Los minutos de Oro de Bill Walton

En la historia de la NBA ha habido grandes jugadores que no han estado a la altura de las expectativas que había de ellos. Algunos de esos casos ha sido por motivos simplemente de rendimiento deportivo y en otros lamentablemente por lesiones que han lastrado la carrera de jugadores de gran talento. En este último caso nos encontramos sin lugar a duda al gran Bill Walton.

 Su espectacular paso por UCLA sólo hacia presagiar una carrera de grandes éxitos.

Como número 1 del Draft de 1974 elegido por los Portland Trail Blazers todo estaba destinado a que Walton triunfara en la NBA pero desde su primer año en la liga conoció al gran enemigo que le impediría llegar a ser el jugador que todo el mundo pensaba que iba a llegar a ser.

Ese enemigo fueron las lesiones.

En sus dos primeras temporadas apuntó buenos números pero estuvieron lejos de lo que se esperaba de él.

Por fin llegó 1977 donde logró llevar a los Blazers a su primer anillo frente a los 76ers del mismísimo Julius Erving.

En aquellas finales promedió 18.5 puntos, 19 rebotes, 5.2 asistencias y 3.7 tapones llevandose el MVP de aquellas finales.

Simplemente esos números en una finales de la NBA son fiel reflejo del talento y capacidad de Bill Walton.

Walton Blazers

En 1978 Bill Walton ganó el MVP de temporada y a partir de ahí se acrecentó su calvario con las lesiones

Walton tuvo múltiples lesiones en múltiples partes de su cuerpo mermando su carrera tanto en temporadas como en el tiempo de juego disputado.

Pese a ello Bill Walton convirtió en oro sus minutos de juego sacando el máximo jugo a su tiempo sobre la cancha.

De hecho Walton tiene varios datos muy curiosos que muestran la optimización de su tiempo de juego.

Tan sólo disputó 468 partidos en su carrera pero logró 2 anillos, un MVP de temporada, un MVP de las Finales de la NBA y un Premio a Mejor sexto hombre.

Esos Premios los consiguió de una forma muy curiosa ya que es el MVP de la historia  que disputó menos partido en una temporada con tan sólo 58 (sólo superado por Malone en la temporada del Lockout de 1999) y además tan sólo jugó 33.3 minutos por partido (la segunda menor marca tras Curry en 2015).

Además es el jugador de la historia que ha conseguido un MVP con menos partidos jugados en su carrera (468).

En la temporada 1985-1986 en los Boston Celtics se llevó también el Premio a Mejor Sexto hombre de la Liga jugando tan sólo 19.3 minutos por partido, el tiempo mínimo de juego en la historia para ganar este premio

Walton Celtics

 Cada minuto de juego de Walton, fue de un nivel de calidad tan alto que logró cosas en un tiempo que otros jugadores no hubieran soñado ni lograr.

Si la suerte con las lesiones le hubiera acompañado probablemente the Big Red habría marcado una época.

Uno de los más grandes y de los que pudimos menos disfrutar… así también es a veces el baloncesto.

Animo y comenta el artículo!! Dinos lo que piensas!