Tibor Pleiss, el gigante que no tuvo suerte en la NBA

La historia deportiva de Tibor Pleiss es la de uno de esos casos en los que la NBA,  no ha sabido aprovechar a un jugador que perfectamente podría haber tenido cabida en esa competición. Es muy complicado que un jugador acostumbrado normalmente a jugar y a competir en primera línea del baloncesto europeo, se acostumbre a estar relegado al fondo de un banquillo en el mejor de los casos, o bien, directamente, a ser derivado a jugar en la liga de desarrollo.

Desde sus inicios en el baloncesto alemán, Tibor Pleiss despertó interés en el baloncesto estadounidense. Fue elegido en el Draft de 2010 cuando todavía no había salido de  Alemania y empezaba a crecer deportivamente en el Brose Bamberg. En aquel momento, Pleiss contaba con tan solo 20 años y jugaba su primera temporada en el Brose Basket (Bamberg), tras haber pasado varias temporadas en el Koln 99ers.

Un jugador joven,  alemán  y de esas características físicas, rápidamente hizo sonar las alarmas de los scouters que pensaban que podían estar ante el nuevo Dirk Nowitzki, pero el estilo de juego y el desarrollo físico de Pleiss, distaban mucho de lo que fue en sus inicios el discípulo de Holger Geschwindner en su etapa del DJK Wurzburgo alemán.

Aun así, los New Jersey Nets le eligieron en el puesto 31 del Draft de 2010, aunque duró muy poco tiempo en ese equipo, ya que sus derechos en la NBA fueron utilizados como moneda de cambio en una serie de traspasos que le llevaron finalmente a los Oklahoma City Thunder, tras haber pasado por los Atlanta Hawks.

Tibor Pleiss y Dirk Nowitzki con la selección alemana
Tibor Pleiss y Dirk Nowitzki con la selección alemana

El momento de Tibor Pleiss para dar el salto a la NBA todavía no había llegado y continuó su carrera en el baloncesto europeo, primero en Alemania y, posteriormente, en la ACB española.

Se despidió del Brose Bamberg tras haber ganado tres ligas consecutivas y emprendió su primer viaje hacia la prestigiosa ACB española.

En el baloncesto español jugó en dos equipos de primera línea como el Baskonia y el Barcelona. El pivot teutón mostró un juego consistente en ambas etapas y, sobre todo, hizo patentes sus prestaciones para poder jugar al más alto nivel del baloncesto europeo.

En el Baskonia realizó grandes partidos en la ACB y eso hizo que el Barcelona se fijara en él, como posible remplazo de Ante Tomic.  Firmó un contrato por varias temporadas con el conjunto catalán, pero en el verano de 2015 decidió activar su posible salida hacia la NBA y emprendió un nuevo camino con el objetivo de triunfar en la NBA.

En ese momento, los derechos de Pleiss ya no los tenían los Thunders, si no que en un nuevo cambalache de jugadores, había acabado siendo parte de los Utah Jazz de Quin Snyder.

En ese equipo liderado por Gordon Hayward, estaba empezado a despuntar un joven pivot francés de 218 centímetros llamado Rudy Gobert.

Los astros se alinearon en contra de Tibor Pleiss, ya que su nuevo equipo no era precisamente el lugar idóneo para crecer en la NBA, ya que se jugaba el puesto con un jugador de unas características físicas muy parecidas, pero muy superior en cuanto a condiciones atléticas y a aptitudes defensivas.

El resultado fue que el pivot alemán tuvo muy pocas oportunidades y pasó de ser un jugador de referencia en la ACB y en la Euroliga, a vagar por la Liga de Desarrollo, ya que los Jazz le enviaron en varias ocasiones a los Idaho Stampide. En ese equipo, jugó 28 partidos promediando 12.3 puntos, 10.4 rebotes, 1.6 asistencias y 1.4 tapones por partido, e incluso se permitió el lujo de anotar 6 triples con un 31,6 % de acierto.

En la NBA tan solo tuvo la oportunidad de jugar 12 partidos y todos ellos fueron en la parte inicial de la temporada, ya que desde finales de enero no volvió a jugar con el equipo de Salt Lake City. Su rendimiento en Utah fue muy inferior a las posibilidades de su juego, ya que realmente nunca le dieron oportunidades reales de integrarse en la rotación.

Tibor Pleiss junto a Quin Snyder en un partido de los Jazz
Tibor Pleiss junto a Quin Snyder en un partido de los Jazz

Debió de ser especialmente complicado para un jugador que había sido elegido, hasta en seis ocasiones, MVP de la semana en la ACB, pasar a ser un jugador en formación en una liga de tan pocos recursos como la de desarrollo.

Pleiss se movía muy bien en el bloqueo y continuación, tenía buena mano en el tiro de media y larga distancia y era un buen intimidador.

Si se le puede achacar alguna carencia para su juego en la NBA, le faltaba coger peso, masa muscular y una mayor intensidad, pero nada que no se pudiera ganar en un gimnasio y dentro de la estructura de los Jazz. También carecía de un buen juego al poste bajo pero, ¿cuántos pivots lo utilizan a día de hoy en la NBA como recurso ofensivo habitual?

Quizás la presencia de otro europeo como Gobert y el estilo de juego de Snyder no favoreció la integración de un jugador que tenía condiciones de sobra para jugar en la NBA, máxime por algunos de los pivots que se han visto en la NBA en los últimos años.

Al final de temporada los Jazz le traspasaron a los Philadelphia 76ers y estos le cortaron pocos días más tarde.

Vista la situación, el gigante alemán de 221 centímetros decidió volver al baloncesto europeo donde ya había triunfado y se enroló primero en las filas del Galatasaray, para posteriormente volver al Valencia Basket de la ACB y terminar regresando al baloncesto turco, en esta ocasión, al poderoso Anadolou Efes, donde jugó y perdió la Final de la Euroliga en 2019 frente al CSKA de Moscú.

Pleiss con el Anadolu Efes
Pleiss con el Anadolu Efes

Con Tibor Pleiss siempre ha existido al controversia de la altura, ya que para el baloncesto europeo siempre ha medido 218 centímetros, e incluso él mismo en su página web se pone esa altura, pero para las mediciones en Estados Unidos siempre ha alcanzado los 221 centímetros.

Esto puede venir del hecho de que se mida con o sin zapatillas, aunque todo es posible (que se lo digan a Kevin Durant). De cualquier forma, como se le incluye por su etapa NBA he tomado la altura del país de las barras y estrellas.

Nunca sabremos que habría pasado con Pleiss en otro equipo de la NBA, pero como ejemplo, sí otros alemanes como Uwe Blab o Christian Welp fueron capaces de pasar 5 y 3 temporadas respectivamente en la NBA, que Pleiss pasará así por la liga estadounidense parece bastante injusto, pero así es el destino y así es la NBA.

 

Comenta el artículo!! Dinos lo que piensas!