De Petrovic a Doncic… algo más que evolución

Desde que Luka Doncic llegara a la NBA para refrendar que su talento estaba a la altura de los más grandes, las comparaciones con el jugador esloveno han sido múltiples. El jugador formado en el Real Madrid está demostrando y poniendo en valor la calidad de los jugadores formados en el basket FIBA y las comparaciones no han tardado han llegar como la de Petrovic a Doncic… dos jugadores diferentes con un talento único.

Ambos hombres llegaron a la NBA tras ganarlo practicamente todo y con un rango de grandes estrellas en el baloncesto FIBA pero en un contexto histórico muy diferente.

Cuando Petrovic llegó a la NBA el jugador internacional tenía la presunción de necesidad de adaptación al juego de la liga norteamericana. Se decía particularmente que los jugadores  europeos debían adaptarse al estilo de juego de la NBA y ganar en capacidad física para poder competir.

Sea por una cosa o por otra, la cuestión es que esas estrellas europeas que llegaban a la NBA no tenían minutos en la liga, y por tanto, era imposible que pudieran mostrar sus capacidades.

Aquellos tiempos no fueron ni mucho menos sencillos para los primeros europeos que llegaron a la NBA.

Petrovic encajaba a la perfección en el paradigma de escolta anotador de la época y cuando llegó su oportunidad en los Nets, tras salir de ese agujero negro del talento europeo llamado Portland, desplegó su talento hasta convertirse en uno de los fenómenos de la liga.

El reconocimiento no tardó en llegar y jugadores como Michael Jordan identificaron al Genio de Sibenik como uno de los mejores tiradores, pero todavía quedaba mucho camino por andar y máxime cuando el destino se llevó al que para muchos es uno de los mejores jugadores europeos de la historia.

Petrovic

La semilla de Petrovic sirvió para que los jugadores formados en europa fueran vistos con otra proyección.

Sabonis, Kukoc, Divac, Stojakovic, Ilgauskas, Nowitzki o incluso Tony Parker son algunos de los jugadores que fueron mejorando el primer impacto de los jugadores europeos formados más allá de la NBA, llegando incluso Divac, Ilgauskas y Sabonis a ser elegidos en el primer quinteto de novatos de la liga.

El primer punto de inflexión real llegó en el año 2001-2002 cuando Pau Gasol fue elegido Rookie del Año, convirtiendose en el primer europeo en lograrlo.

Pau Gasol ROY

El siguiente hito llegó con el italiano Andrea Bargnani que consiguió ser el primer número 1 del Draft formado en el baloncesto Europeo.

A partir de ahí, los europeos con los estandartes de Nowitzki, Tony Parker y Pau Gasol siguieron ganando espacio y reconocimiento para el baloncesto FIBA.

Más tarde llegaron los All Star donde el jugador europeo era algo más que una rara avis, incluso protagonizando los Hermanos Gasol un histórico salto inicial en 2015.

(Continúa el viaje de Petrovic a Doncic en la siguiente página…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *