El homenaje de Chris Paul a Papa Chilly

Los jugadores de baloncesto son chicos jóvenes que se convierten en multimillonarios a muy temprana edad y para llegar a tener carreras importantes a largo plazo en la NBA se ha demostrado la importancia del entorno personal y profesional. Dentro de ese entorno personal está indudablemente la familia y hombres como CP3 son el claro ejemplo de ese perfil de jugador. Hoy vamos a relatar la historia del homenaje de Chris Paul a un ser muy querido.

En la NBA hay jugadores de multitud de puntos del mundo, de diferentes sistemas y niveles educativos, de distintos niveles sociales y también de valores personales muy diferenciados.

Chris Paul tiene una gran vinculación personal con su familia hasta tal punto que hasta su propio apodo de CP3 tiene un origen familiar.

Ese apego cimentado sobre el amor a la familia se vio incrementado por un triste acontecimiento que marcó a un joven Chris Paul.

Chris Paul se decantó entre el fútbol americano y el baloncesto finalmente por el deporte del balón redondo y empezó a jugar en el equipo de West Forsyth High School.

En sus primeros años en el equipo no destacó pero a partir del tercero y de su crecimiento físico se convirtió en el lider del equipo y en el foco de seguimiento de muchos caza talentos para las universidades norteamericanas.

Chris Paul High School

 El pequeño gran base estaba terminando su etapa en el Instituto de West Forsyth cuando cumplió uno de sus grandes sueños personales al comprometerse con la Universidad de Wake Forest.

Por fin lograba su primer sueño de jugar en la Universidad de su tierra Winston-Salem.

En aquel momento todo brillaba para Chris Paul pero al día siguiente tuvo lugar un acontecimiento que marcaría su vida personal.

Sigue leyendo

El día que Charles Barkley se hizo humano

Si pensamos en una figura deportiva en la NBA de la que pudiéramos hablar desde el inicio de su carrera de un personaje controvertido y descarado tanto por sus declaraciones como por sus actuaciones, seguramente encontraríamos varios ejemplos pero en ese grupo siempre estaría uno de los hombres que nunca ha tenido pelos en la lengua y que siempre ha dicho y hecho las cosas que ha entendido que debía hacer sin tener en cuenta las opiniones y valoraciones de terceros… hablamos de Charles Barkley.

El Ala pivot siempre ha levantado pasiones… positivas en los seguidores de su equipo y negativas en los rivales pero nunca ha dejado indiferente a nadie. Eso no se le puede negar al hombre que fue capaz de decir frases como “No me suicidaría. Soy una de mis personas favoritas” o “Soy la mejor persona que conozco”… son casi inagotables las frases míticas de Charles Barkley.

Probablemente la personalidad y forma de ser real de Barkley este conformada por parte la de su personaje visible socialmente y por parte de la de su realidad personal.

De cualquier modo ya bien tenga más de una que de otra tanto en su etapa de jugador como ahora de comentarista deportivo Barkley ha dejado siempre perlas para la historia, pero hablemos de otro Barkley… del Barkley que se intuye detrás de ese aspecto rudo y tosco que parece siempre estar al borde del enfado y del exabrupto, hablemos del Charles Barkley más humano que se esconde detrás de el personaje que nos deja ver en los medios de comunicación.

Ese otro Barkley tuvo un acto hace varios años que recordé hace poco y que creo que debemos retomar para dimensionar la figura real noble del hombre de Alabama… del 32 de los Sixers… ¿el 32?

 
32 Charles Barkley

Los jugadores con dos números retirados diferentes en la NBA

Uno de los máximos honores que puede recibir un jugador de la NBA a lo largo de su carrera como profesional es que le retiren su número para que nadie más pueda volver a utilizarlo en ese mismo equipo. Ese número quedará colgado junto con su nombre en el techo del estadio como homenaje.
 
En la mayoria de las ocasiones esto suele suceder debido a la importancia  y relevancia del juego de ese jugador durante su carrera deportiva para su equipo, aunque también ha ocurrido que se retiren números por otras circunstancias diferentes al mero hecho deportivo.
 
Hay muy pocos jugadores que consigan que sus números queden retirados para siempre en un equipo de la NBA. También los ha habido que han conseguido que se lo retiren en dos o incluso tres equipos de la NBA pero siempre ha sido el mismo número.
 
El caso de los jugadores de hoy es el de los  únicos jugadores en la historia que han conseguido el hecho insólito de que les retiren un número en un equipo de la NBA y en otro equipo de la liga que les retiren otro número diferente con el que jugaron.
 
Los jugadores siempre suelen utilizar el mismo número por costumbre, suerte, manías, etc pero estos jugadores tuvieron que cambiar de número al cambiar de equipo y consiguieron tener dos números diferentes retirados, en dos equipos diferentes.

Comenzamos con los jugadores con dos números retirados diferentes en la NBA

 

 

 OSCAR ROBERTSON 

OSCAR ROBERTSONOscar Robertson
 
Oscar Robertson jugó 10 años en los Cincinnati Royals donde consiguió que le retiraran el número 14 que utlizó a lo largo de aquellos años.
 
Al recalar en los Bucks,ese número lo estaba utilizando el jugador Jon McGlocklin (los Bucks le retirarían en 14 en su honor años más tarde) y Robertson decidió cambiarse al número 1. 
 
Los Bucks consiguieron el Título de la NBA tras su llegada en 1971 y tras 4 temporadas jugadas en el conjunto de Milwaukee The Big O se retiró.
 
Los Bucks como los Royals (Kings) también retiraron su camiseta pero esta vez con el número 1. 
 
 

(Continúa en la siguiente página…)