Pat Ewing el hombre al que sólo le faltó la suerte

Si tuviéramos que hablar de un jugador con gran calidad al que le faltó la fortuna suficiente para ser Campeón de la NBA siempre nos viene a la cabeza el recurrente nombre de Elgin Baylor o quizás también el de Karl Malone pero realmente ambos fueron capaces de luchar por los títulos en igualdad de condiciones y al final simplemente no pudieron superar a sus rivales,
 
Luchar para ganar y al final caer derrotado habiendo tenido la posibilidad de darlo todo es un acto digo y admirable deportivamente hablando luego los dos jugadores anteriores no hay nada que reprocharles… uno se cruzó con los Celtics de Chamberlain y otro con los Bulls de Jordan.
 
En mi opinión el jugador que completa este trio de jugadores que deberían haber tenido ese anillo en sus dedos es Pat Ewing, el pivot jamaicano que estaba destinado a marcar una época pero que al final por unos motivos o por otros desarrolló una gran carrera en la NBA pero sin finalmente obtener el merecido premio del Campeonato.

Ewing antes de llegar a la NBA como número 1 del Draft de 1985 ya había jugado 2 finales de la NCAA  con los Hoyas, una perdiéndola frente a la North Carolina de Jordan y Worthy y la otra ganandosela a los Cougar de Houston de Hakeem Olajuwon.

 Ewing fue MVP de aquellas finales de la NCAA de 1984 pero ahí empezaría su mala fortuna… la misma que la de los Knicks.

Los primeros años de Ewing evidenciaron lo que pasaría el resto de su carrera en la Gran Manzana… un gran rendimiento a nivel individual pero a nivel colectivo poco que destacar ya que nunca terminó de tener a su alrededor un equipo realmente competitivo.

 Fue nombrado Rookie del año en 1986 y se convirtió en un habitual del All Star anotando durante sus 13 primeras temporadas una media de más de 20 puntos por encuentro e hizo del Fade Away un auténtico arte pero poco más salvo su presencia en el Dream Team de Barcelona 1992.
 
A principios de los 90’s los Bulls eliminaron a los Knicks por sistema… en el 89, en el 91, en el 92 y en 1993 incluso remontando un 2 a 0 que llegaron a tener los Knicks.

 Los Bulls de Jordan tenían cogida la cintura a los Knicks y esto hizo a Ewing que por sistema nunca pasara de las finales de la Conferencia Este.

 Tras la retirada de Jordan en 1993 se le abrieron las puertas de la conferencia este y llegaron a las finales de 1994 donde los Rockets de Olajuwon levantaron un 3 a 2 a favor de los Knicks para conseguir ganar el anillo por 4 a 3.
 
En esas series se evidenció la falta de equipo en los Knicks y la soledad de Ewing que cayó derrotado frente a su Némesis Hakeem Olajuwon que le debía el regalo desde la final que les enfrentó en la NCAA y que se llevó el jamaicano.
 
 
Aquella oportunidad se le escapó de las manos a Ewing pero no fue la última.
 
En 1999 cuando los Knicks contaban con Allan Houston, Larry Johnson, Latrell Sprewell o Marcus Camby una lesión en el tendón de Aquiles le impidió disputar las Finales de la NBA frente a los San Antonio Spurs de Duncan y Robinson que se llevaron de nuevo el anillo en detrimento del equipo del jugador Jamaicano.
 
Aquella lesión nos privó de otra bonita lucha entre dos pivots legendarios como el Almirante Robinson y Patrick Ewing.
 

Cada vez que Ewing jugó a Cara o Cruz siempre le salió Cruz.

El pivot Jamaicano se retiró en 2002 tras jugar un par de temporadas en los Supersonics y en los Orlando Magic.
 
El destino del jugador fue unido al de una franquicia que desde la época de Willis Reed no ha sido capaz de encontrar su camino para volver a ser Campeones de la NBA, de hecho desde la marcha de Ewing en el año 2000 los Knicks sólo se han clasificado 5 veces para playoffs y de esas 5 veces sólo 1 han superado la primera ronda.
 
Nunca sabremos si fue la falta de fortuna de Ewing o la de los Knicks en general pero de una forma u otra un jugador legendario nunca llegó a tener un equipo a su altura.
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *