La historia olvidada del padre de Andrew Wiggins

Si hablamos de Andrew Wiggins lo primero que nos viene a la mente es su consideración deportiva como El Mesías ya que en teoría es por muchos el hombre llamado a ser el sucesor natural del Rey Lebron James.

Su versatilidad, su capacidad atlética, sus fundamentos y sobre todo su calidad hacen de él uno de los jugadores capaces de dominar en los próximos años la competición. Podemos afirmar que Wiggins es potencialmente el futuro de la NBA.

De hecho en su primera temporada con sólo 19 años consiguió ser nombrado Rookie del año con unos números de 16.9 puntos, 4.6 rebotes, 2.1 asistencias, 1 robo y 0.6 tapones por partido.

En esta segunda temporada sus prestaciones han aumentado hasta los 20.8 puntos, 3.7 rebotes, 1.8 asistencias y 0.8 tapones pero los Timberwolves a pesar de ser actualmente un buen lugar para crecer en minutos de juego y de bagaje en la liga probablemente no sean el mejor lugar posible para que un jugador se convierta en significativo en la liga, al igual que en su día un hombre como Kevin Garnett no llegó a ser más grande hasta que salió de Minnesota.

Aún así el canadiense Andrew Wiggins es uno de los productos de futuro de la NBA y como hemos hablado en otras ocasiones Adam Silver cuida su capital humano porque ese capital humano proporciona mucho rendimiento económico, deportivo y social a la NBA.

Tanto es así que curiosamente casi no ha trascendido una anécdota de la familia Wiggins que creo que es digna de ser contada porque parece que nunca pasó ya que yo nunca la he leído en ningún medio.

Andrew y Mitchell Wiggins

Andrew Wiggins viene de familia de deportistas. Su padre Mitchell jugó en la NBA (Bulls, Rockets y 76ers), su madre Marita Payne-Wiggins fue atleta profesional y sus hermanos Nick y Mitchell juegan al baloncesto profesional pero en otras ligas.

Hasta aquí lo que todos conocemos la bonita historia de la segunda generación de los Wiggins, de los Parker (Jabari y Sonny)… pero en esta historia hay algo que no se cuenta tampoco se oculta, pero no se cuenta.

 El padre de Andrew Wiggins fue expulsado de la NBA indefinidamente el 13 de enero de 1987 y posteriormente fue readmitido el 28 de Julio de 1989.

Este proceso lo vivió junto a su compañero de equipo Lewis Lloyd.

 Pero ¿cual fue el motivo de tan severa sanción… una pelea entre ambos, apuestas deportivas…?

No, el motivo es seguramente lo que hace que esta historia sea lo suficientemente poco atractiva como para que la NBA no la llegue a ocultar pero si que la soslaye de forma elegante ya que creo que no le gustará mucho a Adam Silver que salga a la luz la noticia de que el padre de su futura estrella de la NBA fue expulsado de la liga por consumo reiterado de cocaína lo que destrozó su carrera con tan sólo 27 años.

La NBA es totalmente intransigente con este tipo de actuaciones y particularmente con el consumo de estupefacientes y el caso de Mitchell Wiggins fue uno de los mayores escándalos de la NBA en una etapa muy difícil de la liga en la lucha contra el consumo de drogas.

2 comentarios sobre “La historia olvidada del padre de Andrew Wiggins

  • el 17 Febrero, 2016 a las 10:02 pm
    Permalink

    Bueno realmente de aquella época no salió ninguno bien parado del tema de la droga. Tengo la impresión de que a pesar de volver "limpio" este tipo de jugadores quedaron muy seriamente marcados con el tema de la droga. Respecto al aspecto del padre todas las fotos actuales tienen un cierto deje… algo de factura si que creo que le ha dejado y como tu dices… ojala el hijo haya tomado el ejemplo en el sentido contrario.Saludos!!

    Respuesta
  • el 16 Febrero, 2016 a las 7:24 pm
    Permalink

    No conocía la historia para nada la verdad. He estado ojeando un poco y tras volver de la suspensión subió de 11 puntos (en la campaña de la suspensión) a 15 jugando de media 28 minutos (en 66 partidos), no me parece que lo hiciera mal a bote pronto. Todo esto con Houston, Y al terminar la campaña fue liberado. No acabo de entenderlo mucho la verdad, si no le querían (por mala imagen u otros problemas extradeportivos) le deberían haber cortado o traspasado antes pienso yo, incluso dejarle sin jugar, pero no es así, juega un año y hace una campaña digamos buena y luego le liberan. El siguiente año se lo pasó en blanco y como apuntas acabó en Philadelphia jugando poco y ahí se terminó. Viendo la cara de la foto, parece que tiene "algo" la verdad, me cuadra su suspensión por consumo de drogaina.
    Espero que le sirva de ejemplo (de mal ejemplo) a su hijo y este se mantenga alejado de sustancias nocivas, porque el chico tiene mucho futuro y ojala sea en Minnesota y veamos de nuevo a los Timberwolves en lo alto como hace poco más de una decada.
    We Believe GSW.

    Respuesta

Animo y comenta el artículo!! Dinos lo que piensas!