecieron Danny Ainge y Doc Rivers fichar por los Celtics en el rol de jugador veterano

Le intentaron convencer con 42 años de jugar en los Boston Celtics como suplente de lujo.

Su excepcional tiro de tres puntos, su nivel competitivo y su gran estado de forma le convertían en un objetivo muy apetecible para un equipo que buscaba tener un banquillo de calidad.

En las conversaciones que se mantuvieron para su posible fichaje, le llegaron a ofrecer 15 minutos por partido pero finalmente Reggie Miller desechó la vuelta a la NBA por falta de motivación.

Aquel fichaje seguramente le habría proporcionado a Miller su primer y único anillo pero el destino le llevó a no elegir la opción de Boston y a seguir con su trabajo para TNT.

Así es a veces de cruel el deporte…

 

Animo y comenta el artículo!! Dinos lo que piensas!