El viaje de Chris Jackson a Mahmoud Abdul Rauf

Probablemente pocos aficionados de la NBA recuerden la historia de Chris Wayne Jackson, un pequeño base de la Universidad de Louisiana State, nacido en Gulfport, Mississippi, y que fue elegido en el puesto número 3 del Draft de 1990, únicamente por detrás de Derrick Coleman y de Gary Payton. Seguramente, el nombre de Mahmoud Abdul Rauf será recordado más fácilmente por muchos más aficionados de la competición estadounidense. Ese fue el nombre que adoptó Chris (Wayne) Jackson al convertirse al islam.

Antes de hablar de esa segunda etapa más recordada que vivió en la NBA como Abdul Rauf, es importante hacer una retrospectiva hacia la primera de Chris Jackson.

Sobre el papel, el pequeño base de 183 centímetros estaba destinado a triunfar en la NBA por su trayectoria deportiva previa, pero la deriva que tomó su vida personal, terminó de desorientar su evolución profesional en la liga más exigente del planeta.

El otrora llamado Chris Jackson, vivió una infancia (como otros muchos jugadores NBA) difícil y compleja.

El origen de sus problemas partía de una familia desestructurada, que derivó en que este padeciera el denominado Síndrome de Tourette, un trastorno neuropsiquiátrico que se caracteriza por múltiples tics motores (movimientos) involuntarios.

El tratamiento de su afección, le llevaba a rutinas diarias que hicieron de él un gran tirador ya que, a parte del entrenamiento cotidiano habitual, tenía la costumbre de no abandonar la pista de entrenamiento hasta anotar, al menos, 10 lanzamientos limpios sin tocar el aro.

Más tarde en la Universidad, jugó solamente dos temporadas, pero dejando una impronta de gran anotador, lo que le valió ser drafteado en tercera posición por los Denver Nuggets en 1990.

Chris jackson louisiana
Chris Jackson con la camiseta de Louisiana State

Aquel joven Chris Jackson tenía las mismas pretensiones que cualquier joven universitario, triunfar lo máximo posible en la mejor liga de baloncesto del planeta.

Tras una gran primera temporada en unos Denver Nuggets en reconstrucción, llegó su segundo año en la NBA en la 1991-1992, momento en el que decidió convertirse al islam y cambiar su nombre a uno de origen musulmán, de Chris Jackson a Mahmoud Abdul Rauf. La religión había cambiado la vida de Chris Jackson.

Esa temporada decayó especialmente su rendimiento deportivo respecto a su temporada de Rookie, pero la llegada de un nuevo compañero a los Nuggets, llamado Dikembe Mutombo, ayudó a que Jackson inmerso en un viaje personal y espiritual retomara, por el momento, su mejor camino deportivo.

De hecho, al año siguiente el ya llamado Abdul Rauf firmó una gran temporada ya como base titular de la franquicia de Colorado, lo que le valió ser nombrado Jugador más mejorado de 1993.

Abdul Rauf
Mahmoud Abdul Rauf con la camiseta de los Nuggets
Las siguientes temporadas, continuaron a un buen nivel deportivo, incluso siendo uno de los mejores lanzadores de tiros libres y de tres puntos de la liga, pero finalmente en la temporada 1995-1996, llegó el incidente que cambiaría para siempre la carrera de Abdul Rauf por sus convicciones personales.

El 12 de marzo de 1996, Abdul Rauf anunció que no iba a cumplir con la norma de mantener una postura digna cuando sonara el himno de los Estados Unidos antes del inicio de los partidos ya que, para él, “esa bandera y ese himno representaban tiranía y opresión”.

Ese día Abdul Rauf hizo patente lo que era vox populi en la NBA ya que, desde principio de temporada, se habían sucedido las ausencias de Abdul Rauf durante el himno estadounidense, lo cual le terminó estigmatizando como antiamericano.

Como podréis imaginar, a poco que conozcáis el arraigo del sentimiento patrio estadounidense, muchos aficionados incluso los de los Nuggets, se tomaron como una afrenta la actitud de Abdul Rauf y este empezó a ser pitado durante los partidos.

La NBA intervino en modo disciplinario y puso una sanción económica a Abdul Rauf por su actitud ante el himno de 30.000 dólares y, en lo deportivo, un partido de suspensión.

A partir de ahí llegaron a un acuerdo satisfactorio entre ambas partes. Este consistía en que el jugador permanecería de pie cuando sonara el himno norteamericano, pero mientras tanto, podría estar rezando en silencio, lo que se terminó convirtiendo finalmente en un espectáculo mediático para ver a Abdul Rauf.

Abdul Rauf rezando
Abdul Rauf rezando durante el himno, con la bandera de Estados Unidos de fondo

Poco tiempo más tarde, una lesión del base le impidió jugar hasta el final de temporada. Posteriormente fue traspasado a los Sacramento Kings a cambio del lituano Sarunas Marciulonis y una segunda ronda del draft de 1996.

La carrera de Abdul Rauf ya no volvió a ser la misma y su rendimiento en los Kings fue yendo a menos en las dos temporadas que permaneció allí.

Aquel Abdul Rauf de Sacramento estaba muy lejos del Abdul Rauf que llegó a anotar 51 puntos y repartir 20 asistencias con los Nuggets en la temporada 1995-1996 y, todavía más lejos, de lo esperado del joven Chris Jackson que llegó a promediar 29 puntos por partido el LSU.

Tras la etapa decadente en los Kings, con apenas 28 años, abandonó la NBA poniendo camino al Fenerbahce turco, para un par de años más tarde, volver a la NBA para jugar, sin pena ni gloria, unos partidos en los Vancouver Grizzlies.

Finalmente, volvió a jugar en Europa (Rusia, Italia y Grecia) antes de acabar su carrera en Arabia Saudí y en Japón.

Si pusiéramos en un contexto actual, la actuación y situación que vivió Mahmoud Abdul Rauf en la NBA y las consecuencias sociales y deportivas por las que tuvo que pasar por sus creencias personales, parece difícil que a día de hoy los acontecimientos se hubieran producido de la misma manera.

Basta con recordar, el movimiento Black Lives Matter, para entender que, a día de hoy, la NBA se posiciona a favor del cuestionamiento social y de la libertad de expresión de sus jugadores, haciendo un uso habitual del arrodillamiento en los inicios de los partidos cuando suena el himno estadounidense.

El paso del tiempo y los acontecimientos sociales hacen, que tanto las sociedades, como las personas que las conforman cambien y, cómo no, la NBA es fiel reflejo de esos cambios.

Si quieres leer más historias como esta, te recomendamos “Curiosidades e historias de las 1000 y una noches de la NBA”

3 comentarios en «El viaje de Chris Jackson a Mahmoud Abdul Rauf»

  • el 26 noviembre, 2015 a las 4:00 pm
    Enlace permanente

    Siempre es complicado tener empatía con lo desconocido, una lástima que este jugador tuviera que irse, aunque debo decir, que no lo conocía, así que no sé si era realmente bueno o no. Ale, para casa, que ya hemos trabajado suficiente hoy, saludos y hasta mañana! 🙂

    Respuesta
  • el 26 noviembre, 2015 a las 10:41 am
    Enlace permanente

    El deporte y la política, deberían ir por separado.

    En este caso, encontramos una postura intransigente por las dos partes. Los Estadounidenses, deberían respetar la opinión del jugador y no obligar a realizar acciones en contra de su voluntad y el jugador, no tenía necesidad de menospreciara al resto.

    Los himnos, para las olimpiadas, selecciones nacionales y nada mas, el que quiera participar que lo haga, el que no, que se espere fuera y ya está.

    Respuesta
    • el 26 noviembre, 2015 a las 11:20 am
      Enlace permanente

      Hola!!! Si la verdad es que es una historia que puede tener muchas lecturas… lo que pasa es que creo que ver esta situación de Abdul Rauf con los ojos europeos es dificil porque en EEUU se perciben las cosas de otra manera y le dan más importancia al tema de los simbolos nacionales… no se, bueno lo que dices mejor nunca mezclar política y deporte porque no trae nada bueno.Saludos!!!!

      Respuesta

Comenta el artículo!! Dinos lo que piensas!

A %d blogueros les gusta esto: