La ruleta de la fortuna del Draft de la NBA

Cada vez que llega una noche del draft, la ruleta de la fortuna del talento deportivo entra en juego y los equipos pasan a elegir sus apuestas para conseguir los mejores jugadores posibles.

Es cierto que cuanto mayor sea el puesto de elección en el Draft es más probable que el jugador elegido tenga mayores de opciones de triunfar en la NBA pero como hemos visto a lo largo de la historia no siempre es así.

De hecho, han sido varios los números 1 del draft que no han alcanzado ni de lejos el nivel que se les presuponía ya que un jugador elegido en esa posición en teoría es el jugador joven de mayor talento elegible a nivel mundial pero no siempre un proyecto de gran jugador se convierte en una realidad.

Los factores pueden ser muchos pero por destacar algunos son muy importantes tanto el entrenador y el equipo en que recale el jugador, como el sistema de juego y la adaptación al ritmo de vida de la NBA o sin ir más lejos simplemente la suerte.

En ocasiones triunfar o no en la NBA es una cuestión de talento y más que de buena suerte, quizás de no tener mala suerte.

Elegir un gran jugador en la NBA es como acertar en una ruleta de un casino pero con un indice de oportunidades de éxito que crece o disminuye dependiendo del puesto de elección en la noche del draft.

Draft 2018

Sigue leyendo

Danny Ainge… El deportista total norteamericano

Quizás cuando hayas leído el título de este artículo hayas pensado que tenía un tono irónico o sarcástico, pero realmente no lo tiene, es un título totalmente descriptivo a lo que tan sólo Danny Ainge ha logrado conseguir.

El que fuera jugador más conocido por ser escolta de los Celtics de Larry Bird y compañía, se ganó la fama por su estilo de juego aguerrido y por no dejar nunca de luchar por un sólo balón… costara lo que costara.

Gran tirador de larga distancia y defensor, fue el complemento perfecto para unos Celtics que en los 80’s aspiraban a todo año tras año.

Ainge fue uno de los grandes robos del Draft de los 80’s ya que los Boston Celtics le eligieron en la posición 31 del Draft de 1981.

Aquella posición en el Draft realmente no se correspondía con la calidad deportiva, ni por lo demostrado en su etapa en la NCAA sino que se debía a que Ainge ya tenía un contrato profesional en el mundo del Béisbol originado en su gran polivalencia deportiva.

Danny Ainge BlueJays Celtics

Sigue leyendo

El jugador que más balones ha robado en una temporada en la historia de la NBA

Una de las artes más complicadas en el juego del baloncesto sin lugar a duda es el robo de balón ya que supone una acción defensiva que siempre puede provocar una situación de superioridad para el atacante.

Existen como tal dos momentos básicos para el robo de balón, uno cuando el jugador está posesión de la pelota y el defensor realiza una acción defensiva que le roba el balón de sus propias mano y la otra es el robo por anticipación en el pase que ocurre cuando el balón es interceptado en el aire entre dos jugadores.

El primero de ellos (el robo del balón directamente en posesión) al jugador suele ser una acción defensiva muy próxima a la falta ya que siempre que no sea la intercepción en el bote es muy probable que haya un contacto físico con el jugador y por tanto susceptible de falta… ya que los árbitros suelen proteger mucho ese tipo de contacto tan directo.

El otro tipo de robo por anticipación puede producir tanto el efecto de una acción de contraataque en superioridad clara del equipo del jugador que defendía, o bien puede producir una situación clara de superioridad del atacante si el jugador que defiende no es capaz de interceptar el balón y es sobrepasado por el pase.
En ambos casos la característica primordial de cualquier buen ladrón de balones es controlar el timing de juego y evidentemente ser rápido e intuitivo.

Estos tres fundamentos los reunía el hombre del record y que además es el único de la historia en hacer un cuádruple doble con robos de balón.

Alvin Robertson

Más robos en un partido de playoffs en la historia de la NBA

Poseer el arte de la anticipación, el instinto de saber el siguiente movimiento que va realizar el jugador contrario, el respirar el timing de juego, el posicionamiento en el lugar adecuado para llegar antes a un balón, la agilidad del movimiento de salida y la velocidad de manos suelen ser características comunes a los jugadores que son buenos ladrones de balón.
 
En general todo buen defensor suele tener la característica de ser un buen ladrón de balones pero tampoco es imprescindible que sea así para que un jugador destaque en lo defensivo.
 
Robar balones no es nada sencillo ya que a parte de una buena defensa el jugador ofensivo debe en cierta manera perder la posesión del balón. 
 
Por ejemplo el mejor ladrón de todos los tiempos en los Playoffs ha promediado 2.8 robos por partido esto puede ayudar a dimensionar el récord de hoy ya que los robos de balón no suelen ser jugadas que se produzcan con gran asiduidad a lo largo de un partido.
 
El titular del récord de hoy siempre fue un jugador extremadamente hábil y rápido un jugador que conocía el baloncesto como pocos, el arquetipo del jugador puro de Playground.
 

Más robos en un partido en la historia de la NBA

En Baloncesto la acción del robo de balón suele ocurrir por anticipación defensiva o bien por la práctica de una buena defensa directa sobre el balón.
 
El buen ladrón de balones suele ser un jugador instintivo, rápido, de brazos largos y con un gran conocimiento del timing del juego ya que en múltiples ocasiones el robo se produce al anticipar el movimiento defensivo.
 
Quizás sea el robo de balón valor estadístico más complicado de lograr incluso más que los tapones.
 
Como muestra de esa dificultad muy pocos hombres en la historia han llegado a conseguir alcanzar el doble dígito en los robos.
 
De hecho de los cuatro cuádruples dobles que se han conseguido en la historia de la NBA tres han sido conseguidos con puntos, rebotes, asistencias y tapones y sólo uno de ellos con robos en vez de con tapones.
 
Uno de los grandes especialistas en activo es el base de Los Angeles Clippers, Chris Paul, que ha sido el máximo ladrón de balones en la NBA en 6 ocasiones pero el record de balones interceptados en un sólo partido lo tienen otros hombres.
 
Digo hombres porque en este caso el tope histórico lo mantienen dos jugadores empatados: