El jugador que más balones ha robado en una temporada en la historia de la NBA

Una de las artes más complicadas en el juego del baloncesto sin lugar a duda es el robo de balón ya que supone una acción defensiva que siempre puede provocar una situación de superioridad para el atacante.

Existen como tal dos momentos básicos para el robo de balón, uno cuando el jugador está posesión de la pelota y el defensor realiza una acción defensiva que le roba el balón de sus propias mano y la otra es el robo por anticipación en el pase que ocurre cuando el balón es interceptado en el aire entre dos jugadores.

El primero de ellos (el robo del balón directamente en posesión) al jugador suele ser una acción defensiva muy próxima a la falta ya que siempre que no sea la intercepción en el bote es muy probable que haya un contacto físico con el jugador y por tanto susceptible de falta… ya que los árbitros suelen proteger mucho ese tipo de contacto tan directo.

El otro tipo de robo por anticipación puede producir tanto el efecto de una acción de contraataque en superioridad clara del equipo del jugador que defendía, o bien puede producir una situación clara de superioridad del atacante si el jugador que defiende no es capaz de interceptar el balón y es sobrepasado por el pase.
En ambos casos la característica primordial de cualquier buen ladrón de balones es controlar el timing de juego y evidentemente ser rápido e intuitivo.

Estos tres fundamentos los reunía el hombre del record y que además es el único de la historia en hacer un cuádruple doble con robos de balón.

Alvin Robertson

 Alvin Robertson fue un escolta de sólo 1,93 cm drafteado en el mágico draft de 1984 en séptima posición por los San Antonio Spurs.
La característica fundamental de su juego residía en una gran rapidez y capacidad de anticipación defensiva lo que le hacía saber estar en el momento preciso para poder robar tantos balones.

 Alvin Robertson es el hombre que más balones ha robado en una temporada con 301 robos en 82 partidos.

Ese número de robos le proporciono una media en todo el curso de 3,7 robos de balón por partido.
Además es el único jugador de la historia en superar en una sola temporada los 300 robos.
Esa temporada fue la 1985-1986.
Llegó a ser 4 veces All Star y también posee todavía el record de robos de balón  por partido de la historia de la NBA.
Tras su carrera deportiva comenzaron sus graves problemas personales… pero eso es otra historia de la que hablaremos en otra ocasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *