El sexto hombre más anotador de la historia de la NBA

El reconocimiento al Mejor Sexto hombre de la temporada comenzó a entregarse en la temporada 1982-1983. En los primeros años del Premio con Bobby Jones, Kevin Mchale y Bill Walton, tener al Mejor Sexto hombre de la temporada era sinónimo de equipo campeón de la NBA. Ninguno de ellos fue el mejor sexto hombre más anotador de la historia de la NBA.

En aquella época inicial del premio se valoraba más el efecto que tenía el juego del sexto hombre sobre el equipo que los números individuales de este.

Como ejemplo claro de este dato fueron los promedios de anotación de Bobby Jones (9 puntos por partido) y de Bill Walton (7.6 puntos por partido).

En la evolución del Premio se ha tomado más en consideración el rendimiento individual del jugador que el efecto sobre el equipo. De hecho, desde la temporada 1995-1996 con Toni Kukoc no ha vuelto a haber un equipo Campeón de la NBA con el mejor sexto hombre de la temporada en sus filas.

Casualidad o no… este es el dato.

En cuanto a actuaciones individuales hay que ir a la temporada 1989-1990 para encontrar al Mejor sexto hombe más prolífico en cuanto a anotación de la historia de la NBA.

Ricky Pierce

Sigue leyendo

El MVP más alto de la historia de la NBA

El baloncesto siempre será un deporte de altos nos guste o no. Quizás entre los propios jugadores altos unos centímetros no se noten tanto pero los aficionados seguiremos viendo siempre a nuestros ídolos como esos seres hechos de otra materia que les permite ir más allá en el mundo del baloncesto. Sin duda ese es el caso del MVP más alto de la historia de la NBA.

De cualquier forma tampoco vamos a dejar de valorar a los que tienen una altura menor pero es interesante saber quien es el hombre que ha conseguido ser nombrado el mejor de la liga poseyendo la mayor altura.

La NBA ha ido cambiando mucho a lo largo de su historia y ello lo demuestra la posición de juego de los MVP de las diferentes temporadas.

Al principio de la historia de la liga prácticamente todos los ganadores fueron pivots.

Hubo alguna excepción como Cousy o Robertson pero los demás fueron de corte interior hasta principios de los 80’s.

Ahí la tendencia se invirtió y entró en juego otro tipo de MVP más exterior, de hecho la tendencia ha cambiado tanto que desde el año 2000 con Shaquille O’Neal no ha vuelto a haber un pivot puro como MVP.

De la primera época que hemos hablado es nuestro hombre del record.

Kareem y Shaq

Sigue leyendo

Los MVP de las Finales NBA con dos equipos diferentes

Para llegar a ser MVP de las Finales de la NBA hay que ser Campeón de la NBA. Esta frase sólo tiene la excepción de aquel primer premio de Jerry West en 1969. En el resto de ocasiones como decíamos ser el MVP ha supuesto siempre ser jugador del equipo Campeón.  Dicho honor corresponde a los jugadores que más determinantes han sido en la series finales y que han llevado a sus equipos al Título. De momento solo dos hombres han conseguido ser MVP de las Finales NBA con dos equipos diferentes.

El valor del MVP de las Finales es sin duda ser el jugador más valioso para su equipo en la obtención del Título.

Al final el binomio equipo y jugador deben ir de la mano ya que un jugador puede hacer una series excepcionales y que su equipo no gane el anillo. Por tanto el jugador es fundamental pero el equipo es esencial.

En cierta manera la actuación individual debe ser el culmen de la actuación colectiva.

Esto hace que el MVP deba ser el lider del equipo y que sea capaz de llevar o facilitar la victoria a sus compañeros.

Por esto ser MVP de las Finales es un Premio tan prestigioso para un jugador.

Tener ese rol en un equipo es francamente complicado… de hecho cada temporada obviamente sólo puede serlo un jugador en un equipo.

En la historia sólo dos jugadores han repetido Premio con equipos diferentes.

Kareem y Lebron

Sigue leyendo

Dirk Nowitzki del 14 al 41 a golpe de Draft NBA

A veces las historias de los números de las camisetas de los jugadores no tienen detrás de si una historia más allá del simple destino o mejor dicho de la fortuna. En el caso de cambio de Dirk Nowitzki  del 14 al 41  fue por un golpe del destino que aunque posible quizás él no podía prever.

El alemán antes de aterrizar en la NBA jugó en el equipo de su localidad el DJ Würzburg.

En aquel periodo Nowitzki siempre usó el número 14 que era su número de la buena suerte.

De hecho ese número siempre lo ha mantenido con la selección alemana.

La relación de Dirk con su número 14 terminó el día en que los Milwaukee Bucks decidieron seleccionarle en el Draft de 1998 en novena posición para más tarde traspasarle a los Dallas Mavericks en una operación a tres bandas con los Phoenix Suns y los Bucks que terminaría finalmente con el alemán y un joven base canadiense llamado Steve Nash en los Mavericks de Don Nelson.

En los Bucks directamente no podría haber usado el 14 por estar retirado en honor a John McGlokin.

Ese número ya sólo se lo veríamos a partir de ese momento con la selección alemana ya que en Dallas se encontró otro problema.

Dirk Nowitzki

Sigue leyendo

El jugador que ha hecho más faltas personales en la historia de la NBA

Una de las normas que varía el baloncesto FIBA del baloncesto NBA es el número de faltas personales que se pueden cometer a lo largo de un partido. En el baloncesto FIBA donde se juegan 10 cuartos de 10 minutos se pueden realizar hasta 5 faltas personales para que el jugador sea eliminado del juego.
En la NBA se juegan 8 minutos en total más en un formato de cuatro cuartos de 12 minutos cada uno y el número de faltas asciende a 6 para que el jugador sea eliminado del partido y que por tanto no pueda jugar en ese encuentro.
El tema de las faltas personales puede llegar a ser de una cuestión nimia en un partido a algo fundamental ya que no poder contar con un jugador clave en un partido puede ser fatal para ese equipo.
En general en la zona que se defiende con más intensidad es en las zonas interiores del campo pero realmente no hay ninguna estadística a este respecto ya que se pueden cometer las faltas en cualquier situación y en cualquier parte del campo lo que hace que al final lo que defina la tendencia del jugador a hacer faltas venga en muchas ocasiones más por su intensidad defensiva que por su rol en el campo.
El parámetro que si que es claro a la hora de hallar el record del jugador que más faltas ha cometido en la historia de  la NBA es que este jugador haya jugado muchas temporadas y muchos minutos ya que aunque un jugador “reparta mucha estopa en la pista” si no ha jugado muchos partidos su número de faltas totales no será muy elevado.
Por eso este record está en manos de uno de los Matusalén de la liga.
Un hombre que jugó 19 temporadas entre los Milwaukee Bucks y Los Angeles Lakers.
Kareem Abdul Jabbar falta